Congregacion para la Doctrina de la Fe - II.- EL EJERCICIO DEL PRIMADO Y SUS MODALIDADES

II.- EL EJERCICIO DEL PRIMADO Y SUS MODALIDADES


7. El ejercicio del ministerio petrino debe ser entendido -para que "nada pierda de su autenticidad y transparencia"- a partir del Evangelio, o bien por su esencial insercion en el misterio salvifico de Cristo y en la edificacion de la Iglesia. El Primado difiere en su propia esencia y en su ejercicio de los oficios de gobierno vigentes en las sociedades humanas: no es un oficio de coordinacion ni de presidencia, ni se reduce a un Primado de honor, ni puede ser concebido como una monarquia de tipo politico.

El Romano Pontifice esta -como todos los fieles- sometido a la Palabra de Dios, a la fe catolica y es garante de la obediencia de la Iglesia y, en este sentido, servus servorum. l no decide segun su propio arbitrio, sino que da voz a la voluntad del Senor, que habla al hombre en la Escritura vivida e interpretada por la Tradicion, en otros términos, la episkopè del Primado tiene los limites que proceden de la ley divina y de la inviolable constitucion divina de la Iglesia, contenida en la Revelacion. El Sucesor de Pedro es la roca que, contra la arbitrariedad y el conformismo, garantiza una rigurosa fidelidad a la Palabra de Dios: continua de este modo el caracter martirologico de su Primado.


8. Las caracteristicas del ejercicio del Primado deben ser comprendidas sobre todo a partir de dos premisas fundamentales: La unidad del Episcopado y el caracter episcopal del Primado mismo. Siendo el Episcopado una realidad "una e indivisa", el Primado del Papa comporta la facultad de servir efectivamente a la unidad de todos los Obispos y de todos los fieles y "se ejercita a varios niveles, que se refieren a la vigilancia sobre la transmision de la Palabra, sobre la celebracion sacramental y liturgica, sobre la mision, sobre la disciplina y sobre la vida cristiana"; a estos niveles por voluntad de Cristo, todos en la Iglesia -los Obispos y los demas fieles- deben obediencia al Sucesor de Pedro, el cual es también garante de la legitima diversidad de ritos, disciplinas y estructuras eclesiasticas entre Oriente y Occidente.


9. El Primado del Obispo de Roma, considerado su caracter episcopal, se explica, en primer lugar, en la transmision de la Palabra de Dios; por ello incluye una especifica y particular responsabilidad en la mision evangelizadora, dado que la comunion eclesial es una realidad esencialmente destinada a expandirse: "Evangelizar es la gracia y la vocacion propia de la Iglesia, su identidad mas profunda".

La tarea episcopal que el Romano Pontifice tiene en relacion con la transmision de la Palabra de Dios se extiende también al interior de toda la Iglesia. Como tal, es un oficio magisterial supremo y universal; es una funcion que implica un carisma: una especial asistencia del Espiritu Santo al Sucesor de Pedro, que implica también, en ciertos casos, la prerrogativa de la infalibilidad. Como "todas las Iglesias estan en comunion plena y visible, porque todos los pastores estan en comunion con Pedro, y asi en la unidad de Cristo", del mismo modo los Obispos son testigos de la verdad divina y catolica cuando ensenan en comunion con el Romano Pontifice.


10. Junto con la funcion magisterial del Primado, la mision del Sucesor de Pedro sobre toda la Iglesia comporta la facultad de realizar los actos de gobierno eclesiastico necesarios o convenientes para promover y defender la unidad de la fe y de la comunion; entre estos se debe considerar, como ejemplo: dar el mandato para la ordenacion de nuevos Obispos, exigir de ellos la profesion de fe catolica; ayudar a todos a mantenerse en la fe profesada. Como es obvio, existen muchos otros posibles modos, mas o menos contingentes de desarrollar este servicio para la unidad: emanar leyes para toda la Iglesia, establecer estructuras pastorales al servicio de diversas Iglesia particulares, dotar de fuerza vinculante las decisiones de los Concilios particulares, aprobar institutos religiosos supra-diocesanos, etc. Por el caracter supremo de la potestad del Primado, no hay instancia alguna a la cual el Romano Pontifice deba responder juridicamente sobre el ejercicio del don recibido: "prima sedes a nemine iudicatur". No obstante, ello no significa que el Papa tenga un poder absoluto. Escuchar la voz de las Iglesias es, de hecho, un signo del ministerio de la unidad, una consecuencia también de la unidad del Cuerpo episcopal y del sensus fidei del entero Pueblo de Dios; y este vinculo aparece sustancialmente dotado de mayor fuerza y seguridad que por las instancias juridicas -hipotesis por otro lado improponible, porque carente de fundamento- a las cuales el Romano Pontifice deberia responder. La ultima e inderogable responsabilidad del Papa encuentra la mejor garantia, por una parte en su insercion en la Tradicion y la comunion fraterna y, por otra, en la confianza en la asistencia del Espiritu Santo que gobierna la Iglesia.


11. La unidad de la Iglesia, al servicio de la cual se pone de modo singular el ministerio del Sucesor de Pedro, alcanza la mas alta expresion en el Sacrificio Eucaristico, el cual es centro y raiz de la comunion eclesial; comunion que se funda incluso necesariamente sobre la unidad del Episcopado. Por ello, "toda celebracion de la Eucaristia es realizada en union con el propio Obispo, sino también con el Papa, con el orden episcopal, con todo el clero y con el pueblo entero. Toda celebracion valida de la Eucaristia expresa esta comunion universal con Pedro y con la Iglesia entera, o la reclama objetivamente ", como en el caso de las Iglesias que no estan en plena comunion con la Sede Apostolica.


12. "La Iglesia peregrinante, en sus sacramentos y en sus instituciones, que pertenecen a la edad presente, porta la figura fugaz de este mundo ". También por esto, la naturaleza inmutable del Primado del Sucesor de Pedro se ha expresado historicamente a través de modalidades de ejercicio adecuadas a las circunstancias de una Iglesia peregrinante en este mundo cambiante.

