CELAM - 1.1. DE MEDELLIN A PUEBLA


1.2. REFLEXION DOCTRINAL

JESUS EVANGELIZA A LOS POBRES


1141. El compromiso evangélico de la Iglesia, como ha dicho el Papa, debe ser el de Cristo: un compromiso con los mas necesitados (Cfr. Lc 4,18-21 Discurso inaugural III, Lc 3). La Iglesia debe mirar, por consiguiente, a Cristo cuando se pregunta cual ha de ser su accion evangelizadora. El Hijo de Dios demostro la grandeza de ese compromiso al hacerse hombre, pues se identifico con los hombres haciéndose uno de ellos, solidario con ellos y asumiendo la situacion en que se encuentran, en su nacimiento, en su vida y, sobre todo, en su Pasion y muerte donde llego a la maxima expresion de la pobreza (Cfr. Flp. 2, 2-5); LG 8; EN 30; Med. Justicia 1,3).


1142. Por esta razon, los pobres merecen una atencion preferencial, cualquiera que sea la situacion moral o personal en que se encuentren. Hechos a imagen y semejanza de Dios (Cfr. Gén. 1,26-28) para ser sus hijos, esta imagen esta ensombrecida aun escarnecida. Por eso Dios toma su defensa y los ama (Cfr. Mt 5,45); Sant. 2,5). Es asi como los pobres son los primeros destinatarios de la mision (Cfr. Lc 4,18-21) y su evangelizacion es por su excelencia senal y prueba de la mision de Jesus (Cfr. Lc 7,21-23).


1143. Este aspecto central de la Evangelizacion fue subrayado por S.S. Juan Pablo II: "He deseado vivamente este encuentro, porque me siento solidario con vosotros y porque siendo pobres tenéis derecho a mis particulares desvelos; os digo el motivo: el Papa os ama porque sois los predilectos de Dios. El mismo, al fundar su familia, la Iglesia, tenia presente a la humanidad pobre y necesitada. Para redimirla envio precisamente a su Hijo que nacio pobre y vivio entre los pobres para hacernos ricos en su pobreza (Cfr. 2Co 8,9)". Alocucion barrio Santa Cecilia. AAS LXXI, p. 220.


1144. De Maria, quien en su canto del "Magnificat" (Cfr. Lc 1,46-55) proclama que la salvacion de Dios tiene que ver con la justicia hacia los pobres, "parte también el compromiso auténtico con los demas hombres, nuestros hermanos, especialmente por los mas pobres y necesitados y por la necesaria transformacion de la sociedad" (Juan Pablo II, Zapopan 4. AAS LXXI, p. 230).




EL SERVICIO AL HERMANO POBRE


1145. Acercandonos al pobre para acompanarlo y servirlo, hacemos lo que Cristo nos enseno, al hacerse hermano nuestro, pobre como nosotros. Por eso el servicio a los pobres es la medida privilegiada aunque no excluyente de nuestro seguimiento de Cristo. El mejor servicio al hermano es la evangelizacion que lo dispone a realizarse como Hijo de Dios, lo libera de las injusticias y lo promueve integralmente.


1146. Es de suma importancia que este servicio al hermano vaya en la linea que nos marca el Concilio Vaticano II: "Cumplir antes que nada las exigencias de la justicia para no dar como ayuda de caridad lo que ya se debe por razon de justicia; suprimir las causas y no solo los efectos de los males y organizar los auxilios de tal forma que quienes lo reciben se vayan liberando progresivamente de la dependencia externa y se vayan bastando por si mismos: (AA 8).


1147. El compromiso con los pobres y los oprimidos y el surgimiento de las Comunidades de Base han ayudado a la Iglesia a descubrir el potencial evangelizador de los pobres, en cuanto la interpelan constantemente, llamandola a la conversion y por cuanto muchos de ellos realizan en su vida los valores evangélicos de solidaridad, servicio, sencillez y disponibilidad para acoger el don de Dios.




