ÍNDICE GENERAL

PRÓLOGO.......................................................................................... I

Espacios o tiempos de formación.................................................. III

El gozo del seminario................................................................... IV

La experiencia religiosa................................................................ IV

Los seminarios, palestra de conflictos eclesiales.......................... VI

Una carencia permanente: la formación teológica...................... VII

INTRODUCCIÓN............................................................................. 1

1. Objeto y límites de la investigación...................... 3

2. Método empleado en la investigación................ 4

3. División del trabajo.......................................................... 6

5. Agradecimientos................................................................ 8

PRIMERA PARTE
LA IGLESIA DE MÉXICO EN CONFLICTO

CAPÍTULO I. LA ORGANIZACIÓN DE LA IGLESIA MEXICANA        11

1. Geografía de la República Mexicana................... 11

1. 1. Población.............................................................................. 11

1. 2. Orografía.............................................................................. 12

1. 3. Hidrografía.......................................................................... 14

1. 3. 1. Ríos, lagos y lagunas................................................. 14

1. 4. Clima................................................................................... 14

2. Las Provincias Eclesiásticas..................................... 16

2. 1. El arzobispado de Puebla..................................................... 18

2. 2. La arquidiócesis de México.................................................. 20

2. 3. El arzobispado de Antequera............................................... 23

2. 4. El arzobispado de Michoacán............................................... 25

2. 5. El arzobispado de Guadalajara............................................. 27

2. 6. El arzobispado de Yucatán................................................... 28

2. 7. El arzobispado de Durango.................................................. 30

2. 8. El arzobispado de Linares.................................................... 32

2. 9. Conclusión........................................................................... 34

3. LAS DIÓCESIS SUFRAGÁNEAS............................................ 37

3. 1. De Puebla o Angelópoli....................................................... 37

3. 1. 1. La diócesis de Huajuapan de León........................... 37

3. 1. 2. La diócesis de Huejutla.............................................. 39

3. 1. 3. La diócesis de Papantla............................................. 40

3. 1. 4. Conclusión.................................................................. 41

3. 2. De México............................................................................ 42

3. 2. 1. Diócesis de Chilapa.................................................... 42

3. 2. 2. Diócesis de Cuernavaca............................................. 45

3. 2. 3. La diócesis de Tulancingo......................................... 46

3. 2. 4. La diócesis de Veracruz............................................. 48

3. 2. 5. Conclusión.................................................................. 50

3. 3. De Antequera....................................................................... 51

3. 3. 1. La diócesis de Chiapas............................................... 51

3. 3. 2. La diócesis de Tehuantepec....................................... 54

3. 3. 3. Conclusión.................................................................. 56

3. 4. De Michoacán...................................................................... 57

3. 4. 1. La diócesis de León.................................................... 57

3. 4. 2. La diócesis de Querétaro........................................... 59

3. 4. 3. La diócesis de Tacámbaro......................................... 60

3. 4. 4. La diócesis de Zamora............................................... 61

3. 4. 5. Conclusión.................................................................. 63

3. 5. De Guadalajara.................................................................... 64

3. 5. 1. La diócesis de Aguascalientes................................... 65

3. 5. 2. La diócesis de Colima................................................ 66

3. 5. 3. La diócesis de Tepic................................................... 67

3. 5. 4. La diócesis de Zacatecas............................................ 68

3. 5. 5. Conclusión.................................................................. 70

3. 6. De Yucatán                                                                                  71

3. 6. 1. La diócesis de Campeche.......................................... 72

3. 6. 2. La diócesis de Tabasco............................................... 75

3. 6. 3. Conclusión.................................................................. 77

3. 7. De Durango......................................................................... 78

3. 7. 1. La diócesis de Chihuahua......................................... 78

3. 7. 2. La diócesis de Sinaloa................................................ 82

3. 7. 3. La diócesis de Sonora................................................ 83

3. 7. 4. Conclusión.................................................................. 85

3. 8. De Linares............................................................................ 86

3. 8. 1. La diócesis de Saltillo................................................. 86

3. 8. 2. La diócesis de San Luis Potosí.................................. 88

3. 8. 3. La diócesis de Tamaulipas......................................... 89

3. 8. 4. Conclusión.................................................................. 91

3. 9. El Vicariato Apostólico de la Baja California..................... 92

4. Resumen de las Arquidiócesis y Diócesis mexicanas       97

4. 1. Por antigüedad.................................................................... 97

4. 1. 1. Las arquidiócesis:....................................................... 97

4. 1. 2. Las diócesis................................................................. 98

4. 2. Por extensión....................................................................... 99

4. 3. Por población..................................................................... 100

5. Un perfil de Iglesia....................................................... 101

CAPÍTULO II. LA SITUACIÓN POLÍTICO – RELIGIOSA
AL FINAL DEL PORFIRIATO (1900-1910)
.......................... 105

1. El Porfiriato..................................................................... 105

1. 1. Llegada al poder................................................................. 107

1. 2. La manera de gobernar....................................................... 109

1. 3. La economía....................................................................... 112

1. 4. La situación social............................................................. 117

2. El régimen de Porfirio Díaz y la Iglesia........... 122

2. 1. Su matrimonio.................................................................. 122

2. 2. Florecimiento de la Iglesia................................................. 125

2. 2. 1. La educación............................................................ 126

2. 2. 2. La acción social de la Iglesia................................... 132

2. 2. 3. Los protestantes....................................................... 135

2. 3. La presencia de la Santa Sede durante el Porfiriato.......... 139

2. 4. Eventos eclesiásticos significativos durante este periodo.. 144

2. 4. 1. La coronación de Nuestra Señora
de Guadalupe........................................................... 144

2. 4. 2. Se restablece la Pontificia Universidad
Mexicana.................................................................. 150

2. 4. 3. Concilios provinciales y sínodos diocesanos........... 151

2. 4. 4. El Concilio Plenario Latinoamericano.................... 152

3. La Iglesia y las Leyes durante el Porfiriato 154

3. 1. Las leyes vigentes............................................................... 155

3. 2. Informes de monseñor Ricardo Sanz de Samper................ 160

3. 2. 1. Sobre el culto............................................................ 161

3. 2. 2. Condición de los sacerdotes frente a las leyes........ 162

3. 2. 3. Las órdenes religiosas y las congregaciones.......... 163

3. 2. 4. Con respecto a los bienes eclesiásticos.................... 165

3. 2. 5. La instrucción........................................................... 166

3. 2. 6. La prensa.................................................................. 167

3. 2. 7. Las condiciones político – religiosas del país.......... 168

3. 3. La visión del arzobispo de Guadalajara,
José de Jesús Ortiz...............................................................
172

3. 4. El delegado apostólico José Ridolfi informa...................... 174

3. 5. La visión de monseñor Banegas Galván............................ 178

4. Se apaga la luz................................................................ 180

4. 1. Algunos factores de la caída.............................................. 180

4. 2. La entrevista Creelman..................................................... 183

4. 3. La formación de los partidos políticos............................... 186

4. 4. Un gobierno en cifras......................................................... 193

5. Balances.............................................................................. 196

5. 1. En lo económico................................................................. 196

5. 2. En lo social......................................................................... 197

5. 3. En lo político..................................................................... 198

5. 4. En lo religioso.................................................................... 199

CAPÍTULO III. LA IGLESIA EN TIEMPOS DE REVOLUCIÓN   201

1. El gobierno de Francisco I. Madero................... 201

1. 1. La personalidad del nuevo líder......................................... 201

1. 2. El triunfo de unas elecciones democráticas....................... 203

1. 3. De la popularidad a la impopularidad............................... 205

1. 4. Final de Madero................................................................. 210

1. 5. El periodo de Victoriano Huerta........................................ 213

1. 6. El estado de la Iglesia a la caída de Victoriano Huerta..... 220

1. 6. 1. La situación política................................................. 221

1. 6. 2. La situación religiosa............................................... 224

2. La ola carrancista........................................................ 225

2. 1. Venustiano Carranza......................................................... 225

2. 2. Una luz en medio de las tinieblas...................................... 245

2. 3. Sombras en la propia casa.................................................. 252

2. 4. El Partido Católico Nacional............................................ 263

2. 5. La fundación de la Acción Católica de la
Juventud Mexicana............................................................ 268

3. La Iglesia............................................................................. 270

3. 1. Las «dietas»....................................................................... 270

3. 2. La S. Congregación de Seminarios.................................... 270

3. 3. Primer intento de seminario interdiocesano: Castroville. 272

3. 4. El Código de Derecho Canónico de 1917........................... 274

4. La Constitución de Querétaro de 1917.............. 274

4. 1. Un nuevo orden constitucional......................................... 274

4. 2. Los artículos polémicos...................................................... 277

4. 3. La reacción de los obispos................................................... 282

5. Después de la Constitución de 1917..................... 297

5. 1. Fin de Carranza................................................................. 297

CAPÍTULO IV. LA IGLESIA EN TIEMPOS DE PERSECUCIÓN 303

1. El gobierno de Álvaro Obregón.......................... 303

1. 1. El gobierno interino de Adolfo De la Huerta.................... 303

1. 2. Política de Álvaro Obregón............................................... 304

1. 2. 1. Las tareas de Obregón............................................ 305

1. 2. 2. ¿Legalidad?.............................................................. 312

1. 3. La Iglesia y el gobierno de Obregón................................... 313

1. 3. 1. El regreso de los obispos.......................................... 313

1. 3. 2. ¿Hacia dónde camina el gobierno
en relación a la Iglesia?............................................ 315

1. 3. 3. Principales sucesos que aclaran el papel
del gobierno frente a la Iglesia................................ 319