Los contenidos concretos de su ejercicio caracterizan al ministerio petrino en la medida en que expresan fielmente la aplicacion a las circunstancias de lugar y de tiempo de las exigencias de la finalidad ultima que le es propia (la unidad de la Iglesia). La mayor o menor extension de tales contenidos concretos dependera en cada época historicas de la necessitas Ecclesiae. El Espiritu Santo ayuda a la Iglesia a conocer esta necessitas y el Romano Pontifice, escuchando la voz del Espiritu en las Iglesia, busca la respuesta y la ofrece cuando y como lo considera oportuno.

Como consecuencia, no es buscando el minimo de atribuciones ejercitadas en la historia que se puede determinar el nucleo de la doctrina de la fe sobre las competencias del Primado. Por ello, el hecho de que una determinada tarea haya sido desarrollada por el Primado en una cierta época no significa por si solo que tal tarea deba necesariamente estar siempre reservada al Romano Pontifice; y, viceversa, el solo hecho de que una determinada funcion no haya sido ejercitada previamente por el Papa no autoriza a concluir que tal funcion no pueda en algun modo ejercitarse en el futuro como competencia del primado.


13. En todo caso, es fundamental afirmar que el discernimiento sobre la congruencia entre la naturaleza del ministerio petrino y las eventuales modalidades de su ejercicio, es un discernimiento que debe realizarse in Ecclesia, o sea bajo la asistencia del Espiritu Santo y en dialogo fraterno del Romano Pontifice con los otros Obispos, segun las exigencias concretas de la Iglesia. Pero, al mismo tiempo, es claro que solo el Papa (o el Papa con el Concilio ecuménico) tiene, como Sucesor de Pedro, la autoridad y la competencia para decir la ultima palabra sobre las modalidades de ejercicio del propio ministerio pastoral en la Iglesia universal.


14. Al recordar los puntos esenciales de la doctrina catolica sobre el Primado del Sucesor de Pedro, la Congregacion para la Doctrina de la Fe esta segura de que la reafirmacion autorizada de tales adquisiciones doctrinales ofrece mayor claridad sobre la via a seguir. Tal reclamo es util, de hecho, también para evitar las recaidas siempre nuevamente posibles en las parcialidades y en las unilateralidades ya rechazadas por la Iglesia en el pasado (febronianismo, galicanismo, ultramontanismo, conciliarismo, etc.). Y, sobre todo, viendo el ministerio del Siervo de los siervos de Dios como un gran don de la misericordia divina a la Iglesia, encontraremos todos -con la gracia del Espiritu Santo- el impulso para vivir y custodiar fielmente la efectiva y plena union con el Romano Pontifice en el caminar cotidiano de la Iglesia segun el modo querido por Cristo.


15. La plena comunion querida por el Senor entre los que se confiesan sus discipulos requiere el reconocimiento comun de un ministerio eclesial universal "en el cual todos los obispos se reconozcan unidos en Cristo y todos los fieles encuentren la confirmacion de la propia fe ". La Iglesia Catolica profesa que este ministerio es el ministerio es el ministerio primacial del Romano Pontifice, Sucesor de Pedro, y sostiene con humildad y con firmeza "que la comunion de las Iglesia particulares con la Iglesia de Roma, y de sus Obispos con el Obispo de Roma, es un requisito esencial -en el designio de Dios- de la comunion plena y visible". No han faltado en la historia del Papado errores humanos y carencias también graves: Pedro mismo, de hecho, reconocia el ser un pecador. Pedro, hombre débil, fue elegido como roca, precisamente para que fuese evidente que la victoria es solamente de Cristo y no resultado de las fuerzas humanas. El Senor quiso portar en vasos fragiles el propio tesoro a través de los tiempos: asi la fragilidad humana se ha vuelto signo de la verdad de las promesas divinas.

¿Cuando y como se alcanzara la tan deseada meta de la unidad de todos los cristianos? "¿Como obtenerlo? Con la esperanza en el Espiritu, que sabe alejar de nosotros los espectros del pasado y las memorias dolorosas de la separacion; l sabe concedernos lucidez, fuerza y valor para emprender los pasos necesarios de modo que nuestro compromiso sea siempre mas auténtico". Estamos todos invitados a confiarnos al Espiritu Santo, a confiarnos a Cristo, confiandonos a Pedro.

+JOSEPH Card. RATZINGER

Prefecto

+ TARCISIO BERTONE

Arzobispo emérito de Vercelli

Secretario





CONGREGACION PARA LA DOCTRINA DE LA FE

EL MENSAJE DE FATIMA

PRESENTACION

En el transito del segundo al tercer milenio, Juan Pablo II ha decidido hacer publico el texto de la tercera parte del " secreto de Fatima ".

Tras los dramaticos y crueles acontecimientos del siglo XX, uno de los mas cruciales en la historia del hombre, culminado con el cruento atentado al " dulce Cristo en la Tierra ", se abre asi un velo sobre una realidad, que hace historia y la interpreta en profundidad, segun una dimension espiritual a la que la mentalidad actual, frecuentemente impregnada de racionalismo, es refractaria.

Apariciones y signos sobrenaturales salpican la historia, entran en el vivo de los acontecimientos humanos y acompanan el camino del mundo, sorprendiendo a creyentes y no creyentes. Estas manifestaciones, que no pueden contradecir el contenido de la fe, deben confluir hacia el objeto central del anuncio de Cristo: el amor del Padre que suscita en los hombres la conversion y da la gracia para abandonarse a l con devocion filial. ste es también el mensaje de Fatima que, con un angustioso llamamiento a la conversion y a la penitencia, impulsa en realidad hacia el corazon del Evangelio.