LA POBREZA CRISTIANA


1148. Para el cristianismo, el término "pobreza" no es solamente expresion de privacion y marginacion de las que debamos liberarnos. Designa también un modelo de vida que ya aflora en el Antiguo Testamento en el tipo de los "pobres de Yahvé" (Cfr. Sof. 2,3;3,12-20; Is 49,13 Is 66,2 Ps 74,19 Ps 149,4) y vivido y proclamado por Jesus como Bienaventuranza (Cfr. Mt 53 Lc 6,20). San Pablo concreto esta ensenanza diciendo que la actitud del cristiano debe ser la del que usa de los bienes de este mundo (cuyas estructuras son transitorias) sin absolutizarlas, pues son solo medios para llegar al Reino (Cfr. 1Co 7,19-31). Este modelo de vida pobre se exige en el Evangelio a todos los creyentes en Cristo y por eso podemos llamarlo "pobreza evangélica" (Cfr. Mt 6,19-34). Los religiosos viven en forma radical esta pobreza, exigida a todos los cristianos, al comprometerse por sus votos a vivir los consejos evangélicos (Cfr. Nos. 733-735).


1149. La pobreza evangélica une la actitud de la apertura confiada en Dios con una vida sencilla,, sobria y austera que aparta la atencion de la codicia y del orgullo (Cfr. 1Tm 6,3-10).


1150. La pobreza evangélica se lleva a la practica también con la comunicacion y participacion de los bienes materiales y espirituales; no por imposicion sino por amor, para que la abundancia de unos remedie la necesidad de los otros (Cfr. 1Co 8,1-15).


1151. La Iglesia se alegra de ver en muchos de sus hijos, sobre todo de la clase media mas modesta, la vivencia concreta de esta pobreza cristiana.


1152. En el mundo de hoy, esta pobreza es un reto al materialismo y abre las puertas a soluciones alternativas de la sociedad de consumo.





1.3. LINEAS PASTORALES

OBJETIVO


1153. La opcion preferencial por los pobres tiene como objetivo el anuncio de Cristo Salvador que los iluminara sobre su dignidad, los ayudara en sus esfuerzos de liberacion de todas sus carencias y los llevara a la comunion con el Padre y los hermanos, mediante la vivencia de la pobreza evangélica. "Jesucristo vino a compartir nuestra condicion humana con sus sufrimientos, sus dificultades, su muerte. Antes de transformar la existencia cotidiana, El supo hablar al corazon de los pobres, liberarlos del pecado, abrir sus ojos a un horizonte de luz y colmarlos de alegria y esperanza. Lo mismo hace hoy Jesucristo. Esta presente en vuestras Iglesias, en vuestras familias, en vuestros corazones (Juan Pablo II, Alocucion obreros Monterrey 8. AAS LXXI, p. 244).


1154. Esta opcion, exigida por la realidad escandalosa de los desequilibrios economicos en América Latina debe llevar a establecer una convivencia humana digna y fraterna y a construir una sociedad justa y libre.


1155. El cambio necesario de las estructuras sociales, politicas y economicas injustas no sera verdadero y pleno si no va acompanado por el cambio de mentalidad personal y colectiva respecto al ideal de una vida humana digna y feliz que a su vez dispone a la conversion (Cfr. Med. Justicia, 1. 3; EN 30).


1156. La exigencia evangélica de la Pobreza, como solidaridad con el pobre y como rechazo de la situacion en que vive la mayoria del continente, libra al pobre de ser individualista en su vida y de ser atraido y seducido por los falsos ideales de una sociedad de consumo. De la misma manera, el testimonio de una Iglesia pobre puede evangelizar a los ricos que tienen su corazon apegado a las riquezas, convirtiéndolos y liberandolos de esta esclavitud y de su egoismo.




MEDIOS


1157. Para vivir y anunciar la exigencia de la pobreza cristiana, la Iglesia debe revisar sus estructuras y la vida de sus miembros, sobre todo de los agentes de pastoral, con miras a una conversion efectiva.


1158. Esta conversion lleva consigo la exigencia de un estilo austero de vida y una total confianza en el Senor ya que en la accion evangelizadora la Iglesia contara mas con el ser y el poder de dios y de su gracia que con el "tener mas" y el poder secular. Asi, presentara una imagen auténticamente pobre, abierta a Dios y al hermano, siempre disponible, donde los pobres tienen capacidad real de participacion y son reconocidos en su valor.