1. 4. Cambio de escenario........................................................... 326

1. 4. 1. Obregón impone a Calles........................................ 326

2. Plutarco Elías Calles en el poder presidencial   329

2. 1. La figura y la política de Calles......................................... 329

2. 1. 1. Personalidad............................................................. 329

2. 2. Calles y la Iglesia Católica................................................ 336

2. 2. 1. Génesis...................................................................... 336

2. 2. 2. Las piedras del nuevo muro.................................... 339

2. 3. Los pasos que preparan el drama........................................ 341

2. 3. 1. Se fabrica la bomba................................................. 342

2. 3. 2. La «ley Calles»......................................................... 350

2. 3. 3. La actuación de los obispos..................................... 354

2. 3. 4. La fundación de la Liga Nacional
Defensora de la Libertad Religiosa......................... 358

2. 3. 5. Los últimos pasos antes del desastre....................... 361

3. La lucha armada............................................................ 370

3. 1. En busca de un camino...................................................... 370

3. 1. 1. Expulsión de los obispos.......................................... 373

3. 1. 2. El pueblo se levanta................................................. 375

3. 2. Las posturas ante el levantamiento armado...................... 377

3. 2. 1. Los obispos tienen opiniones distintas.................... 378

3. 2. 2. La lucha continúa.................................................... 382

3. 2. 3. Las mujeres.............................................................. 384

3. 2. 4. El Clero..................................................................... 385

3. 2. 5. Balance general de la contienda............................. 387

3. 3. La muerte de Álvaro Obregón........................................... 388

3. 3. 1. Primer intento de asesinato y consecuencias......... 389

3. 3. 2. El definitivo.............................................................. 391

3. 4. Los «Arreglos» de 1929..................................................... 392

3. 4. 1. Primeros pasos......................................................... 392

3. 4. 2. Los obispos y el papa............................................... 394

3. 4. 3. Gestiones con el gobierno mexicano....................... 399

3. 4. 4. Se hacen oficiales..................................................... 403

3. 5. La Reacción a los «Arreglos»............................................. 404

3. 5. 1. El gobierno............................................................... 405

3. 5. 2. Entre los involucrados............................................. 405

3. 5. 3. Difícil digestión........................................................ 410

3. 5. 4. El gobierno incumple lo prometido........................ 413

SEGUNDA PARTE
LA FORMACIÓN DEL CLERO DIOCESANO

CAPÍTULO V. LOS SEMINARIOS MEXICANOS
EN LOS COMIENZOS DEL SIGLO XX
.............................. 419

1. Los orígenes...................................................................... 419

1. 1. Antecedentes de la Iglesia mexicana.................................. 419

1. 2. El comienzo de la fe en América y el Concilio de Trento.. 421

1. 3. Nacimiento de los seminarios mexicanos.......................... 422

2. Principales influjos normativos en los seminarios durante el periodo de 1900 a 1914.................................................................................. 427

2. 1. El Concilio Plenario de América Latina........................... 427

2. 2. Las letras circulares sobre los seminarios de Italia............ 432

3. Los seminarios arquidiocesanos de México. 435

3. 1. El seminario de Angelópoli-Puebla................................... 435

3. 2. El seminario de México..................................................... 448

3. 3. El seminario de Antequera-Oaxaca................................... 472

3. 4. El seminario de Michoacán................................................ 477

3. 5. El seminario de Guadalajara.............................................. 486

3. 6. El seminario de Yucatán................................................... 499

3. 7. El seminario de Durango................................................... 509

3. 8. El seminario de Linares-Monterrey................................... 513

4. Los seminarios de las diócesis............................... 521

4. 1. Sufragáneas de Angelópoli-Puebla ................................... 521

4. 1. 1. Huajuapan de León................................................. 522

4. 2. Sufragáneas de México...................................................... 522

4. 2. 1. Chilapa..................................................................... 523

4. 2. 2. Cuernavaca.............................................................. 525

4. 2. 3. Tulancingo................................................................ 527

4. 2. 4. Veracruz................................................................... 527

4. 3. Sufragáneas de Antequera-Oaxaca.................................... 530

4. 3. 1. Chiapas..................................................................... 530

4. 3. 2. Tehuantepec............................................................. 531

4. 4. Sufragáneas de Michoacán................................................. 532

4. 4. 1. León.......................................................................... 533

4. 4. 2. Querétaro................................................................. 536

4. 4. 3. Zamora..................................................................... 541

4. 4. 4. Tacámbaro............................................................... 544

4. 5. Sufragáneas de Guadalajara............................................... 544

4. 5. 1. Aguascalientes.......................................................... 544

4. 5. 2. Colima...................................................................... 547

4. 5. 3. Tepic.......................................................................... 548

4. 5. 4. Zacatecas.................................................................. 549

4. 6. Sufragáneas de Yucatán.................................................... 551

4. 6. 1. Tabasco..................................................................... 551

4. 6. 2. Campeche................................................................. 552

4. 7. Diócesis sufragáneas de Durango...................................... 553

4. 7. 1. Chihuahua................................................................ 553

4. 7. 2. Sinaloa...................................................................... 555

4. 7. 3. Sonora....................................................................... 559

4. 8. Sufragáneas de Linares–Monterrey................................... 561

4. 8. 1. Saltillo....................................................................... 561

4. 8. 2. San Luis Potosí......................................................... 562

4. 8. 3. Tamaulipas............................................................... 564

5. El Annus horrendus de la Iglesia mexicana 565

5. 1. En 1913.............................................................................. 565

5. 2. La catástrofe....................................................................... 568

5. 3. El destino de los seminarios.............................................. 572

CAPÍTULO VI. LA FORMACIÓN DEL CLERO DIOCESANO: ELEMENTOS, ESTILO Y MEDIOS...................................................................................................... 575

1. Los patrones ideales de formación según
el magisterio............................................................... 575

1. 1. Iniciativas desde la Santa Sede.......................................... 575

1. 1. 1. San Pío X.................................................................. 576

1. 1. 2. Benedicto XV............................................................ 581

1. 1. 3. Pío XI........................................................................ 584

1. 2. El ideal sacerdotal según el magisterio............................. 589

1. 2. 1. La exhortación apostólica Haerent animo............. 589

1. 2. 2. La encíclica Ad catholici Sacerdotii........................ 591

2. La vida de piedad............................................................. 595

2. 1. La espiritualidad de la Compañía de Jesús........................ 595

2. 2. La escuela francesa de espiritualidad................................. 598

2. 3. La espiritualidad de la Cruz.............................................. 605

2. 4. Los actos de piedad en los seminarios................................ 612

2. 5. La piedad y la persecución................................................. 628

2. 6. Las asociaciones piadosas en los seminarios...................... 635

2. 7. Los libros de piedad............................................................ 640

2. 8. Otros aspectos de la formación espiritual.......................... 647

2. 8. 1. La devoción a la Virgen María............................... 647

2. 8. 2. La devoción a los santos.......................................... 648

2. 8. 3. La dirección espiritual............................................. 649

2. 8. 4. El ideal sacerdotal propuesto.................................. 649

2. 8. 5. Amor y veneración al papa..................................... 651

3. La disciplina...................................................................... 651

3. 1. La reglamentación disciplinar........................................... 652

3. 1. 1. Las prohibiciones..................................................... 656

3. 1. 2. Las cosas que se deben evitar.................................. 657

3. 1. 3. Las normas a observar............................................ 658

3. 1. 4. Un horario tipo........................................................ 659

3. 1. 5. Un día común en el seminario................................ 661

3. 1. 6. Los días especiales.................................................... 665

3. 2. Otros aspectos de la disciplina........................................... 667

3. 2. 1. Las condiciones de admisión y la expulsión.......... 668

3. 2. 2. Los recreos y esparcimientos................................... 670

3. 2. 3. Las vacaciones.......................................................... 671

3. 2. 4. El aseo personal y el vestido.................................... 674

3. 2. 5. La disciplina y las persecuciones............................ 677

4. El estudio........................................................................... 682

4. 1. El estilo de enseñanza........................................................ 682

4. 2. Los planes de estudio......................................................... 690

4. 3. El método escolástico......................................................... 694

4. 4. Los textos........................................................................... 700

4. 4. 1. De teología................................................................ 700

4. 4. 2. De Sagrada Escritura.............................................. 705

4. 4. 3. De derecho canónico................................................ 705

4. 4. 4. De historia eclesiástica............................................. 706

4. 4. 5. De filosofía................................................................ 708

4. 4. 6. De materias complementarias................................ 709

4. 4. 7. Dificultades para obtener los textos........................ 710

5. Otros aspectos de la formación......................... 710

5. 1. El canto llano o gregoriano................................................ 711

5. 2. Las academias literarias..................................................... 713

5. 3. La prensa............................................................................ 715

5. 4. El deporte........................................................................... 718

5. 5. La urbanidad...................................................................... 719

5. 6. Los castigos........................................................................ 720

6. La formación alterada.............................................. 722

6. 1. La pobreza.......................................................................... 722

6. 2. Los hitos persecutorios....................................................... 725

6. 3. La S. Congregación de Seminarios.................................... 729

6. 4. El destino de las universidades eclesiásticas..................... 733

6. 4. 1. La Universidad Católica de Puebla........................ 733

6. 4. 2. La Pontificia Universidad Mexicana...................... 738

6. 4. 3. La Universidad de Guadalajara............................. 742

CAPÍTULO VII. LA FORMACIÓN DE ALUMNOS MEXICANOS EN EL EXTRANJERO     749

1. El Colegio Pío Latino Americano de Roma..... 749

1. 1. De 1900 a 1910.................................................................. 755