Fatima es sin duda la mas profética de las apariciones modernas. La primera y la segunda parte del " secreto " -que se publican por este orden por integridad de la documentacion- se refieren sobre todo a la aterradora vision del infierno, la devocion al Corazon Inmaculado de Maria, la segunda guerra mundial y la prevision de los danos ingentes que Rusia, en su defeccion de la fe cristiana y en la adhesion al totalitarismo comunista, provocaria a la humanidad.

Nadie en 1917 podia haber imaginado todo esto: los tres pastorinhos de Fatima ven, escuchan, memorizan, y Lucia, la testigo que ha sobrevivido, lo pone por escrito en el momento en que recibe la orden del Obispo de Leiria y el permiso de Nuestra Senora.

Por lo que se refiere la descripcion de las dos primeras partes del " secreto ", por lo demas ya publicado y por tanto conocido, se ha elegido el texto escrito por Sor Lucia en la tercera memoria del 31 de agosto de 1941; después anade alguna anotacion en la cuarta memoria del 8 de diciembre de 1941.

La tercera parte del " secreto " fue escrita " por orden de Su Excelencia el Obispo de Leiria y de la Santisima Madre.... " el 3 de enero de 1944.

Existe un unico manuscrito, que se aqui se reproduce en facsimile. El sobre lacrado estuvo guardado primero por el Obispo de Leiria. Para tutelar mejor el " secreto ", el 4 de abril de 1957 el sobre fue entregado al Archivo Secreto del Santo Oficio. Sor Lucia fue informada de ello por el Obispo de Leiria.

Segun los apuntes del Archivo, el 17 de agosto de 1959, el Comisario del Santo Oficio, Padre Pierre Paul Philippe, O.P., de acuerdo con el Emmo. Card. Alfredo Ottaviani, llevo el sobre que contenia la tercera parte del " secreto de Fatima " a Juan XXIII. Su Santidad, " después de algunos titubeos", dijo: " Esperemos. Rezaré. Le haré saber lo que decida ".1

En realidad, el Papa Juan XXIII decidio devolver el sobre lacrado al Santo Oficio y no revelar la tercera parte del " secreto ".

Pablo VI leyo el contenido con el Sustituto, S. E. Mons. Angelo Dell'Acqua, el 27 de marzo de 1965 y devolvio el sobre al Archivo del Santo Oficio, con la decision de no publicar el texto.

Juan Pablo II, por su parte, pidio el sobre con la tercera parte del " secreto " después del atentado del 13 de mayo de 1981. S. E. Card. Franjo Seper, Prefecto de la Congregacion, entrego el 18 de julio de 1981 a S. E. Mons. Martinez Somalo, Sustituto de la Secretaria de Estado, dos sobres: uno blanco, con el texto original de Sor Lucia en portugués, y otro de color naranja con la traduccion del " secreto " en italiano. El 11 de agosto siguiente, Mons. Martinez devolvio los dos sobres al Archivo del Santo Oficio.2

Como es sabido, el Papa Juan Pablo II penso inmediatamente en la consagracion del mundo al Corazon Inmaculado de Maria y compuso él mismo una oracion para lo que definio " Acto de consagracion ", que se celebraria en la Basilica de Santa Maria la Mayor el 7 de junio de 1981, solemnidad de Pentecostés, dia elegido para recordar el 1600º aniversario del primer Concilio Constantinopolitano y el 1550º aniversario del Concilio de feso. Estando ausente el Papa por fuerza mayor, se transmitio su alocucion grabada. Citamos el texto que se refiere exactamente al acto de consagracion:

" Madre de los hombres y de los pueblos, Tu conoces todos sus sufrimientos y sus esperanzas, Tu sientes maternalmente todas las luchas entre el bien y el mal, entre la luz y las tinieblas que sacuden al mundo, acoge nuestro grito dirigido en el Espiritu Santo directamente a tu Corazon y abraza con el amor de la Madre y de la Esclava del Senor a los que mas esperan este abrazo, y, al mismo tiempo, a aquellos cuya entrega Tu esperas de modo especial. Toma bajo tu proteccion materna a toda la familia humana a la que, con todo afecto a ti, Madre, confiamos. Que se acerque para todos el tiempo de la paz y de la libertad, el tiempo de la verdad, de la justicia y de la esperanza ".3

Pero el Santo Padre, para responder mas plenamente a las peticiones de " Nuestra Senora ", quiso explicitar durante el Ano Santo de la Redencion el acto de consagracion del 7 de junio de 1981, repetido en Fatima el 13 de mayo de 1982. Al recordar el fiat pronunciado por Maria en el momento de la Anunciacion, en la plaza de San Pedro el 25 de marzo de 1984, en union espiritual con todos los Obispos del mundo, precedentemente " convocados ", el Papa consagra a todos los hombres y pueblos al Corazon Inmaculado de Maria, en un tono que evoca las angustiadas palabras pronunciadas en 1981.

" Y por eso, oh Madre de los hombres y de los pueblos, Tu que conoces todos sus sufrimientos y esperanzas, tu que sientes maternalmente todas las luchas entre el bien y el mal, entre la luz y las tinieblas que invaden el mundo contemporaneo, acoge nuestro grito que, movidos por el Espiritu Santo, elevamos directamente a tu corazon: abraza con amor de Madre y de Sierva del Senor a este mundo humano nuestro, que te confiamos y consagramos, llenos de inquietud por la suerte terrena y eterna de los hombres y de los pueblos.

De modo especial confiamos y consagramos a aquellos hombres y aquellas naciones, que tienen necesidad particular de esta entrega y de esta consagracion.

¡"Nos acogemos a tu proteccion, Santa Madre de Dios"!

¡No deseches las suplicas que te dirigimos en nuestras necesidades! ".

Acto seguido, el Papa continua con mayor fuerza y con referencias mas concretas, comentando casi el triste cumplimiento del Mensaje de Fatima:

" He aqui que, encontrandonos hoy ante ti, Madre de Cristo, ante tu Corazon Inmaculado, deseamos, junto con toda la Iglesia, unirnos a la consagracion que, por amor nuestro, tu Hijo hizo de si mismo al Padre cuando dijo: "Yo por ellos me santifico, para que ellos sean santificados en la verdad" (Jn 17,19). Queremos unirnos a nuestro Redentor en esta consagracion por el mundo y por los hombres, la cual, en su Corazon divino tiene el poder de conseguir el perdon y de procurar la reparacion.