ACCIONES CONCRETAS


1159. Comprometidos con los pobres, condenados como antievangélica la pobreza extrema que afecta numerosisimos sectores en nuestro Continente.


1160. Nos reforzamos por conocer y denunciar los mecanismos generadores de esta pobreza.


1161. Reconociendo la solidaridad de otras Iglesias sumamos nuestros esfuerzos a los hombres de buena voluntad para desarraigar la pobreza y crear un mundo mas justo y fraterno.


1162. Apoyamos las aspiraciones de los obreros y campesinos que quieren ser tratados como hombres libres y responsables, llamados a participar en las decisiones que conciernen a su vida y a su futuro y animamos a todos a su propia superacion (Cfr. Juan Pablo II, Alocucion Oaxaca; Alocucion obreros Monterrey, 3. AAS LXXI, pp. 207, 240).


1163. Defendemos su derecho fundamental a "crear libremente organizaciones para defender y promover sus intereses y para contribuir responsablemente al bien comun" (Juan Pablo II, Alocucion obreros Monterrey, 3. AAS LXXI, p. 242).


1164. Las culturas indigenas tienen valores indudables; son la riqueza de los pueblos. Nos comprometemos a mirarlas con respeto y simpatia y a promoverlas, sabiendo "cuan importante es la cultura como vehiculo para transmitir la fe, para que los hombres progresen en el conocimiento de Dios. En esto no puede haber distinciones de razas y culturas" (Juan Pablo II, Alocucion Oaxaca, 2. AAS LXXI, p. 208).


1165. Con su amor preferencial pero no exclusivo por los pobres, la Iglesia presente el Medellin, como dijo el Santo Padre, fue una llamada a la esperanza hacia metas mas cristianas y mas humanas (Cfr. Discurso obreros Monterrey). La III Conferencia Episcopal de Puebla quiere mantener viva esa llamada y abrir nuevos horizontes a la esperanza.




CAPITULO II

OPCION PREFERENCIAL POR LOS JOVENES


1166. Presentar a los jovenes el Cristo vivo, como unico Salvador, para que, evangelizados, evangelicen y contribuyan, con una respuesta de amor a Cristo, a la liberacion integral del hombre y de la sociedad, llevando una vida de comunion y participacion.





2.1. SITUACION DE LA JUVENTUD

CARACTERISTICAS DE LA JUVENTUD


1167. La juventud no es solo un grupo de personas de edad cronologica. Es también una actitud ante la vida, en una etapa no definitiva sino transitiva. Tiene rasgos muy caracteristicos:


1168. Un inconformismo que lo cuestiona todo; un espiritu de riesgo que la lleva a compromisos y situaciones radicales; una capacidad creativa con respuestas nuevas al mundo en cambio que aspira a mejorar siempre como signo de esperanza. Su aspiracion personal mas espontanea y fuerte es la libertad, emancipada de toda tutela exterior. Es signo de gozo y felicidad. Muy sensible a los problemas sociales. Exige autenticidad y sencillez y rechaza con rebeldia una sociedad invadida por hipocresias y antivalores.


1169. Este dinamismo la hace capaz de renovar "las culturas" que, de otra manera, envejecerian.




LA JUVENTUD EN EL CUERPO SOCIAL


1170. El papel normal que juega la juventud en la sociedad es el de dinamizar el cuerpo social. Cuando los adultos no son auténticos ni abiertos al dialogo con los jovenes, impiden que el dinamismo creador del joven haga avanzar el cuerpo social. Al no verse tomados en serio, los jovenes se dirigen por diversos caminos: o son acosados por diversas ideologias, especialmente las radicalizadas, ya que siendo sensibles a las mismas por su idealismo natural, no siempre tienen una preparacion suficiente para un claro discernimiento, son indiferentes al sistema vigente o se acomodan a él con dificultad y pierden capacidad dinamizadora.