1. 1. 1. Los frutos del Concilio Plenario para el
Pío Latino................................................................. 755

1. 1. 2. ¿También niños en el Colegio?................................ 756

1. 1. 3. Grandes celebraciones por el
cincuentenario del Colegio...................................... 757

1. 1. 4. Información sobre el Colegio en 1908.................... 759

1. 1. 5. Los alumnos mexicanos en este decenio................ 763

1. 2. De 1911 a 1920.................................................................. 764

1. 2. 1. ¿Niños en el Pío Latino?.......................................... 764

1. 2. 2. Situación del Colegio en 1911................................. 771

1. 2. 2. Algunos sucesos importantes para el Colegio........ 773

1. 3. De 1921 a 1930.................................................................. 777

1. 3. 1. Se inicia una época de esplendor
para el Colegio......................................................... 777

1. 3. 2. El Colegio visto por los superiores.......................... 778

1. 3. 3. Reformas en el Colegio y economía........................ 781

1. 3. 4. Separación de los brasileños.................................... 784

1. 3. 5. Los alumnos mexicanos en este decenio................ 784

1. 4. De 1931 a 1940.................................................................. 784

1. 4. 1. El Colegio en 1931................................................... 785

1. 4. 2. Brotes de tuberculosis.............................................. 786

1. 4. 3. Aniversarios gozosos................................................ 791

1. 4. 4. La reforma de los estudios....................................... 796

1. 4. 5. Algunas dificultades................................................ 799

1. 4. 6. La visita apostólica de 1938..................................... 800

1. 4. 7. Los alumnos mexicanos en este decenio................ 823

1. 4. 8. El Pío Latino Americano y México......................... 826

2. Seminaristas mexicanos en España..................... 831

2. 1. Los obispos mexicanos solicitan ayuda a
los obispos españoles...........................................................
832

2. 2. Calurosa acogida a los seminaristas mexicanos................ 837

2. 3. La experiencia del seminario de Guadalajara..................... 839

2. 4. La formación en los seminarios españoles......................... 846

3. El Seminario Interdiocesano de Nuestra Señora de Guadalupe en Montezuma, Estados Unidos.......................................................... 851

3. 1. Los gobiernos después de los arreglos................................. 852

3. 2. Conflictos en torno a la educación..................................... 859

3. 3. Vuelve la idea de un seminario interdiocesano................. 877

3. 3. 1. Monseñor Ernesto Filippi presenta
el proyecto a la Santa Sede..................................... 880

3. 4. El segundo Castroville y los
 Misioneros del Espíritu Santo..........................................
890

3. 5. En espera de la nueva fundación....................................... 900

3. 5. 1. Primeros intentos..................................................... 900

3. 5. 2. Interviene el padre Félix Rougier............................ 900

3. 5. 3. Permiso y condiciones de la Santa Sede................ 903

3. 5. 4. Primeras dilaciones en la apertura
del seminario............................................................ 904

3. 5. 5. Fundar en Estados Unidos, mejor
que en México.......................................................... 906

3. 5. 6. Primeras negociaciones con los
misioneros del Espíritu Santo.................................. 906

3. 5. 7. La Santa Sede aprueba la fundación
del seminario interdiocesano y los obispos mexicanos lo encargan a los misioneros del Espíritu Santo......................................................................... 908

3. 5. 8. Los obispos discrepan en cuanto
a los encargados del seminario............................... 909

3. 5. 9. Se piensa en la casa de Castroville, Texas.............. 911

3. 5. 10. Se somete la decisión de quiénes se
encargarán del seminario al juicio de Pío XI.......... 912

3. 5. 11. El informe de monseñor Guillermo Piani............ 913

3. 5. 12. Pío XI decide que los jesuitas
dirijan el seminario.................................................. 916

3. 5. 13. Trabajos de preparación inmediata
a la apertura............................................................. 919

3. 5. 14. Se procura un estilo particular de formación....... 922

3. 6. Apertura y funcionamiento del Seminario Interdiocesano de Montezuma        925

3. 6. 1. Un buen lugar para el seminario............................ 925

3. 6. 2. Preparativos inmediatos a la apertura................... 927

3. 6. 3. El seminario abre sus puertas................................. 928

3. 6. 4. Los primeros informes sobre Montezuma............. 931

3. 7. La visita apostólica de 1939............................................... 938

3. 7. 1. Las cosas generales del seminario........................... 939

3. 7. 2. Las personas............................................................. 939

3. 7. 3. La piedad.................................................................. 945

3. 7. 4. La disciplina............................................................. 947

3. 7. 5. Los estudios.............................................................. 950

3. 7. 6. La urbanidad y la higiene....................................... 952

3. 7. 7. Otros aspectos.......................................................... 952

3. 8. El estilo formativo de Montezuma.................................... 954

CAPÍTULO VIII. LOS FRUTOS DE LA FORMACIÓN ECLESIÁSTICA            961

1. Los Obispos de 1900 a 1940............................................. 963

1. 1. Datos generales de los obispos............................................ 964

1. 2. Formados y formadores...................................................... 986

1. 3. Obispos sin títulos........................................................... 1002

1. 3. 1. Emeterio Valverde Téllez....................................... 1002

1. 3. 2. Francisco Banegas y Galván................................. 1004

1. 3. 3. Luis María Martínez y Rodríguez........................ 1006

1. 3. 4. Destellos episcopales.............................................. 1011

2. Los Mártires.................................................................... 1013

2. 1. San David Galván Bermúdez.......................................... 1014

2. 2. San Luis Batis Sainz Ortega........................................... 1015

2. 3. San Jenaro Sánchez Delgadillo........................................ 1016

2. 4. San Mateo Correa Magallanes........................................ 1017

2. 5. San David Uribe Velasco................................................. 1018

2. 6. San Julio Álvarez Mendoza............................................. 1019

2. 7. San Sabás Reyes Salazar.................................................. 1020

2. 8. San Román Adame Rosales............................................. 1021

2. 9. San Cristóbal Magallanes Jara........................................ 1021

2. 10. San Agustín S. Caloca Cortés....................................... 1023

2. 11. San José Isabel Flores Varela.......................................... 1024

2. 12. San José María Robles Hurtado..................................... 1025

2. 13. San Miguel de la Mora y de la Mora............................. 1027

2. 14. San Rodrigo Aguilar Alemán....................................... 1028

2. 15. San Margarito Flores García......................................... 1029

2. 16. San Pedro Esqueda Ramírez.......................................... 1030

2. 17. San Jesús Méndez Montoya........................................... 1031

2. 18. Santo Toribio Romo González....................................... 1032

2. 19. San Justino Orona Madrigal......................................... 1033

2. 20. San Atilano Cruz Alvarado.......................................... 1034

2. 21. San Tranquilino Ubiarco Robles................................... 1035

2. 22. San Pedro de Jesús Maldonado Lucero.......................... 1036

2. 23. Seminarista Tomás de la Mora...................................... 1038

3. Los seminarios............................................................... 1043

CONCLUSIONES FINALES..................................................... 1055

    I.  Aproximación histórica de 1900 a 1940.......... 1055

   II.  La Iglesia atrapada en la trama política. 1059

  III.  Las leyes civiles y la Iglesia............................. 1066

IV.  Los Seminarios........................................................... 1068

   V.  Formación: los influjos y la vida interna 1072

VI.  El extranjero como alternativa................... 1081

VII.  Un perfil de seminarista..................................... 1091

  VIII.  Algunos logros....................................................... 1093

APÉNDICES................................................................................. 1099

Apéndice  1............................................................................. 1101

Apéndice  2............................................................................. 1109

Apéndice  3............................................................................. 1203

Apéndice  4............................................................................. 1235

Apéndice  5............................................................................. 1259

Apéndice  6............................................................................. 1263

Apéndice  7............................................................................. 1271

Apéndice  8............................................................................. 1277

Apéndice  9............................................................................. 1301

Apéndice  10........................................................................... 1307

APÉNDICE DE ILUSTRACIONES......................................... 1325

ABREVIATURAS Y SIGLAS.................................................... 1355

FUENTES DOCUMENTALES................................................. 1359

1. Fuentes inéditas........................................................... 1359

1. 1. En la Ciudad del Vaticano.............................................. 1359

1. 2. En la República Mexicana............................................... 1361

2. Fuentes editadas.......................................................... 1367

BIBLIOGRAFÍA........................................................................... 1371

1. Bibliografía especial................................................. 1371

2. Bibliografía General................................................. 1374

ÍNDICE ONOMÁSTICO........................................................... 1385

ÍNDICE ANALÍTICO Y DE MATERIAS............................... 1395

ÍNDICE GENERAL..................................................................... 1431

 

Carlos Francisco Vera Soto

La formación del clero diocesano
durante la persecución religiosa
en México
1910-1940

Departamento de publicaciones
Universidad Pontificia de México
México 2005


Imprimi Potest
R. P. Dr. Alfonso Alcalá A., M.Sp.S.
Romae, die 9.I.2004

Imprimatur
R. P. Domenico Di Raimondo R., M.Sp.S.
Romae, die 14.I.2004

 

D.R. © Carlos Francisco Vera Soto
   Centro de Investigación y Difusión
de la Espiritualidad de la Cruz

Responsable de la edición: Mons. Dr. Jorge Luis Roque Pérez
Diseño y formato: María de Lourdes Gómez

ISBN: 968-5448-21-3

Impreso en México
2005


PRÓLOGO

Cuando Carlos Francisco Vera Soto me invitó a escribir un prólogo a esta obra, me quedé sorprendido: ¿qué motivos había para hacerlo? Ahora que concluí la lectura de estas páginas, la sorpresa es aún mayor: ¿qué puedo decir? Y la verdad es que descubro en mi pasado y en el hoy que vivo motivos muy generosos para intentar abrir un pórtico a esta espléndida tesis doctoral.