El poder de esta consagracion dura por siempre, abarca a todos los hombres, pueblos y naciones, y supera todo el mal que el espiritu de las tinieblas es capaz de sembrar en el corazon del hombre y en su historia; y que, de hecho, ha sembrado en nuestro tiempo.

¡Oh, cuan profundamente sentimos la necesidad de consagracion para la humanidad y para el mundo: para nuestro mundo contemporaneo, en union con Cristo mismo! En efecto, la obra redentora de Cristo debe ser participada por el mundo a través de la Iglesia.

Lo manifiesta el presente Ano de la Redencion, el Jubileo extraordinario de toda la Iglesia.

En este Ano Santo, bendita seas por encima de todas las creaturas, tu, Sierva del Senor, que de la manera mas plena obedeciste a la llamada divina.

Te saludamos a ti, que estas totalmente unida a la consagracion redentora de tu Hijo.

Madre de la Iglesia: ilumina al Pueblo de Dios en los caminos de la fe, de la esperanza y de la caridad. Ilumina especialmente a los pueblos de los que tu esperas nuestra consagracion y nuestro ofrecimiento. Ayudanos a vivir en la verdad de la consagracion de Cristo por toda la familia humana del mundo actual.

Al encomendarte, oh Madre, el mundo, todos los hombres y pueblos, te confiamos también la misma consagracion del mundo, poniéndola en tu corazon maternal.

¡Corazon Inmaculado! Ayudanos a vencer la amenaza del mal, que tan facilmente se arraiga en los corazones de los hombres de hoy y que con sus efectos inconmensurables pesa ya sobre la vida presente y da la impresion de cerrar el camino hacia el futuro.

¡Del hambre y de la guerra, libranos!

¡De la guerra nuclear, de una autodestruccion incalculable y de todo tipo de guerra, libranos!

¡De los pecados contra la vida del hombre desde su primer instante, libranos!

¡Del odio y del envilecimiento de la dignidad de los hijos de Dios, libranos!

¡De toda clase de injusticias en la vida social, nacional e internacional, libranos!

¡De la facilidad de pisotear los mandamientos de Dios, libranos!

¡De la tentativa de ofuscar en los corazones humanos la verdad misma de Dios, libranos!

¡Del extravio de la conciencia del bien y del mal, libranos!

¡De los pecados contra el Espiritu Santo, libranos!, ¡libranos!

Acoge, oh Madre de Cristo, este grito lleno de sufrimiento de todos los hombres. Lleno del sufrimiento de sociedades enteras.

Ayudanos con el poder del Espiritu Santo a vencer todo pecado, el pecado del hombre y el " pecado del mundo ", el pecado en todas sus manifestaciones.

Aparezca, una vez mas, en la historia del mundo el infinito poder salvador de la Redencion: poder del Amor misericordioso. Que éste detenga el mal. Que transforme las conciencias. Que en tu Corazon Inmaculado se abra a todos la luz de la Esperanza ".4

Sor Lucia confirmo personalmente que este acto solemne y universal de consagracion correspondia a los deseos de Nuestra Senora (" Sim, està feita, tal como Nossa Senhora a pediu, desde o dia 25 de Março de 1984 ": " Si, desde el 25 de marzo de 1984, ha sido hecha tal como Nuestra Senora habia pedido ": carta del 8 de noviembre de 1989). Por tanto, toda discusion, asi como cualquier otra peticion ulterior, carecen de fundamento.

En la documentacion que se ofrece, a los manuscritos de Sor Lucia se anaden otros cuatro textos: 1) la carta del Santo Padre a Sor Lucia, del 19 de abril del 2000; 2) una descripcion del coloquio tenido con Sor Lucia el 27 de abril del 2000; 3) la comunicacion leida por encargo del Santo Padre en Fatima el 13 de mayo actual por el Cardenal Angelo Sodano, Secretario de Estado; 4) el comentario teologico de Su Eminencia el Card. Joseph Ratzinger, Prefecto de la Congregacion para la Doctrina de la Fe.

Una indicacion para la interpretacion de la tercera parte del " secreto " la habia ya insinuado Sor Lucia en una carta al Santo Padre del 12 de mayo de 1982. En ella se dice:

" La tercera parte del secreto se refiere a las palabras de Nuestra Senora: "Si no [Rusia] diseminara sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia. Los buenos seran martirizados, el Santo Padre sufrira mucho, varias naciones seran destruidas" (13-VII-1917).

La tercera parte es una revelacion simbolica, que se refiere a esta parte del Mensaje, condicionado al hecho de que aceptemos o no lo que el mismo Mensaje pide: "si aceptaren mis peticiones, la Rusia se convertira y tendran paz; si no, diseminara sus errores por el mundo, etc.".

Desde el momento en que no hemos tenido en cuenta este llamamiento del Mensaje, constatamos que se ha cumplido, Rusia ha invadido el mundo con sus errores. Y, aunque no constatamos aun la consumacion completa del final de esta profecia, vemos que nos encaminamos poco a poco hacia ella a grandes pasos. Si no renunciamos al camino del pecado, del odio, de la venganza, de la injusticia violando los derechos de la persona humana, de inmoralidad y de violencia, etc.

Y no digamos que de este modo es Dios que nos castiga; al contrario, son los hombres que por si mismos se preparan el castigo. Dios nos advierte con premura y nos llama al buen camino, respetando la libertad que nos ha dado; por eso los hombres son responsables ".5

La decision del Santo Padre Juan Pablo II de hacer publica la tercera parte del " secreto " de Fatima cierra una pagina de historia, marcada por la tragica voluntad humana de poder y de iniquidad, pero impregnada del amor misericordioso de Dios y de la atenta premura de la Madre de Jesús y de la Iglesia.