1171. Lo que mas desorienta al joven es la amenaza a su exigencia de autenticidad por el ambiente adulto en gran parte incoherente y manipulador y por el conflicto generacional, la civilizacion de consumo, una cierta pedagogia del instinto, la droga, el sexualismo, la tentacion del ateismo.


1172. Hoy dia la juventud es manipulada especialmente en lo politico: y en el uso del "tiempo libre". Una parte de la juventud tiene legitimas inquietudes politicas y conciencia de poder social. Su falta de formacion en estos campos y la asesoria equilibrada la lleva a radicalizaciones o frustraciones. El joven ocupa gran parte del "tiempo libre" en el deporte y en la utilizacion de los medios de comunicacion social. Para algunos, son instrumentos de educacion y sana recreacion; para otros, elementos de alienacion.


1173. La familia es el cuerpo social primario en el que se origina y educa la juventud. De su estabilidad, tipo de relaciones con la juventud, vivencia y apertura a sus valores, depende, en gran parte, el fracaso o el éxito de la realizacion de esta juventud en la sociedad o en la Iglesia (Cfr. Juan Pablo II, Homilia Puebla. AAS LXXI, p. 182).


1174. La juventud femenina esta pasando por una crisis de identidad por la confusion reinante acerca de la mision de la mujer hoy. Los elementos negativos sobre liberacion femenina y un cierto "machismo" todavia existente, impiden una sana promocion femenina como parte indispensable en la construccion de la sociedad.




LA JUVENTUD DE AMERICA LATINA


1175. La juventud de América Latina no puede considerarse en abstracto. Hay diversidad de jovenes, caracterizados por su situacion social o por las experiencias sociales que viven sus respectivos paises.


1176. Si atendemos a su situacion social, observamos que, al lado de aquellos que por su condicion economica se desarrollan con normalidad, hay muchos jovenes indigenas, campesinos, mineros, pescadores y obreros que, por su pobreza, se ven obligados a trabajar como personas mayores. Junto a jovenes que viven holgadamente, hay estudiantes, sobre todo de suburbios, que viven ya la inseguridad de un futuro empleo o no han encontrado su camino por falta de orientacion vocacional.


1177. Por otra parte, es indudable que hay jovenes que se han visto defraudados por la falta de autenticidad de algunos de sus lideres o se han sentido hastiados por una civilizacion de consumo. Otros, en cambio, como respuesta a las multiples formas de egoismo, desean construir un mundo de paz, justicia y amor. Finalmente, comprobamos que no pocos han encontrado la alegria de la entrega a Cristo, no obstante las variadas y duras exigencias de su cruz.




LOS JOVENES Y LA IGLESIA


1178. La Iglesia ve en la juventud una enorme fuerza renovadora, simbolo de la misma Iglesia. Esto lo hace por vocacion y no por tactica ya que esta "llamada a constante renovacion de si misma, o sea, a un incesante rejuvenecimiento" (Juan Pablo II, Alocucion Juventud, 2. AAS LXXI, p. 218). El servicio a la juventud realizado con humildad debe hacer cambiar en la Iglesia cualquier actitud de desconfianza o de incoherencia hacia los jovenes.


1179. Actualmente, sin embargo, los jovenes ven a la Iglesia de diversas maneras: unos la aman espontaneamente como ella es, sacramento de Cristo; otros, la cuestionan para que sea autntica y no faltan los que buscan un Cristo vivo sin su cuerpo que es la Iglesia. Hay una masa indiferente, acomodada pasivamente a la civilizacion de consumo u otros sucedaneos desinteresada por la exigencia evangélica.


1180. Existen jovenes muy inquietos socialmente pero reprimidos por los sistemas de gobierno; éstos buscan a la Iglesia como espacio de libertad para poder expresarse sin manipulaciones y poder protestar social y politicamente. Algunos, en cambio, pretenden utilizarla como instrumento de contestacion. Finalmente, una minoria muy activa, influida por su ambiente o por ideologias materialistas y ateas, niega y combate el Evangelio.


1181. Los jovenes deseosos de realizarse en la Iglesia, pueden quedar defraudados cuando no haya una buena planificacion y programacion pastoral que responda a la realidad historica que viven. Igualmente sienten la falta de asesores preparados, aunque en no pocos grupos y movimientos juveniles se encuentran dichos asesores competentes y sacrificados.