Quizá convenga presentar algunos rasgos de mi biografía: estudié en dos seminarios españoles —la Universidad de Comillas, dirigida por jesuitas (1955-1960) y en el Seminario Metropolitano de Sevilla, atendido por el clero secular (1961-1962). Pasé luego a Roma, al Pontificio Colegio Pío Latino Americano (1963-1967), estudiando teología en la Universidad Gregoriana. Posteriormente, en México y por largos años me desempeñé como miembro del equipo formador del Seminario Pastoral de Colima, siendo prefecto de estudios y catedrático (1968-1977 y 1980-1983). Entre 1977-1980, regresé a Roma, ahora como alumno del Pontificio Colegio Mexicano, para seguir estudios de historia de la Iglesia en la misma Facultad donde Carlos Francisco Vera Soto obtuvo su doctorado. A partir de 1983, me retiré del ministerio presbiteral para consagrarme al servicio público y a la investigación histórica, graduándome de doctor en ciencias sociales en El Colegio de Michoacán.

¿Por qué aludo a estos antecedentes autobiográficos al iniciar las páginas de este prólogo? Sencillamente para expresar las coincidencias en mi formación con los tiempos —circunstancias, tendencias, mentalidades— que han sido destacados en esta espléndida investigación. En verdad, en muchos momentos, mientras leía estas páginas, no podía menos que recordar acontecimientos personales, libros leídos, prácticas y vivencias religiosas, conductas, estilos de vida, diálogos con formadores, clases recibidas o impartidas, en fin, todo un mundo peculiarísimo que confluye en los seminarios —de aquí y acullá— y, a través de ellos, a la formación de los sacerdotes y a las múltiples maneras de encarar la vida, el ministerio, los apostolados.

He tenido la fortuna de vivir tres etapas eclesiales —años bajo el pontificado de Pío XII; el Concilio Vaticano II y los años del posconcilio, con Juan XXIII, Pablo VI y Juan Pablo I, y este largo  pontificado de Juan Pablo II. No obstante, las diferencias y los tonos con que estas etapas se caracterizan, la investigación de Vera Soto abre perspectivas, plantea preguntas a veces inquietantes y, además, encuentra su sentido más hondo.

* * *

Estoy ante un libro de lectura fluida que, sin duda, facilita un diálogo muy fecundo con su autor porque, de modo permanente, suscita inquietudes, despierta emociones, invita a respuestas, abre perspectivas, sugiere campos de nuevos estudios e investigaciones. Es un enorme logro tener esta capacidad de involucrar al lector quien, a veces, como en mi caso, se rebela con los errores o las malas intenciones incluso de algunos actores eclesiales que aparecen al desnudo cuando Vera Soto da a conocer fuentes inéditas.

Anticipando juicios me atrevo a decir que esta investigación doctoral resulta de gran valor por las fuentes que maneja, la temática misma que toca un punto muy sensible de la realidad eclesial, por el amplísimo abanico de noticias que cubren la geografía nacional  y por las posibilidades que abre para nuevos estudios y aproximaciones.

Me gustaría, empero, destacar algunos rasgos.

Espacios o tiempos de formación

El tema de la obra es medular en la vida de la Iglesia: sus seminarios, es decir, la formación del clero, mejor dicho, de sus pastores. Los seminarios pueden concebirse de dos modos, según el acento con que se privilegien: espacios o tiempos de formación. Las circunstancias que constituyen la trama histórica de esta investigación, muestran con claridad estos dos elementos porque ambos van a vivirse plenamente por la Iglesia en México. La tragedia misma que afectó a todas las diócesis mexicanas entre 1914 a 1938, puso de manifiesto estos acentos. Basta escuchar las noticias y testimonios de la época cuando los seminarios —espacios—  fueron expropiados, para medir la conciencia de crisis y perplejidad que afrontaron los pastores de la Iglesia en esos momentos. Es cuando, al perderse estas estructuras, que el seminario se convierte en tiempo de formación no obstante la precariedad, las necesidades, la incomodidad, el dolor, la persecución e incluso el martirio vividos.

Aquí también se abre una de las grandes ausencias de perspectiva que adolecerán los seminarios, sobre todo, a partir de la insistencia romana en desaconsejar la convivencia de alumnos internos y externos, o de otro modo, entre quienes tenían intención de ser sacerdotes y aquellos que acudían a los planteles eclesiásticos en busca de una formación, única a veces en la provincia mexicana. El tiempo de formación podría más bien concebirse como la capacitación progresiva en la vida cristiana —a desarrollarse ésta bien en el ministerio como en la existencia laical—. Este aspecto que engloba al 90% de quienes no lograban ser ordenados sacerdotes, parece haberse descuidado en forma dramática o, por lo menos, fue ajeno a las preocupaciones pastorales de obispos y formadores en los seminarios.

El gozo del seminario

Las páginas que dedica Carlos Francisco Vera Soto a la vida cotidiana de los seminarios, muestra con sus horarios y reglamentos, un mundo estrecho. Si a ello se agrega la carga académica —en momentos, muy cerrada de perspectivas, sobre todo con Pío X, aterrorizado por los estragos del modernis-mo—, daría la impresión que la aventura del conocimiento, la búsqueda de la verdad, el riesgo mismo del error, quedaban fuera del horizonte intelectual de los seminarios de la época. Además, las prácticas piadosas que con facilidad tendían a la rutina y, por consiguiente, a la falta de encanto personal y repercusión en la intimidad de la “experiencia” de Dios, darían la impresión de sofocar la originalidad y la individualidad de los seminaristas. Si vemos que la tendencia era abreviar al máximo los contactos externos, alejar a los seminaristas de sus familias y pueblos, ocuparlos incluso en vacaciones con estancias más o menos prolongadas en lugares alternos, el observador ajeno podría pensar en fenómenos o sentimientos vinculados a estos estilos de formación: el aburrimiento, la tristeza, la opresión, la ausencia de libertad, la monotonía.

Sin embargo, por lo general, las sucesivas etapas de formación en los seminarios, según declaraciones y recuerdos personales de muchos clérigos —no hay tantas referencias de quienes salieron antes y no se ordenaron— fueron más bien gozosas, vividas gratamente, divertidas incluso, con profundas experiencias de amistad y compañerismo, con satisfacciones incluso intelectuales muy interesantes. Y Vera Soto lo ha sabido destacar.

La experiencia religiosa

La tragedia asoma poco a pesar de la obsesiva vigilancia del reglamento y de las prácticas de piedad en ocasiones muy discutibles (recuerdo que en Comillas debíamos asistir a dos misas los domingos: en una, menos solemne, acostumbrábamos comulgar; en la segunda, más solemne, leíamos cada quién libros de carácter religioso, pero sin participar en la celebración misma a excepción de ponernos de pie al evangelio, arrodillarnos durante el canon, etc. Todavía vienen a mi memoria algunos de estos libros: uno tenía páginas espeluznantes que agobiaban el espíritu: se titulaba Confesaos bien, con ejemplos da confesiones incompletas que conducían a la perdición eterna; conservo la memoria de una gruesa Vida de Cristo, del obispo norteamericano Fulton Sheen; El valor divino de lo humano, de Jesús Urteaga, alguna obra de Leo J. Trese, y un bello libro: Señora nuestra, de José María Cabodevilla).

En esta tesitura de manera particular me gustaron las páginas de Carlos Francisco Vera Soto dedicadas a los textos de estudio, libros de oraciones o ascéticos que crearon la atmósfera de formación de la época. A través de ellos se reconstruye el itinerario intelectual y religioso de los clérigos de la época.

En el campo de la experiencia religiosa no puede pasarse por alto lo referente a prácticas que tuvieron cierta primacía: aludo especialmente a cilicios y disciplinas que, en algunos casos
—como aconteciera en la misma vida de Conchita Cabrera— llegaron a adquirir acentos heróicos. Los tiempos se prestaban a tales prácticas, así como otras experiencias religiosas frecuentes en aquellos años: votos de castidad, obediencia, silencio, etc. que, bajo la guía de los directores espirituales, los seminaristas seguían en privado. Aquí era donde algunos por lo menos se aventuraban a experiencias más personales de Dios, a vivencias religiosas más vigorosas, aunque también los riesgos de tales prácticas no deben disminuirse. Mucho dependía de la calidad de los mismos directores espirituales, su estilo personal que a veces llegaba a auténticas deformaciones, por ejemplo, con respecto a la obediencia debida a ellos por parte de sus dirigidos que coactaban la libertad de consulta e incluso en ámbitos sacramentales (prohibiendo confesarse con otros sacerdotes, pasando así por encima de normas claras y determinantes de la Iglesia). En este renglón, los caminos para la investigación se abren y se entreveran con los estudios biográficos y las memorias autobiográficas de los testigos.

Antes de cerrar este parágrafo, es preciso acotar algo de esta investigación doctoral: las páginas dedicadas a la espiritualidad según su origen histórico significan una aportación muy importante y que, por supuesto, deberá ser profundizada en trabajos posteriores.