La accion de Dios, Senor de la Historia, y la corresponsabilidad del hombre en su dramatica y fecunda libertad, son los dos goznes sobre los que se construye la historia de la humanidad.

La Virgen que se aparecio en Fatima nos llama la atencion sobre estos dos valores olvidados, sobre este porvenir del hombre en Dios, del que somos parte activa y responsable.

+ Tarcisio Bertone, SDB

Arzobispo emérito de Vercelli

Secretario de la Congregacion

para la Doctrina de la Fe


EL " SECRETO " DE FATIMA

PRIMERA Y SEGUNDA PARTE DEL " SECRETO " EN LA REDACCION HECHA POR SOR LUCIA EN LA " TERCERA MEMORIA " DEL 31 DE AGOSTO DE 1941

DESTINADA AL OBISPO DE LEIRIA-FATIMA

(Traduccion)

Tendré que hablar algo del secreto, y responder al primer punto interrogativo.

¿Qué es el secreto? Me parece que lo puedo decir, pues ya tengo licencia del Cielo. Los representantes de Dios en la tierra me han autorizado a ello varias veces y en varias cartas; juzgo que V. Excia. Rvma. conserva una de ellas, del R. P. José Bernardo Gonçalves, aquella en que me manda escribir al Santo Padre. Uno de los puntos que me indica es la revelacion del secreto. Si, ya dije algo; pero, para no alargar mas ese escrito que debia ser breve, me limité a lo indispensable, dejando a Dios la oportunidad de un momento mas favorable.

Pues bien; ya expuse en el segundo escrito, la duda que, desde el 13 de junio al 13 de julio, me atormento; y como en esta aparicion todo se desvanecio.

Ahora bien, el secreto consta de tres partes distintas, de las cuales voy a revelar dos.

La primera fue, pues, la vision del infierno.

Nuestra Senora nos mostro un gran mar de fuego que parecia estar debajo de la tierra. Sumergidos en ese fuego, los demonios y las almas, como si fuesen brasas transparentes y negras o bronceadas, con forma humana que fluctuaban en el incendio, llevadas por las llamas que de ellas mismas salian, juntamente con nubes de humo que caian hacia todos los lados, parecidas al caer de las pavesas en los grandes incendios, sin equilibrio ni peso, entre gritos de dolor y gemidos de desesperacion que horrorizaba y hacia estremecer de pavor. Los demonios se distinguian por sus formas horribles y asquerosas de animales espantosos y desconocidos, pero transparentes y negros.

Esta vision fue durante un momento, y ¡gracias a nuestra Buena Madre del Cielo, que antes nos habia prevenido con la promesa de llevarnos al Cielo! (en la primera aparicion). De no haber sido asi, creo que hubiésemos muerto de susto y pavor.

Inmediatamente levantamos los ojos hacia Nuestra Senora que nos dijo con bondad y tristeza:

- Visteis el infierno a donde van las almas de los pobres pecadores; para salvarlas, Dios quiere establecer en el mundo la devocion a mi Inmaculado Corazon. Si se hace lo que os voy a decir, se salvaran muchas almas y tendran paz. La guerra pronto terminara. Pero si no dejaren de ofender a Dios, en el pontificado de Pio XI comenzara otra peor. Cuando veais una noche iluminada por una luz desconocida, sabed que es la gran senal que Dios os da de que va a castigar al mundo por sus crimenes, por medio de la guerra, del hambre y de las persecuciones a la Iglesia y al Santo Padre. Para impedirla, vendré a pedir la consagracion de Rusia a mi Inmaculado Corazon y la Comunion reparadora de los Primeros Sabados. Si se atienden mis deseos, Rusia se convertira y habra paz; si no, esparcira sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia. Los buenos seran martirizados y el Santo Padre tendra mucho que sufrir; varias naciones seran aniquiladas. Por fin mi Inmaculado Corazon triunfara. El Santo Padre me consagrara a Rusia, que se convertira, y sera concedido al mundo algun tiempo de paz.7

TERCERA PARTE DEL " SECRETO "

" J.M.J.

Tercera parte del secreto revelado el 13 de julio de 1917 en la Cueva de Iria-Fatima.

Escribo en obediencia a Vos, Dios mio, que lo ordenais por medio de Su Excelencia Reverendisima el Senor Obispo de Leiria y de la Santisima Madre vuestra y mia.

Después de las dos partes que ya he expuesto, hemos visto al lado izquierdo de Nuestra Senora un poco mas en lo alto a un Angel con una espada de fuego en la mano izquierda; centelleando emitia llamas que parecia iban a incendiar el mundo; pero se apagaban al contacto con el esplendor que Nuestra Senora irradiaba con su mano derecha dirigida hacia él; el Angel senalando la tierra con su mano derecha, dijo con fuerte voz: ¡Penitencia, Penitencia, Penitencia! Y vimos en una inmensa luz qué es Dios: " algo semejante a como se ven las personas en un espejo cuando pasan ante él " a un Obispo vestido de Blanco " hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre ". También a otros Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subir una montana empinada, en cuya cumbre habia una gran Cruz de maderos toscos como si fueran de alcornoque con la corteza; el Santo Padre, antes de llegar a ella, atraveso una gran ciudad medio en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadaveres que encontraba por el camino; llegado a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de arma de fuego y flechas; y del mismo modo murieron unos tras otros los Obispos sacerdotes, religiosos y religiosas y diversas personas seglares, hombres y mujeres de diversas clases y posiciones. Bajo los dos brazos de la Cruz habia dos Angeles cada uno de ellos con una jarra de cristal en la mano, en las cuales recogian la sangre de los Martires y regaban con ella las almas que se acercaban a Dios.

Tuy-3-1-1944 ".