2.2. CRITERIOS PASTORALES


1182. Queremos responder a la situacion de la juventud, con los tres criterios de verdad propuestos por S.S. Juan Pablo II: la verdad sobre Jesucristo, la verdad sobre la mision de la Iglesia y la verdad sobre el hombre (Cfr. Discurso inaugural. AAS LXXI, p. 178).


1183. La juventud camina, aun sin darse cuenta, al encuentro de un Mesias, Cristo, quien camina hacia los jovenes (Cfr. Pablo VI) Solo El hace verdaderamente libre al joven. Este es el Cristo que debe ser presentado a los jovenes como liberador integral (Cfr. Ga 5,1 Ga 5,13 Ga 4,26 Ga 4,31 1Co 7,22 2Co 3,17): quien por el espiritu de las Bienaventuranzas ofrece a todo joven la insercion en un proceso de conversion constante; comprende sus debilidades y le ofrece un encuentro muy personal con El y la Comunidad, en los sacramentos de la reconciliacion y la Eucaristia El joven debe experimentar a Cristo como amigo personal que no falla nunca, camino de total realizacion. Con El y por la ley del amor, camina al Padre comun y a los hermanos Asi se siente verdaderamente feliz.




EL JOVEN EN LA IGLESIA


1184. Los jovenes deben sentir que son Iglesia, experimentandola como lugar de comunion y participacion. Por esto, la Iglesia acepta sus criticas, porque se sabe limitada en sus miembros y los hace gradualmente responsables en su construccion hasta su envio como testigos y misioneros, especialmente a a la gran masa juvenil. En ella los jovenes se sienten pueblo nuevo; el de las Bienaventuranzas, sin otra seguridad que Cristo; un pueblo con corazon de pobre, contemplativo, en actitud de escuchar y de discernir evangélicamente, constructor de paz, portador de alegria y de un proyecto liberador integral en favor, sobre todo, de sus hermanos jovenes. La Virgen Madre, bondadosa, la creyente fiel, educa al joven para ser Iglesia.


1185. El joven con las actitudes de Cristo promueve y defiende la dignidad de la persona humana. Por el bautismo es hijo del unico Padre, hermano de todos los hombres y contribuye a la edificacion de la Iglesia. Cada vez se siente mas "ciudadano universal", instrumento en la construccion de la comunidad latinoamericana y universal.





2.3. OPCIONES PASTORALES

OPCION PREFERENCIAL


1186. La Iglesia confia en los jovenes (Cfr. EN 72). Son para ella su esperanza. La Iglesia ve en la juventud de América Latina un verdadero potencial para el presente y el futuro de su evangelizacion. Por ser verdadera dinamizadora del cuerpo social y especialmente del cuerpo eclesial, la Iglesia hace una opcion preferencial por los jovenes en orden a su mision evangelizadora en el Continente (Cfr. Med. Juventud 13).


1187. Por ello, queremos ofrecer una linea pastoral global: desarrollar, de acuerdo con la pastoral diferencial y organica, una pastoral de juventud que tenga en cuenta la realidad social de los jovenes de nuestro continente; atienda a la profundizacion y al crecimiento de la fe para la comunion con Dios y con los hombres; oriente la opcion vocacional de los jovenes; les brinde elementos para convertirse en factores de cambio y les ofrezca canales eficaces para la participacion activa en la Iglesia y en la transformacion de la sociedad (Cfr. Dt 770).




APLICACIONES CONCRETAS:

COMUNION Y PARTICIPACION


1188. La Iglesia evangelizadora hace un fuerte llamado para que los jovenes busquen y encuentren en ella el lugar de su comunion con Dios y con los hombres, a fin de construir "la civilizacion del amor" y edificar la paz en la justicia. Los invita a que se comprometan eficazmente en una accion evangelizadora sin excluir a nadie, de acuerdo con la situacion que viven y teniendo predileccion por los mas pobres.