Los seminarios, palestra de conflictos eclesiales

A pesar de la rica variedad de seminarios en México, hubo algunos que vivieron momentos cruciales porque se convirtieron en escenarios de tensión, a veces, por la presencia dominante de algunos formadores, otras, por las críticas o rechazo de sectores del clero hacia quienes estaban al frente de estas instituciones —en ocasiones, religiosos o clérigos formados en el Pío Latino—. Dramático es el caso del seminario de Guadalajara cuando, sede vacante, el Cabildo restringe los apoyos establecidos y ahogan la existencia misma del Seminario de San José. Pero de todos, en particular, me llama la atención el Seminario de México al que algunos delegados apostólicos denigran siguiendo, sin duda, sentimientos nada constructivos por cuanto sus miras estaban en desprestigiar a dos arzobispos: Próspero María Alarcón y José María Mora y del Río. En estos puntos, magníficamente tratados por Carlos Francisco Vera Soto, con un delicado manejo de las fuentes, se destaca el deplorable —por su evidente parcialidad— e incluso escandaloso comportamiento de algunos representantes de la Santa Sede en la historia de la Iglesia Mexicana.

Ello no impide, por otra parte, que los seminarios hayan sido al mismo tiempo palestra para formar dirigentes. Sin duda, aunque haya excepciones, los obispos cuidaron hasta el esmero en nombrar a sacerdotes ejemplares para ocupar los puestos claves en los seminarios y muchos de éstos, concluida su misión, pasaron a los cabildos catedralicios y fueron promovidos al orden episcopal. De hecho, un buen número de prelados de la época estudiada en esta investigación pasaron años en los seminarios como rectores, prefectos, catedráticos o directores espirituales, antes de ser promovidos al episcopado. Y ello dio, por tanto, continuidad en estas instituciones.

Una carencia permanente: la formación teológica

Cuando nos adentramos en la Iglesia de México durante los siglos XIX y XX, salta a la vista un vacío notable: la escasa producción teológica, ascética, mística, o en otras disciplinas eclesiásticas como la historia, la espiritualidad, el derecho canónico, la teología moral. Una razón alegada con frecuencia ha sido la prioridad de la pastoral sobre el estudio y la reflexión, pero también cabría mencionar el escaso número de clérigos que alcanzaron una formación más sólida —ver las estadísticas de alumnos mexicanos en el Pío Latino que proporciona Vera Soto, son suficientes para ratificar el aserto: fueron muy pocos—. En este contexto sobresale la inquietud de los obispos en crear centros que pudieran otorgar grados académicos y para ello se hicieron trámites ante la Santa Sede y se cosecharon frutos: cuatro al menos fueron las instituciones que adquirieron este rango: México, Guadalajara, Puebla y Mérida aunque diversas circunstancias y, sobre todo, la inclemencia provocada por el Estado en contra de la Iglesia llevó a la ruina y a la desaparición de estos centros.

* * *

Cierro estas líneas escritas después de gozar la lectura de un espléndido trabajo de investigación que, como afirmé antes, abre puertas al debate porque suscita interrogantes, pone en evidencia silencios, mueve a la curiosidad, estimula a la búsqueda de fuentes tanto primarias como secundarias, motiva para nuevos estudios y publicaciones. A este propósito urge que se escriba, se estudie, se publique más sobre la historia espiritual de este país; es importante que se den a conocer escritos personales, autobiográficos, “diarios”, correspondencia epistolar de quienes vivieron y sirvieron al Pueblo de Dios en México. Las páginas de Carlos Francisco Vera Soto en tal perspectiva son en verdad estimulantes.

Colima, 13 de noviembre de 2004

Dr. José Miguel Romero de Solís

 


 


 

 

Esta primera edición de la obra

La formación del clero diocesano en México

durante el periodo crítico de 1910-1940

se terminó de imprimir

en mayo de 2005

en los talleres de

Nombre de la imprenta

Dirección de la imprenta

Col. xx

CP México, D.F.

Se imprimieron 1,500 ejemplares



 

 

INTRODUCCIÓN

Estas páginas, aunque puedan parecer largas, son sólo un intento de acercamiento y aproximación; unas cuantas líneas admiradas, sorprendidas, a veces doloridas, o agradecidas sobre la compleja tarea de la formación del clero diocesano en un periodo especialmente agitado de nuestra historia.

Durante el largo proceso de elaboración de este trabajo me ha asaltado continuamente la pregunta, y esta historia, ¿para qué? He tratado de entender e interpretar lo vivido en esos 40 agitados años del siglo XX. Pienso que indagar sobre la vida y el significado de las personas y de los colectivos, en este caso de los sacerdotes diocesanos, nos ayudará a saber cómo hemos sido, para entender por qué hoy somos así. Sí, la historia en general, y esta historia en particular cobrará el sentido –eso espero– de esclarecedora del tiempo presente. Por eso hago mías las palabras del historiador inglés Collingwood:

Conocerse a sí mismo significa conocer lo que se puede hacer, y puesto que nadie sabe lo que puede hacer hasta que lo intenta, la única pista para saber lo que puede hacer el hombre es averiguar lo que ha hecho. El valor de la historia, por consiguiente, consiste en que nos enseña lo que el hombre ha hecho y en ese sentido, lo que es el hombre.[1]

Me resulta más difícil aceptar que de la historia se puede aprender algo. Más bien la experiencia nos ha enseñado que no es así. Me parece que no es función de la historia, como se ha dicho, ser «maestra de vida», sino más bien ser reveladora del hombre y de sus circunstancias; de mostrarnos quiénes somos y quiénes hemos sido; en este sentido, la historia descubre lo encubierto, aclara los enigmas y quizá también resuelve los misterios.

Sin embargo, la historia de la Iglesia tiene una complejidad adicional. Para el creyente, los hechos del hombre revelan de alguna manera al «Señor de la Historia» presente y actuante. Es en medio del tiempo y del espacio del devenir histórico, que la visión de fe nos descubre al Espíritu de Dios que guía a su Iglesia. A partir de la Encarnación del Verbo todo lo divino pasa por lo humano; así pues para el historiador cristiano el último término y la fuente de referencia y contraste será Jesús, el ungido de Dios, que prometió estar con nosotros hasta el fin de los tiempos.[2] Esta mirada larga y trascendente buscando las huellas del Resucitado no nos hace, de ninguna manera, renunciar a la metodología científica. Es por eso que hablo de complejidad a la hora de entender los hechos del pasado. Por eso, una correcta interpretación de la historia de la Iglesia tendrá que tomar en cuenta los matices necesarios que aporta una visión de fe o en otras palabras, una clave «teológica» en el momento de revisar los hechos que analiza. Pienso que no es fácil tal pretensión, sino más bien incómoda y delicada; sin embargo los matices son los que nos permiten diseñar una correcta lectura de la historia. Por ello se ha de renunciar a una interpretación simplista, monolítica y sin matices. No pretender por tanto ver una lucha entre buenos y malos sino vincular la historia de la vida material, social, cultural y religiosa con el análisis de las estructuras del poder.

Renunciar también a un lenguaje complicado; tratar de comunicar la historia con una expresión clara y un lenguaje sencillo.

1. Objeto y límites de la investigación

Este trabajo busca ser una aproximación a un periodo determinado en los primeros cuarenta años del siglo XX de la historia de México, para tratar de analizar cómo fue la formación del clero diocesano durante ese espacio marcado por las convulsiones sociales. Opté por elegir una visión general, es decir, toda la República, pues aunque cada región tuvo sus particularidades, hubo un factor que las unificó y este fue la persecución. Quizá estos dos motivos: el estudio de cuarenta años y de treinta seminarios justifiquen la vastedad de la investigación. Sin embargo, no se pretende hacer la historia de cada seminario, sino dar una visión global que nos permita tener un conocimiento objetivo de lo que sucedió con la formación del clero.

Este estudio puede revelar su contenido al expresar la preguntas que nos planteamos al inicio: 1. ¿Cuál fue el contexto histórico de 1910 a 1940? 2. ¿En qué situaciones se vio envuelta la Iglesia mexicana en ese periodo? 3. ¿Qué impacto tuvieron las leyes civiles en la vida de la Iglesia? 4. ¿Cómo fueron las relaciones entre el Estado y la Iglesia? 5. ¿Quiénes y cómo informaban a la Santa Sede de lo que estaba aconteciendo en México? 6. ¿Qué actitudes tomaron los papas ante la situación de México? 7. ¿Qué seminarios había y cómo funcionaban? 8. ¿Cómo era la disciplina, el estudio, la piedad en los centros de formación diocesana? 9. ¿Cuál fue el impacto en los seminarios de las reiteradas persecuciones habidas en el país? 10. ¿Cuáles fueron las alternativas que tuvo la formación del clero diocesano ante la reiterada persecución? 11. ¿Qué perfil de formación emerge al analizar este periodo? 12. ¿Dio frutos la persecución?

Responder a estas preguntas exigió revisar y seleccionar los acontecimientos más significativos, los seminarios más destacados, entre los que se privilegian los arzobispales, que de alguna manera recogen y reflejan a los sufragáneos de su provincia eclesiástica.

He querido evitar el tono moralista y emitir juicios sobre las acciones en las que los protagonistas de esta historia, se vieron envueltos; estoy consciente de que no siempre he podido lograrlo, asumiendo que escribo lo que se vivió en este periodo, desde la barca de la Iglesia. Creo que cuando hago un juicio es porque he considerado que la situación era tan clara que no se podía eludir. Aunque aquí no se trata de marcar la diferencia entre malos y buenos, simplismo que poco ayuda a comprender la realidad del comportamiento humano, me parece que hubo víctimas y victimarios en una historia que habrá que ir conociendo más profundamente, con subsiguientes estudios que amplíen cada aspecto del conflicto.