INTERPRETACION DEL " SECRETO "

CARTA DE JUAN PABLO II A SOR LUCIA

(Traduccion)

Reverenda Sor

Maria Lucia

Convento de Coimbra

En el jubilo de las fiestas pascuales, le presento el augurio de Cristo Resucitado a sus discipulos: " ¡la paz esté contigo! "

Tendré el gusto de poder encontrarme con Usted en el tan esperado dia de la beatificacion de Francisco y Jacinta que, si Dios quiere, beatificaré el proximo 13 de mayo.

Sin embargo, teniendo en cuenta que ese dia no habra tiempo para un coloquio, sino solo para un breve saludo, he encargado ex profeso a Su Excelencia Monsenor Tarsicio Bertone, Secretario de la Congregacion para la Doctrina de la Fe, que vaya a hablar con Usted. Se trata de la Congregacion que colabora mas estrechamente con el Papa para la defensa de la fe catolica y que ha conservado desde 1957, como Usted sabe, su carta manuscrita que contiene la tercera parte del secreto revelado el 13 de julio de 1917 en la Cueva de Iria, Fatima.

Monsenor Bertone, acompanado del Obispo de Leiria, su Excelencia Monsenor Serafim de Sousa Ferreira e Silva, va en mi nombre para hacerle algunas preguntas sobre la interpretacion de la " tercera parte del secreto ".

Reverenda Sor Lucia, puede hablar abierta y sinceramente a Monsenor Bertone, que me referira sus respuestas directamente a mi.

Ruego ardientemente a la Madre del Resucitado por Usted, por la Comunidad de Coimbra y por toda la Iglesia.

Maria, Madre de la humanidad peregrina, nos mantenga siempre estrechamente unidos a Jesús, su amado Hijo y Hermano nuestro, Senor de la vida y de la gloria.

Con una especial Bendicion Apostolica.

JUAN PABLO II

Vaticano,19 de abril de 2000.

COLOQUIO CON SOR MARIA LUCIA DE JESUS Y DEL INMACULADO CORAZON

La cita de Sor Lucia con Su Excia. Mons. Tarsicio Bertone, Secretario de la Congregacion para la Doctrina de la Fe, encargado por el Santo Padre, y de Su Excia. Mons. Serafim de Sousa Ferreira e Silva, Obispo de Leiria-Fatima, tuvo lugar el pasado jueves 27 de abril en el Carmelo de Santa Teresa de Coimbra.

Sor Lucia estaba lucida y serena; estaba muy contenta del viaje del Papa a Fatima para la beatificacion, que ella tanto esperaba, de Francisco y Jacinta.

El Obispo de Leiria-Fatima leyo la carta autografa del Santo Padre que explicaba los motivos de la visita. Sor Lucia se sintio honrada y la releyo personalmente, teniéndola en sus propias manos. Dijo estar dispuesta a responder francamente a todas las preguntas.

Llegados a este punto, Su Excia. Mons. Tarsicio Bertone le presento dos sobres, uno externo y otro dentro con la carta que contenia la tercera parte del " secreto " de Fatima, y ella dijo inmediatamente, tocandola con los dedos: " es mi carta "; y después, leyéndola: " es mi letra ".

Con la ayuda del Obispo de Leiria-Fatima, se leyo e interpreto el texto original, que esta en portugués. Sor Lucia estuvo de acuerdo en la interpretacion segun la cual la tercera parte del secreto consiste en una vision profética comparable a las de la historia sagrada. Reitero su conviccion de que la vision de Fatima se refiere sobre todo a la lucha del comunismo ateo contra la Iglesia y los cristianos, y describe el inmenso sufrimiento de las victimas de la fe en el siglo XX.

A la pregunta: " El personaje principal de la vision, Jes el Papa? ", Sor Lucia respondio de inmediato que si y recuerda que los tres pastorcitos estaban muy apenados por el sufrimiento del Papa y Jacinta repetia: " Coitandinho do Santo Padre, tenho muita pena dos peccadores! " (" ¡Pobrecito el Santo Padre, me da mucha pena de los pecadores! "). Sor Lucia continua: " Nosotros no sabiamos el nombre del Papa, la Senora no nos ha dicho el nombre del Papa, no sabiamos si era Benedicto XV o Pio XII o Pablo VI o Juan Pablo II, pero era el Papa que sufria y nos hacia sufrir también a nosotros ".

Por lo que se refiere al pasaje sobre el obispo vestido de blanco, esto es, el Santo Padre -como se dieron cuenta inmediatamente los pastorcitos durante la "vision"-, que es herido de muerte y cae por tierra, Sor Lucia esta completamente de acuerdo con la afirmacion del Papa: " una mano materna guio la trayectoria de la bala, y el Papa agonizante se detuvo en el umbral de la muerte " (Juan Pablo II, Meditacion desde el Policlinico Gemelli a los Obispos italianos,13 de mayo de 1994).

Puesto que Sor Lucia, antes de entregar al entonces Obispo de Leiria-Fatima el sobre lacrado que contenia la tercera parte del " secreto ", habia escrito en el sobre exterior que solo podia ser abierto después de 1960, por el Patriarca de Lisboa o por el Obispo de Leiria, Su Excia. Mons. Bertone le pregunto: " Jpor qué la fecha tope de 1960? JHa sido la Virgen quien ha indicado esa fecha? Sor Lucia respondio: " no ha sido la Senora, sino yo la que ha puesto la fecha de 1960, porque segun mi intuicion, antes de 1960 no se hubiera entendido, se habria comprendido solo después. Ahora se puede entender mejor. Yo he escrito lo que he visto, no me corresponde a mi la interpretacion, sino al Papa ".

Finalmente, se menciono el manuscrito no publicado que Sor Lucia ha preparado como respuesta a tantas cartas de devotos de la Virgen y de peregrinos. La obra lleva el titulo " Os apelos da Mensagen da Fatima " y recoge pensamientos y reflexiones que expresan sus sentimientos y su limpida y simple espiritualidad, en clave catequética y parenética. Se le pregunto si le gustaria que la publicaran, y ha respondido: " Si el Santo Padre esta de acuerdo, me encantaria, si no, obedezco a lo que decida el Santo Padre ". Sor Lucia desea someter el texto a la aprobacion de la Autoridad eclesiastica, y tiene la esperanza de poder contribuir con su escrito a guiar a los hombre y mujeres de buena voluntad por el camino que conduce a Dios, ultima meta de toda esperanza humana.