1189. La integracion en la Iglesia se canalizara especialmente a través de movimientos juveniles o comunidades que deben estar integradas en la pastoral de conjunto diocesana o nacional, con proyecciones a una integracion latinoamericana. Esta integracion se hara especialmente con:

- La pastoral familiar;

- la pastoral de la Iglesia diocesana y parroquial en sus diversos aspectos de catequesis, educacion, vocaciones, etc.;

- la interrelacion de los diversos movimientos de juventud o comunidades, considerando su situacion social concreta: estudiantes de secundaria, universitarios, obreros, campesinos, que tienen condicionamientos propios y exigencias distintas frente al proceso evangelizador y que piden, por lo tanto, una pastoral especifica.


1190. Esta pastoral de movimientos y comunidades debe tener en cuenta a los jovenes en una interrelacion fecunda, en cuanto que los grupos deben ser fermento en el conjunto y deben propiciar una evangelizacion total.


1191. Se debera preparar acogida y atencion a los jovenes que, por diversos motivos, deben emigrar temporal o definitivamente y que son victimas de la soledad, la desubicacion, la marginacion, etc.


FORMACION Y PARTICIPACION


1192. La insercion en la Iglesia y la tarea de compromiso efectivo en la edificacion de la nueva civilizacion del amor y de la paz es muy exigente y requiere profunda formacion y participacion responsable. Por tal motivo:


1193. La pastoral de juventud en la linea de la evangelizacion debe ser un verdadero proceso de educacion en la fe que lleva a la propia conversion y a un compromiso evangelizador.


1194. El fundamento de tal educacion sera la presentacion al joven del Cristo vivo, Dios y Hombre, modelo de autenticidad, sencillez y fraternidad; unico que salva liberando de todo pecado y sus consecuencias y compromete a la liberacion activa de sus hermanos por medios no violentos.


1195. La pastoral de juventud buscara que el joven crezca en una espiritualidad auténtica y apostolica, desde el espiritu de oracion y conocimiento de la Palabra de Dios y el amor filial a Maria Santisima que uniéndolo a Cristo lo haga solidario con sus hermanos.


1196. La pastoral de juventud ayudara también a formar a los jovenes de un modo gradual, para la accion socio-politica y el cambio de estructuras, de menos humanas en mas humanas, de acuerdo con la Doctrina Social de la Iglesia.


1197. Se formara en el joven un sentido critico frente a los medios de comunicacion social y a los contra-valores culturales que tratan de transmitirle las diversas ideologias, especialmente la liberal capitalista y la marxista, evitando asi las manipulaciones.


1198. Se empleara un lenguaje sencillo y adaptado con una pedagogia que tenga presente las diferencias sicologicas del varon y la mujer y esté signada por la mutua confianza y el respeto reciproco; en una conversion al medio en el que vive y actua para centrar asi su dinamica mision evangelizadora.


1199. Se estimulara la capacidad creadora de los jovenes para que ellos mismos imaginen y encuentren los medios mas diversos y aptos para hacer presente, de una manera constructiva, la mision que tienen en la sociedad y en la Iglesia. Para ello, se les facilitara los medios y las areas donde ejerzan su compromiso. Entre otros, se recomienda la presencia misionera de los jovenes en lugares especialmente necesitados.


1200. Se procurara dar a los jovenes una buena orientacion espiritual a fin de que puedan madurar su opcion vocacional, sea laical, religiosa o sacerdotal.


1201. Se recomienda dar la mayor importancia a todos aquellos medios que favorecen la evangelizacion y el crecimiento en la fe: Retiros, Jornadas, Encuentros, Cursillos, Convivencias, etc.


1202. Como tiempo fuerte para la maduracion en la fe -necesariamente lleva a un compromiso apostolico- hay que destacar la celebracion consciente y activa del Sacramento de la Confirmacion, precedida de una esmerada catequesis y siempre de acuerdo con las orientaciones de la Santa Sede y de las Conferencias Episcopales.


1203. Se procurara formar prioritariamente animadores juveniles cualificados (sacerdotes, religiosos o laicos) que sean guias y amigos de la juventud, conservando su propia identidad y prestando ese servicio con madurez humana y cristiana.