2. Método empleado en la investigación

En la elaboración de este trabajo contamos con cinco fuentes documentales primarias que son:

1. Los informes de las visitas Ad Limina de los obispos mexicanos durante el periodo de 1900 hasta 1922 que se permiten consultar en el Archivo Secreto Vaticano; tales informes se encuentran en el fondo llamado Sacra Congregatione del Concilio relativo alla Visita ad limina.[3]

2. Los informes de los delegados apostólicos, encontrados en dos archivos distintos: a. En el Archivo Secreto Vaticano bajo el nombre del fondo Archivio della Delegazione Apostolica in Messico,[4] y los encontrados en el Archivo de Asuntos Eclesiásticos Extraordinarios bajo el nombre del fondo Sezione MESSICO. Indice delle carte del terzo periodo comprendente i pontificati di Pio X e Benedetto XV dal 1903 all'inizio del 1922.

3. La documentación existente de los seminarios mexicanos en el Archivo de la Congregación para la Educación Católica, con los siguientes fondos documentales: Università Angelopolis, 1883. Università Guadalajara, 1862-1963. Università Messico, 1882-1949. Seminari Messico 1910-1931. Seminari Messico 1920-1931. Seminari Messico 1933. Seminari Messico 1931-1936. Seminari Messico 1937-1939. Seminari Messico 1940-1949. Colleg. Pio Latino Americano 1911-1935. Visite Apostoliche 1941-1954.

4. Las noticias existentes sobre los seminarios en las 8 arqui­diócesis correspondientes al periodo estudiado, encontradas en los siguientes archivos: Archivo Biblioteca del Seminario Palafoxiano de Puebla, Archivo Biblioteca del Seminario Conciliar de México, Archivo del Seminario de Oaxaca, Archivo Histórico de la Arquidiócesis de Oaxaca, Archivo del Seminario de Morelia, Archivo Actual del Arzobispado de Morelia, Archivo del Seminario de Señor San José de Guadalajara, Archi­vo Histórico del Arzobispado de Yucatán, Archivo del Seminario Conciliar de Durango, Archivo del Seminario Arqui­diocesano de Monterrey, Archivo Histórico de la Arquidiócesis de Monterrey. Las fuentes documentales de estos archivos se detallan en la parte correspondiente a Fuentes inéditas.

5. Otras fuentes complementarias recogidas en Roma y en México:

En Roma: en el Archivo de la S. C. del Concilio, en el fondo denominado Posizioni generali 1920-1931.[5] En el Archivo del Pontificio Colegio Pío Latino Americano. Boletín de los Alumnos del Pont. Col. Pío Latino Americano y el Catalogus de inscriptiones. En el Archivo General Hijas de María Inmaculada de Guadalupe, Virgen de Guadalupe, Colegiata, Oficio, Corona, Coronación, Abad de Guadalupe.

En México: en el Archivo General de los Misioneros del Espíritu Santo, con los fondos consultados de Castroville 1929-1930, Félix de Jesús, FXL, 3, 4 y 5.

Entrevistas: 9 entrevistas realizadas entre octubre y diciembre del año 2000 a sacerdotes que vivieron su formación durante ese periodo y algunos laicos que vivieron la persecución religiosa.

Debido a lo extenso de la consulta, la documentación reunida es muy vasta, sin embargo se presenta el problema de la fragmentación a causa de la misma revolución que destruyó mucho material; por eso hay periodos en los que escasea la documentación. La tarea ha consistido en organizar con las fuentes obtenidas, una historia, lo más completa y objetiva, que refleje adecuadamente como fue la formación del clero diocesano o secular en ese periodo. Se ha optado por presentar la situación global, de conjunto que ofrecía la formación. Por lo tanto no ha sido posible profundizar en cada caso y en cada situación sino que, parece que quedará el campo abierto para otros trabajos de investigación que, de manera monográfica, aborden distintos temas generales y cada seminario en particular, como se ha ido haciendo hasta el presente. Esta tesis pretende también estimular el interés por un conocimiento más profundo de la formación del clero diocesano.

3. División del trabajo

Este trabajo está dividido en dos grandes partes:

La primera parte, titulada: La Iglesia de México en conflicto, presenta el contexto histórico o marco en el que se desarrolló la tarea de la formación del clero diocesano en México durante los años de 1900 a 1940. Dividida en IV capítulos aborda: en el capítulo I, la organización de la Iglesia Mexicana de 1900 a 1940 con una breve descripción de la geografía física del país; las provincias eclesiásticas y sus diócesis sufragáneas; noticias de su fundación, extensión, y trabajos pastorales. El capítulo II estudia: la situación político religiosa del final del Porfiriato; la figura del dictador Díaz y su relación con la Iglesia. Las leyes, los sucesos más importantes de reestructuración que vivió la Iglesia y finalmente la caída del régimen de Díaz. En el capítulo III se aborda: la revolución mexicana en relación a la Iglesia. El efímero gobierno de Madero. La primera persecución carran­cista. La Constitución de Querétaro y la Iglesia. El capítulo IV presenta los dos primeros gobiernos emanados de la revolución: el de Obregón y el de Calles. Se aborda la persecución y la lucha de los cristeros, los Arreglos y el aparente fin del conflicto.

La segunda parte: La formación del clero diocesano. Consta de IV capítulos: el capítulo V aborda los 33 seminarios existentes al comienzo del siglo XX; sus influjos principales en la formación y organización y el año de 1914 como annus horrendus que suspendió todo seminario en el país. El capítulo VI analiza de manera diacrónica los tres elementos formativos principales de los seminarios durante ese periodo: la piedad, la disciplina y los estudios. Así mismo estudia los reglamentos, los manuales y los horarios. El capítulo VII aborda de manera sintética, la vida de los seminaristas mexicanos que, por deseo de sus obispos o por la persecución callista y cardenista salieron al extranjero a estudiar. Se toca en este capítulo: los gobiernos surgidos después de los Arreglos, y el subsiguiente conflicto entre el Estado y la Iglesia. Las tres instancias que hicieron posible la subsistencia de la vida de formación de los seminarista: el Colegio Pío Latino Americano de Roma, la apertura de las diócesis españolas ante la persecución callista y la fundación del Seminario Interdiocesano de Nuestra Señora de Guadalupe en Montezuma, Nuevo México. El capítulo VIII aborda los frutos de la persecución: los obispos, los mártires, los seminarios. Presentamos a los prelados que gobernaron este periodo de la Iglesia mexicana, a través de tablas sinópticas, subrayando su participación directa en la formación del clero diocesano. Hacemos algunas estadísticas y destacamos la personalidad de varios de ellos. Los 22 mártires que aparecen, todos sacerdotes, fueron formados en este periodo o en el inmediato anterior. A través de brevísimas biografías y de una tabla sintética quisimos destacar su paso por el seminario y su entrega de vida. Y por último, un vistazo a los seminarios en torno a 1940.

Y finalmente las conclusiones de este trabajo.

5. Agradecimientos

Al final de esta introducción, quiero agradecer a quienes de alguna manera hicieron posible este trabajo de investigación:

A mis padres y hermanos.

A mi congregación de Misioneros del Espíritu Santo; a mi comunidad de Guadalupe-Madrid.

A la Pontificia Universidad Gregoriana que a través de los profesores de las facultades de teología e historia eclesiástica han fomentado en mí el amor a la verdad y a la Iglesia.

A mis hermanos en la vocación, Domenico Di Raimondo, Juan Gutiérrez y Carlos Alonso por su apoyo y cariño.

Al invaluable trabajo de María Rosario Salaverri.

Y a todos los que pusieron su esfuerzo desinteresado para ayudarme en esta empresa: Guillermo Santamaría, Guadalupe Barrera, Lilia Granillo, Pura Pujol, Pedro Arranz, Gerardo Dueñas, José Luis Piédrola, María de Lourdes Gómez, María Elena Rodríguez y los archivistas Marco Martelacci (ACEC) y Cecilia Marchese (APCPLA). A todos, gracias.


 

PRIMERA PARTE

LA IGLESIA DE MÉXICO
EN CONFLICTO

 


Capítulo I

La organización de la Iglesia Mexicana

1. Geografía de la República Mexicana

La República Mexicana, está situada en la parte suroeste de la América del Norte, o sea al norte del istmo que une a ambas Américas y puede considerarse, por lo tanto América del Norte, o América Central, porque la gran extensión de terreno que ocupa constituye el verdadero eslabón natural entre Canadá y los Estados Unidos y el resto del continente hoy llamado América Latina. Tiene una superficie de 1.987,201 km2 incluidas las islas con 4,042 km2.

1. 1. Población

La población total de la República Mexicana, para los años que vamos a estudiar, es la siguiente:

 

Año

Población del País[6]

1900

13.607,259

1910

15.160,369

1921

14.334,780

1930

16.552,722

1940

19.653,552[7]

Según la visión del español Obrador Billón, la estratificación social de la sociedad mexicana en el año de 1928, estaría compuesta de la siguiente manera:

El censo oficial de 1900 dio para toda la república una población de 13.600,000 habitantes. Hoy [1928] fundándose en los datos demográficos posteriores, se calcula en 15.000.000. Hace medio siglo el geógrafo García Cubas calculó que de los mejicanos un 19 por 100 pertenecía a la raza blanca; un 38, a la indígena, y que un 43 lo formaban los mestizos. Mas como la raza europea tiende a aumentar y a absorber a las otras, hoy se consideran como porcentajes más próximos a la verdad estos otros: un 30 para los blancos, un 20 para los indígenas y un 50 para los mestizos. También el idioma castellano, que es el oficial, va ganando terreno, según se propaga la instrucción primaria, sobre las lenguas indígenas, de las que se hablan todavía más de 100, y acabará por absorberlas.[8]

1. 2. Orografía

Conocer someramente el variado relieve del territorio mexicano, ayudará a comprender las dificultades que se han tenido que enfrentar desde tiempo inmemorial para la comunicación y contacto de sus habitantes.