El coloquio se concluyo con un intercambio de rosarios: a Sor Lucia se le dio el que le habia regalado el Santo Padre y ella, a su vez, entrega algunos rosarios confeccionados por ella personalmente.

La bendicion impartida en nombre del Santo Padre concluyo el encuentro.


COMUNICADO DE SU EMINENCIA EL CARDENAL ANGELO SODANO SECRETARIO DE ESTADO DE SU SANTIDAD

Al final de la solemne Concelebracion Eucaristica presidida por Juan Pablo II en Fatima, el Cardenal Angelo Sodano, Secretario de Estado, ha pronunciado en portugués las palabras que aqui reproducimos en traduccion espanola.

Hermanos y hermanas en el Senor:

Al concluir esta solemne celebracion, siento el deber de presentar a nuestro amado Santo Padre Juan Pablo II la felicitacion mas cordial, en nombre de todos los presentes, por su proximo 80o cumpleanos, agradeciéndole su valioso ministerio pastoral en favor de toda la Santa Iglesia de Dios.

En la solemne circunstancia de su venida a Fatima, el Sumo Pontifice me ha encargado daros un anuncio. Como es sabido, el objetivo de su venida a Fatima ha sido la beatificacion de los dos "pastorinhos". Sin embargo, quiere atribuir también a esta peregrinacion suya el valor de un renovado gesto de gratitud hacia la Virgen por la proteccion que le ha dispensado durante estos anos de pontificado. Es una proteccion que parece que guarde relacion también con la llamada "tercera parte" del secreto de Fatima.

Este texto es una vision profética comparable a la de la Sagrada Escritura, que no describe con sentido fotografico los detalles de los acontecimientos futuros, sino que sintetiza y condensa sobre un mismo fondo hechos que se prolongan en el tiempo en una sucesion y con una duracion no precisadas. Por tanto, la clave del lectura del texto ha de ser de caracter simbolico.

La vision de Fatima tiene que ver sobre todo con la lucha de los sistemas ateos contra la Iglesia y los cristianos, y describe el inmenso sufrimiento de los testigos de la fe del ultimo siglo del segundo milenio. Es un interminable Via Crucis dirigido por los Papas del Siglo XX.

Segun la interpretacion de los pastorinhos, interpretacion confirmada recientemente por Sor Lucia, el " Obispo vestido de blanco " que ora por todos los fieles es el Papa. También él, caminando con fatiga hacia la Cruz entre los cadaveres de los martirizados (obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y numerosos laicos), cae a tierra como muerto, bajo los disparos de arma de fuego.

Después del atentado del 13 de mayo de 1981, a Su Santidad le parecio claro que habia sido " una mano materna quien guio la trayectoria de la bala ", permitiendo al " Papa agonizante " que se detuviera " en el umbral de la muerte " (Juan Pablo II, Meditacion desde el Policlinico Gemelli a los Obispos italianos, en: Insegnamenti, vol. XVII1,1994, p. 1061). Con ocasion de una visita a Roma del entonces Obispo de Leiria-Fatima, el Papa decidio entregarle la bala, que quedo en el jeep después del atentado, para que se custodiase en el Santuario. Por iniciativa del Obispo, la misma fue después engarzada en la corona de la imagen de la Virgen de Fatima.

Los sucesivos acontecimiento del ano 1989 han llevado, tanto en la Union Soviética como en numerosos Paises del Este, a la caida del régimen comunista que propugnaba el ateismo. También por esto el Sumo Pontifice le esta agradecido a la Virgen desde lo profundo del corazon. Sin embargo, en otras partes del mundo los ataques contra la Iglesia y los cristianos, con la carga de sufrimiento que conllevan, desgraciadamente no han cesado. Aunque las vicisitudes a las que se refiere la tercera parte del secreto de Fatima parecen ya pertenecer al pasado, la llamada de la Virgen a la conversion y a la penitencia, pronunciada al inicio del siglo XX, conserva todavia hoy una estimulante actualidad. " La Senora del mensaje parecia leer con una perspicacia especial los signos de los tiempos, los signos de nuestro tiempo ... La invitacion insistente de Maria santisima a la penitencia es la manifestacion de su solicitud materna por el destino de la familia humana, necesitada de conversion y perdon " (Juan Pablo II, Mensaje para la Jornada Mundial del Enfermo 1997, n. 1, en: Insegnamenti, vol. XIX2,1996, p. 561).

Para permitir que los fieles reciban mejor el mensaje de la Virgen de Fatima, el Papa ha confiado a la Congregacion para la Doctrina de la Fe la tarea de hacer publica la tercera parte del " secreto ", después de haber preparado un oportuno comentario.

Hermanos y hermanas, agradecemos a la Virgen de Fatima su proteccion. A su materna intercesion confiamos la Iglesia del Tercer Milenio.

Sub tuum praesidium confugimus, Santa Dei Genetrix! Intercede pro Ecclesia. Intercede pro Papa nostro Ioanne Paulo II. Amen.

Fatima,13 de mayo de 2000.


COMENTARIO TEOLOGICO

Quien lee con atencion el texto del llamado tercer "secreto" de Fatima, que tras largo tiempo, por voluntad del Santo Padre, viene publicado aqui en su integridad, tal vez quedara desilusionado o asombrado después de todas las especulaciones que se han hecho. No se revela ningun gran misterio; no se ha corrido el velo del futuro. Vemos a la Iglesia de los martires del siglo apenas transcurrido representada mediante una escena descrita con un lenguaje simbolico dificil de descifrar. JEs esto lo que queria comunicar la Madre del Senor a la cristiandad, a la humanidad en un tiempo de grandes problemas y angustias? JNos es de ayuda al inicio del nuevo milenio? O mas bien Json solamente proyecciones del mundo interior de unos ninos crecidos en un ambiente de profunda piedad, pero que a la vez estaban turbados por las tragedias que amenazaban su tiempo? JComo debemos entender la vision, qué hay que pensar de la misma?