1204. La juventud no puede considerarse en abstracto, ni es un grupo aislado en el cuerpo social. Por lo tanto requiere una pastoral articulada que permita una comunicacion efectiva entre las diversas etapas de la juventud y una continuidad de formacion y compromiso luego en la edad mayor.


1205. La pastoral juvenil sera la pastoral de la alegria y de la esperanza que transmite el mensaje gozoso de la salvacion a un mundo muchas veces triste, oprimido y desesperanzado en busca de su liberacion (Cfr. Juan Pablo II, Alocucion Juventud. AAS LXXI, p. 217).




CAPITULO III

ACCION DE LA IGLESIA CON LOS CONSTRUCTORES DE LA SOCIEDAD PLURALISTA EN AMERICA LATINA


1206. La Iglesia colabora por el anuncio de la Buena Nueva y, a través de una radical conversion a la justicia y el amor, a transformar desde dentro las estructuras de la sociedad pluralista que respeten y promuevan la dignidad de la persona humana y le abran la posibilidad de alcanzar su vocacion suprema de comunion con Dios y de los hombres entre si (Cfr. EN 18, 19, 20).





3.1. SITUACION

Enfocamos solamente algunos aspectos que mas directamente desafian nuestra accion pastoral, en cierta forma como sintesis de cuestiones tratadas en distintos lugares.


1207. Sobre todo desde Medellin, se perciben dos claras tendencias:

a) Por una parte, la tendencia hacia la modernizacion con fuerte crecimiento economico, urbanizacion creciente del continente, tecnificacion de las estructuras economicas, politicas, militares, etc...

b) Por otra, la tendencia a la pauperizacion y a la exclusion creciente de las grandes mayorias latinoamericanas de la vida productiva. El pueblo pobre de América Latina, por tanto, ansia una sociedad de mayor igualdad, justicia y participacion a todos los niveles.


1208. Estas tendencias contradictorias favorecen la apropiacion, por una minoria privilegiada de gran parte de la riqueza, asi como de los beneficios creados por la ciencia y por la cultura; por otro lado, engendran la pobreza de una gran mayoria con la conciencia de su exclusion y del bloqueo de sus crecientes aspiraciones de justicia y participacion. Comprobamos, con todo, que van aumentando las clases medias en muchos paises de América Latina.


1209. Surge asi un conflicto estructural grave: "la riqueza creciente de unos pocos sigue paralela a la creciente miseria de las masas" (Juan Pablo II, Discurso inaugural III, 4. AAS LXXI, p. 200).





3.2. CRITERIOS DOCTRINALES


1210. Vivimos en una sociedad pluralista, en la cual se encuentran diversas religiones, concepciones filosoficas, ideologias, sistemas de valores que, encarnandose en diferentes movimientos historicos, se proponen construir la sociedad de futuro, rechazando la tutela de cualquier instancia incuestionable.


1211. Sabemos que la Iglesia, aportando una valiosa colaboracion a la construccion de la sociedad, no se atribuye competencia para proponer modelos alternativos (Cfr. GS 42 y 76). Adoptamos, asi, los siguientes criterios doctrinales:


1212. a) No reivindicamos ningun privilegio para la Iglesia; respetamos los derechos de todos y la sinceridad de todas las convicciones en pleno respeto a la autonomia de las realidades terrestres.


1213. b) Sin embargo, exigimos para la Iglesia el derecho de dar testimonio de su mensaje y de usar su palabra profética de anuncio y denuncia en sentido evangélico, en la correccion de las imagenes falsas de la sociedad, incompatibles con la vision cristiana.


1214. c) Defendemos los derechos de los organismos intermediarios dentro del principio de la subsidiaridad incluso de los creados por la propia Iglesia, en colaboracion con todo lo que se refiere al bien comun.




CRITERIOS PASTORALES

Abogamos por:


1215. a) La superacion de la diferenciacion entre pastoral de élites y pastoral popular. La pastoral es una sola. Penetra "cuadros" o "élites" evangelizadoras; afecta todos los ambitos de la vida social; dinamiza la vida de la sociedad y al mismo tiempo se pone a su servicio.