Esto significó para la Iglesia un obstáculo difícil de vencer. Muchos párrocos tuvieron que vivir aislados de la ciudad episcopal, con dificultades también para comunicarse con otros sacerdotes y por lo tanto ajenos a temas de formación, confesión, o la simple charla entre miembros del mismo gremio. Las barreras naturales no favorecieron pues, una comunicación ágil. Esta misma problemática la encontraron los obispos en sus visitas pastorales.

Las cordilleras mexicanas, por su estructura y ramificaciones, pueden considerarse como una continuación de las cordilleras de Estados Unidos. La llamada Sierra Madre Oriental es una prolongación al sur de las Montañas Rocosas de Estados Unidos. Macizo imponente por su masa y elevación, sobre todo, visto desde el mar. Son montañas muy quebradas y en gran parte inaccesibles. Son notables por la belleza de sus gargantas y picos. La Sierra Madre Occidental puede considerarse una prolongación de las montañas de Arizona en Sierra Nevada, presenta grandes elevaciones como el Citlaltépetl o Pico de Orizaba; posee varios macizos volcánicos, algunos de los cuales se conservan en actividad.

La meseta mexicana, circunscrita por las dos grandes sierras mencionadas, se aproxima a la forma de un triángulo que se estrecha hacia el sur.

La península de Yucatán, no guarda relación físico-geográfica alguna con las cordilleras, o con el macizo central. Es una gran laja caliza de 30 metros de altura media, sin más elevaciones que algunas series de lomas paralelas, de unos 300 metros sobre la llanura, las más altas.[9]

El estado de Tabasco, o la mayor parte de él, es también plano, sólo que no es piedra caliza, sino tierra o barro aluvial que a través de millones de años han arrastrado las lluvias de la sierra de Chiapas hasta formar una sólida costra. Este estado de Tabasco, junto a Campeche, cuyo territorio está formado de una parte de la península de Yucatán y otra parte de la llanura tabasqueña, el estado de Yucatán y el entonces territorio de Quintana Roo, forman la llamada «gran depresión».

1. 3. Hidrografía

1. 3. 1. Ríos, lagos y lagunas

Los ríos, por la naturaleza montañosa del territorio mexicano, son de rápido curso, y por consiguiente, poco aptos para la navegación. Se puede decir que los ríos de la meseta central son pocos y de escaso caudal, y que muchas veces llevan agua sólo en tiempos de lluvia. En cambio los ríos que se precipitan de las Sierras Occidental y Oriental, son caudalosos, atraviesan grandes quebradas, son por lo general hermosos, ya que forman innumerables rápidos y cascadas, pero dificultan también la comunicación.[10]

México posee diversos lagos como el de Chapala en las fronteras de los estados de Jalisco y Michoacán, en Veracruz está el lago de Catemaco, alimentado por río San Juan, en Michoacán el lago de Pátzcuaro, y otros lagos y lagunas secundarias, que embellecen su paisaje y fecundan sus tierras de cultivo; se citan sólo algunos, los más conocidos.

1. 4. Clima

Con una geografía física tan compleja, no se puede hablar de un sólo clima sino de diferentes climas, originados por la variedad de alturas donde se detectan tres clases de temperaturas: caliente, templada y fría. Se puede hablar de «tierra caliente», desde las costas, hasta los 1,000 metros de altura sobre el nivel del mar. Hay temperaturas medias de entre 25º a 31ºC y en invierno, de 15º a 18ºC; con un aire delicioso, interrumpido por los vientos fríos del norte. La «tierra templada» se extiende de los 1,000 a los 2,000 metros; su temperatura media en verano es de 15º a 20ºC y en invierno desciende hasta los 5ºC. El mejor clima mexicano se encuentra en estas elevaciones donde la sequedad es su nota característica, de ahí la salubridad. Muchas grandes ciudades mexicanas se encuentran asentadas en esta franja: Guadalajara, Orizaba, Querétaro, León, Oaxaca, Cuernavaca, Morelia. La gradación de las estaciones es tan suave en algunos puntos, que los árboles retoñan cuando todavía tienen follaje del ciclo anterior. La «tierra fría», se eleva por encima de los 2,000 metros y alcanza la línea de las nieves. En invierno, la temperatura está frecuentemente bajo cero, y la media del verano es de 15º a 17ºC, con ligeros cambios. En todas las zonas, el cielo es notable por su pureza.

Se considera que en el territorio mexicano, por regla general, hay sólo dos estaciones: el verano de abril a septiembre, cálido y lluvioso, y el invierno, de octubre a marzo, fresco y sin lluvias.[11]

Podemos concluir que el territorio mexicano es plural en todo: en su geografía física que cuenta con costas, mesetas, llanos y fértiles valles, desiertos inmensos, montañas, cañones, volcanes activos y extinguidos; en su vasto sistema hidrográfico, y en la variedad de climas. Por esta razón, en un estudio histórico, es conveniente situar a cada región con sus características propias para una mejor y más objetiva comprensión de la actividad que nos ocupa.

2. Las Provincias Eclesiásticas

Dado que en la configuración del mapa eclesiástico mexicano ha habido una evolución constante, vamos a tomar como base la organización existente de 1906 a 1950, casi sin alteraciones, pues sólo se crearon las diócesis de Huejutla y de Papantla, así que prácticamente esta organización corresponde al periodo objeto de nuestro estudio. En estos años tenemos ocho arquidiócesis y veintiocho diócesis organizadas de la siguiente manera: hemos elegido el criterio de antigüedad de la erección de la diócesis madre para hacer la lista; la fecha indicada es la de la erección de la diócesis que andando el tiempo sería elevada a sede metropolitana.[12]

 

1. TLAXCALA/ANGELOPOLI-PUEBLA, 1519/1525, [1903][13]

Huajuápam (1903)

Huejutla (1922)

Papantla (1922)

2. MÉXICO, 1530, [1546]

Chilapa (1863)

Cuernavaca (1891)

Tulancingo (1863)

Veracruz (1863)

3. ANTEQUERA, 1535, [1891]

Chiapas (1539)

Tehuantepec (1891)

4. MICHOACÁN/MORELIA, 1536, [1863][14]

León (1863)

Querétaro (1863)

Tacámbaro (1913)

Zamora (1863)

5. GUADALAJARA, 1548, [1863]

Aguascalientes (1899)

Colima (1881)

Tepic (1891)

Zacatecas (1863)

6. YUCATÁN, 1561, [1906]

Campeche (1895)

Tabasco (1880)

7. DURANGO, 1620, [1891]

Chihuahua (1891)

Sinaloa (1883)

Sonora (1779)

8. LINARES/MONTERREY, 1777, [1891][15]

Saltillo (1891)

San Luis Potosí (1854)

Tamaulipas (1870)

 

Primero se abordará someramente cada una de las arquidiócesis, para después retomarlas en el conjunto de las diócesis sufragáneas, tratando de destacar, las características de cada provincia eclesiástica.

2. 1. El arzobispado de Puebla

En la expedición de Francisco Hernández de Córdoba el año de 1517, los españoles tocaron las costas de Yucatán y enviaron noticias del descubrimiento al gobernador de Cuba, Diego Velázquez; con inaudito celo el gobernador remitió las noticias del descubrimiento a la Madre Patria con un capellán suyo de nombre Benito Martín que al presentarse ante el emperador Carlos V, creció de tal manera el descubrimiento que inclinó al rey a que solicitara inmediatamente una diócesis; por eso, la diócesis más antigua de México, la primera, fue concedida por el papa León X en consistorio tenido el 10 de enero de 1519 mediante la bula Sacri apostolatus ministerio[16] fechada el día 24 de enero de 1519, con el título de «Carolense». La bula dice saber del rey de España cierto descubrimiento de la región llamada Yucatán, de tal manera extensa, que no se sabía si era isla o continente; y que, como se había fundado en sus costas un pueblo llamado de Santa María de los Remedios, erigía por la presente bula un obispado en dicha ciudad con el nombre de Carolense y nombraba como primer obispo al dominico Julián Garcés. Todo esto quedó sin efecto, puesto que los españoles no habían fundado ningún pueblo y más bien, habían sido expulsados por los indios y regresaron a la isla de Cuba. Cuando Hernán Cortés, llegó a la ciudad de Tenochtitlán, la tomó y venció, pidió al emperador que los límites del obispado Carolense se extendieran hasta esa ciudad. Con una Cédula Real, fechada en Granada el 19 de septiembre de 1525, el rey extendía el obispado de Yucatán o Carolense hasta comprender Tlaxcala, Veracruz, Tabasco y gran parte de Chiapas; se fijó la sede de la diócesis en Tlaxcala en premio a la leatad que los tlaxcaltecas habían tenido con
los conquistadores.[17] Posteriormente, Clemente VII, con la
bula Devotionis tuae probata sinceritas[18] del 13 de octubre de 1525,[19] aprobó y confirmó los límites que había asignado Carlos V a la diócesis «Carolense». En 1527 fray Julián Garcés tomó posesión de su diócesis en la iglesia de los franciscanos de Tlaxcala, erigiéndola como catedral con el título de Santa María de la Pura Concepción, hasta que por Real Cédula del 6 de junio de 1543, la sede fue trasladada a Puebla, conservando el nombre de Tlaxcala-Puebla.[20] Posteriormente, Pío X
, con la bula Praedecessoris Nostri[21] del 11 de agosto de 1903, elevó la sede a metropolitana y le cambió el nombre con el que anteriormente se le conocía de Tlaxcala-Puebla por el de Angelópoli-Puebla.[22]

La arquidiócesis abarcaba casi todo el estado de Puebla y casi todo el estado de Tlaxcala, en una superficie de 25,833 km2. Su población, en 1930, era de 1,200,000 habitantes.[23]

El relieve montañoso de Puebla es sumamente accidentado, predominando las abruptas cadenas montañosas. Puebla tiene los picos más altos del país, como el Pico de Orizaba o Citlaltépetl, el Popocatepetl y el Iztaccihuatl, que comparte, los tres, con otros estados. Está también La Malinche en el valle de Puebla-Tlaxcala.