Revelacion publica y revelaciones privadas - su lugar teologico

Antes de iniciar un intento de interpretacion, cuyas lineas esenciales se pueden encontrar en la comunicacion que el Cardenal Sodano pronuncio el 13 de mayo de este ano al final de la celebracion eucaristica presidida por el Santo Padre en Fatima, es necesario hacer algunas aclaraciones de fondo sobre el modo en que, segun la doctrina de la Iglesia, deben ser comprendidos dentro de la vida de fe fenomenos como el de Fatima. La doctrina de la Iglesia distingue entre la " revelacion publica " y las " revelaciones privadas ". Entre estas dos realidades hay una diferencia, no solo de grado, sino de esencia. El término " revelacion publica " designa la accion reveladora de Dios destinada a toda la humanidad, que ha encontrado su expresion literaria en las dos partes de la Biblia: el Antiguo y el Nuevo Testamento. Se llama " revelacion " porque en ella Dios se ha dado a conocer progresivamente a los hombres, hasta el punto de hacerse él mismo hombre, para atraer a si y para reunir en si a todo el mundo por medio del Hijo encarnado, Jesucristo. No se trata, pues, de comunicaciones intelectuales, sino de un proceso vital, en el cual Dios se acerca al hombre; naturalmente en este proceso se manifiestan también contenidos que tienen que ver con la inteligencia y con la comprension del misterio de Dios. El proceso atane al hombre total y, por tanto, también a la razon, aunque no solo a ella. Puesto que Dios es uno solo, también es unica la historia que él comparte con la humanidad; vale para todos los tiempos y encuentra su cumplimiento con la vida, la muerte y la resurreccion de Jesucristo. En Cristo Dios ha dicho todo, es decir, se ha manifestado asi mismo y, por lo tanto, la revelacion ha concluido con la realizacion del misterio de Cristo que ha encontrado su expresion en el Nuevo Testamento. El Catecismo de la Iglesia Catolica, para explicar este caracter definitivo y completo de la revelacion, cita un texto de San Juan de la Cruz: " Porque en darnos, como nos dio a su Hijo, que es una Palabra suya, que no tiene otra, todo nos lo hablo junto y de una vez en esta sola Palabra...; porque lo que hablaba antes en partes a los profetas ya lo ha hablado todo en l, dandonos al Todo, que es su Hijo. Por lo cual, el que ahora quisiese preguntar a Dios, o querer alguna vision o revelacion, no solo haria una necedad, sino que haria agravio a Dios, no poniendo los ojos totalmente en Cristo, sin querer cosa otra alguna o novedad " (n. 65, Subida al Monte Carmelo,2,22).

El hecho de que la unica revelacion de Dios dirigida a todos los pueblos se haya concluido con Cristo y en el testimonio sobre l recogido en los libros del Nuevo Testamento, vincula a la Iglesia con el acontecimiento unico de la historia sagrada y de la palabra de la Biblia, que garantiza e interpreta este acontecimiento, pero no significa que la Iglesia ahora solo pueda mirar al pasado y esté asi condenada a una estéril repeticion. El Catecismo de la Iglesia Catolica dice a este respecto: " Sin embargo, aunque la Revelacion esté acabada, no esta completamente explicitada; correspondera a la fe cristiana comprender gradualmente todo su contenido en el transcurso de los siglos " (n. 66). Estos dos aspectos, el vinculo con el caracter unico del acontecimiento y el progreso en su comprension, estan muy bien ilustrados en los discursos de despedida del Senor, cuando antes de partir les dice a los discipulos: " Mucho tengo todavia que deciros, pero ahora no podéis con ello. Cuando venga l, el Espiritu de la verdad, os guiara hasta la verdad completa; pues no hablara por su cuenta... l me dara gloria, porque recibira de lo mio y os lo anunciara a vosotros " (Jn 16,12-14). Por una parte el Espiritu, que hace de guia y abre asi las puertas a un conocimiento, del cual antes faltaba el presupuesto que permitiera acogerlo; es ésta la amplitud y la profundidad nunca alcanzada de la fe cristiana. Por otra parte, este guiar es un " tomar " del tesoro de Jesucristo mismo, cuya profundidad inagotable se manifiesta en esta conduccion por parte del Espiritu. A este respecto el Catecismo cita una palabra densa del Papa Gregorio Magno: " la comprension de las palabras divinas crece con su reiterada lectura " (Catecismo de la Iglesia Catolica,94; Gregorio, In Ez 1,7,8). El Concilio Vaticano II senala tres maneras esenciales en que se realiza la guia del Espiritu Santo en la Iglesia y, en consecuencia, el " crecimiento de la Palabra ": éste se lleva a cabo a través de la meditacion y del estudio por parte de los fieles, por medio del conocimiento profundo, que deriva de la experiencia espiritual y por medio de la predicacion de " los obispos, sucesores de los Apostoles en el carisma de la verdad " (Dei Verbum,8).

En este contexto es posible entender correctamente el concepto de " revelacion privada ", que se refiere a todas las visiones y revelaciones que tienen lugar una vez terminado el Nuevo Testamento; es ésta la categoria dentro de la cual debemos colocar el mensaje de Fatima. Escuchemos aun a este respecto antes de nada el Catecismo de la Iglesia Catolica: " A lo largo de los siglos ha habido revelaciones llamadas "privadas", algunas de las cuales han sido reconocidas por la autoridad de la Iglesia... Su funcion no es la de... "completar" la Revelacion definitiva de Cristo, sino la de ayudar a vivirla mas plenamente en una cierta época de la historia " (n. 67). Se deben aclarar dos cosas:


Congregacion para la Doctrina de la Fe - II.- EL EJERCICIO DEL PRIMADO Y SUS MODALIDADES