1216. b) La responsabilidad especifica de los laicos en la construccion de la sociedad temporal, como lo inculca la "Evangelii Nuntiandi" (Cfr. EN 70).


1217. c) La preocupacion preferencial en defender y promover los derechos de los pobres, los marginados y los oprimidos.


1218. d) La preocupacion preferencial por los jovenes de parte de la Iglesia que ve en ellos una fuerza transformadora de la sociedad.


1219. e) La responsabilidad insustituible de la mujer, cuya colaboracion es indispensable para la humanizacion de los procesos transformadores, como garantia de que el amor es una dimension de la vida y el cambio y porque su perspectiva es insustituible para la representacion completa de las necesidades y esperanzas del pueblo.





3.3. OPCIONES Y LINEAS DE ACCION

PRINCIPIOS GENERALES DE ACCION PASTORAL


1220. Sabemos que el pueblo, en su dimension total y en su forma particular, a través de sus organizaciones propias, construye la sociedad pluralista. Frente a este desafio, tenemos conciencia de que la mision de la Iglesia no se reduce a exhortar a los diversos grupos sociales y a las categorias profesionales, en la construccion de una sociedad nueva para el pueblo, ni se trata solamente de estimular a cada uno de los grupos y categorias a dar su contribucion especifica con honestidad y competencia, sino también a ser agentes de una concientizacion general de responsabilidad comun, frente a un desafio que exige la participacion de todos.


1221. Tenemos conciencia de que la transformacion de estructuras es una expresion externa de la conversion interior. Sabemos que esta conversion empieza por nosotros mismos. Sin el testimonio de una Iglesia convertida serian vanas nuestras palabras de pastores (Cfr. EN 41).


1222. Asumimos la necesidad de una pastoral organica en la Iglesia como unidad dinamizadora para su eficacia permanente que comprende entre otras cosas: principios orientadores, objetivos, opciones, estrategias, iniciativas practicas, etc.




LINEAS DE ACCION PASTORAL

PRINCIPIOS ORIENTADORES


1223. - La defensa y la promocion de la dignidad inalienable de la persona humana.


1224. - El destino universal de los bienes creados por Dios y producidos por los hombres quienes no pueden olvidar que "sobre toda propiedad privada grava una hipoteca social" (Juan Pablo II, Discurso inaugural III, 4. AAS LXXI, p. 200).


1225. - El recurso a la fuente de la fuerza divina de la oracion asidua, la meditacion de la Palabra de Dios que cuestiona siempre y la participacion eucaristica de los constructores de la sociedad quienes con sus enormes responsabilidades, se hallan rodeados de tentaciones que los llevan a encerrarse en el ambito de las realidades terrenas sin apertura a las exigencias del Evangelio.


1226. - La comunidad cristiana conducida por el Obispo ha de establecer el puente de contacto y dialogo con los constructores de la sociedad temporal, a fin de iluminarlos con la vision cristiana, estimularlos con gestos significativos y acompanarlos con actuaciones eficaces (Cfr. OA 4).


1227. - En este contacto y dialogo debe circular, en actitud de escuchar en forma sincera y acogedora, la problematica traida por ellos desde su propio ambiente temporal. Asi podremos encontrar los criterios, las normas y los caminos por los cuales profundizar y actualizar la ensenanza social de la Iglesia, en el sentido de la elaboracion de una ética social capaz de formular las respuestas cristianas a los grandes problemas de la cultura contemporanea (Cfr. OA 4). Exhortamos a todos a que luchen contra la corrupcion economica en los distintos niveles tanto en la administracion publica como en los negocios particulares, pues con ella se causa grave prejuicio a la gran mayoria


1228. - Este dialogo requiere iniciativas que permitan el encuentro y la relacion estrecha con todos los que colaboran en la construccion de la sociedad, de tal manera que descubran su complementariedad y convergencia. Por lo mismo, en esta accion hay que trabajar prioritariamente con los que tienen poder decisorio. Esto no excluye el reconocimiento del valor constructivo de tensiones sociales que, dentro de las exigencias de la justicia, contribuyen a garantizar la libertad y los derechos, especialmente de los mas débiles.




CELAM - 1.1. DE MEDELLIN A PUEBLA