A causa de la variación del relieve, el clima es desde tropical hasta frío; en el Norte, sobre la llanura costera, es tropical, con lluvias en verano, hacia el Oeste, la lluvia aunada a las altas temperaturas, produce un clima tropical con lluvias de monzón. En las partes más elevadas, disminuye la temperatura y se convierte en un clima templado, semicálido. En torno a los 2,000 metros sobre el nivel del mar, el clima se vuelve templado con lluvias abundantes en verano. Las cuatro montañas más elevadas, tienen un clima frío de alta montaña.

Puebla tiene numerosos yacimientos minerales no metálicos, yeso, feldespato, arcilla, mármol, talco, bentonita.

Debido a su situación geográfica, es un centro de dispersión hidrográfica; al estar situada en las partes más altas del país, las abundantes lluvias y deshielos de sus montañas, alimentan a numerosos ríos que se aprovechan en fuerza hidroeléctrica y en menor escala en riego. Los suelos de los valles centrales son apropiados para la agricultura. Las áreas forestales tropicales cubren el 10% del territorio. Los bosques templados abarcan el 15% de la entidad. Hay también una zona forestal semidesértica que comprende otro 10% del territorio.

Puebla es una de las entidades del país con mayor número de indígenas, superada sólo por Oaxaca y Chiapas. Los grupos étnicos que ahí se encuentran son: nahua, otomí, mixteco, totonaco, mazateco y popolaca. Las mayores concentraciones de indígenas se encuentran en el Noreste, sobre la Sierra Madre Oriental.[24]

Las principales poblaciones del arzobispado, además de Puebla de los Ángeles son: Apizaco, Ocotlán, Acatzingo, Amozoc, Huejotzingo, Texmelucan, Tezuitlán, Izúcar, Tulancingo, Atlixco, Huamantla, Tetela del Oro, y Cholula.

2. 2. La arquidiócesis de México

El arzobispo de México José Mora y del Río,[25] presentaba en 1914 ante la Santa Sede la historia de la erección de su diócesis de la siguiente manera:

El día 2 de septiembre del año 1530 fue erigida la Diócesis mexicana por el Papa Clemente VII, con la Bula Sacri Apostolatus.[26] El 12 de febrero de 1546 se elevó a la dignidad de Iglesia Metropolitana por el Papa Paulo III[27]. Ahora tiene cuatro diócesis sufragáneas: Veracruz, Tulancingo, Chilapa y Cuernavaca.[28]

Afirmaba que su arquidiócesis tenía una superficie de 28,300 km2 que se extendía por el Distrito Federal, capital de la República, conocida también con el nombre de Ciudad de México, los estados de Hidalgo, Tlaxcala y México. Para 1920, el mismo arzobispo, en su relación ad Limina presentaba una reducción del territorio de su arquidiócesis, pues para 1920 contaba con 23,000 km2.

La arquidiócesis de México se encuentra en el corazón del
país y abarca la zona del altiplano o meseta más alta y aquí conviene indicar que la ciudad episcopal, México D. F. ha sido siempre la ciudad más poblada del país, sede de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial. Centro político, militar y económico por excelencia que ha ido concentrando a la mayor población de todas las ciudades del país siguiendo la siguiente evolución:

Año

Población del D. F.[29]

1900

541,516

1910

720,753

1921

906,063

1930

1.229,576

1940

1.757,530

La Ciudad de México no agota ciertamente toda la arquidiócesis, sin embargo habrá que destacar la magnitud y centralidad de la sede, que si no es la más antigua del país, sí la más importante desde el principio. Además de la capital, otras ciudades significativas, según los datos proporcionados en las visitas ad Limina del arzobispo de México eran: Tacubaya, Tacuba, Mixcoac, Toluca, Atzcapotzalco, Guadalupe, Tenan­cingo. Para el año de 1914, se contabilizaron un total de 1.839,250 habitantes, de los cuales eran católicos 1.638.000[30] y para 1920, el arzobispo Mora y del Río, volvía a dar la misma cifra de habitantes ya que aseguraba que: «todavía, en estos últimos tiempos no se ha hecho el censo».[31] Las agitadas circunstancias del país lo impidieron y no hubo censo sino hasta 1921. Vemos que la Ciudad de México, en esta evolución de 40 años, tuvo: en 1900 el 3.9 % de la población total del país, en 1910 el 4.75%, en 1921 el 6.32%, en 1930 el 7.42% y en 1940 el 8.94%. Estas cifras nos permiten valorar, al menos numéricamente el incremento de la importancia pastoral que va cobrando este arzobispado en la primera mitad del siglo XX.

2. 3. El arzobispado de Antequera

Así presentaba el primer arzobispo de Antequera, monseñor Eulogio Gregorio Gillow[32] su arquidiócesis en la relación de la visita ad Limina del año de 1920.

La diócesis fue fundada por el Santísimo PAPA PAULO III, con la Bula Illius fulcite praesidio, en el año de 1535 el 5 [sic] de junio;[33] y elevada a METROPOLITANA del Santísimo PAPA LEÓN XIII, con la Bula ILLUD IN PRIMI [34] en el año del Señor de 1891, el 23 de junio. Goza de los privilegios universales de la América Latina. Posee dos sedes sufragáneas: las diócesis de Chiapas y la de Tehuantepec.

La extensión de la diócesis es de 91,664 km2; el nombre civil, Estado de Oaxaca en la República Mexicana; el clima es variado; la lengua principal es el Español.

La residencia del Ordinario: CALLE INDEPENDENCIA nº 37, ciudad de Oaxaca, República Mexicana. Todos los habitantes están censados y son 900,000; las ciudades principales, además de la episcopal, son enumeradas en seguida: Tehuacán, Tlaxiaco, Tlacolula, Nochixtlán, San Andrés Miahuatlán, Ejutla, Ocotlán, San Lorenzo Zimatlán. Casi todos los habitantes, excepto poquísimos, son católicos, pertenecientes al rito latino; los acatólicos se dividen en cuatro grupos principales: liberales, racionalistas, protestantes y masones.[35]

Dos años más tarde, a sus 81 años, el arzobispo Eulogio Gillow pedía para sí un obispo coadjutor que le ayudara en las tareas pastorales y a raíz de esa petición, en la S. C. del Concilio se conservó el informe enviado que completa la anterior presentación de arquidiócesis de Antequera con los siguientes datos:

Esta [la arquidiócesis] abraza todo el Estado de Oaxaca y tiene una extensión de 92,000 km2. Su suelo es excesivamente montañoso y contiene grandes riquezas minerales, y precisamente de oro, plata, hierro, plomo, arcillas plásticas, salinas y carbón. La población que asciende a 1.041,000 hbs., se dedica a la agricultura y a la industria del tabaco, de la caña de azúcar, del algodón, del índigo, del bálsamo, etc.[36]

Es importante destacar que Oaxaca contaba con una notable presencia indígena, cada etnia con sus tradiciones, lenguas y costumbres; ahí se encontraban los cuicatecos, chatinos, chinantecos, chochos, chontales, ixcatecos, mames, mazatecos, mixes, mixtecos, ojitecos, triquis, zapotecos, zoques. Si la presencia indígena en México era constante, en Oaxaca, junto a Chiapas, Puebla, Guerrero y Yucatán, era de una concentración tal que habría de marcar unas pautas pastorales distintas y que exigiría a los sacerdotes de dichos lugares, esfuerzos especiales en cuanto a las lenguas y en cuanto a los desplazamientos hacia cada asentamiento del grupo étnico. Aunque el arzobispo constata que la lengua principal es el español, pues es verdad que fue desde antiguo la lengua vehículo para comunicar a los distintos grupos étnicos.

2. 4. El arzobispado de Michoacán

El arzobispo de Michoacán, Leopoldo Ruiz y Flores,[37] hizo la presentación de su arquidiócesis, en la visita ad Limina de 1920, de la siguiente manera:

La diócesis de Michoacán fue erigida por Paulo III[38] en el año del Señor de 1536[39] bajo el título de San Francisco de Asís y se le asignó como sede la ciudad de Zintzuntzan. La sede episcopal fue trasladada por mandato de Julio III a la ciudad de Pátzcuaro bajo el título del Santísimo Salvador el año de 1540 [sic],[40] y de ahí, a la ciudad de Valladolid, llamada ahora Morelia, bajo el mismo título, en el año de 1580, con la autoridad de Gregorio XIII. Fue erigida en grado de Arquidiócesis el año de 1863 con la autoridad de Pío IX[41] y tiene como sufragáneas las diócesis de León, Querétaro, Zamora, y, por reciente decreto, Tacámbaro.[42]

El territorio de la arquidiócesis era de 27,372 km2 antes de que se erigiera la diócesis de Tacámbaro en 1913, pero como el decreto de erección no se ejecutó hasta el 20 de junio de 1920, en la relación de la visita ad Limina que hace el arzobispo Leopoldo Ruiz y Flores en 1920, dice que el territorio de la arquidiócesis después de la mencionada desmembración quedó con una extensión de 22, 136 km2.

El 22 de noviembre de 1924 a la arquidiócesis de Michoacán se le cambió el nombre por el de Morelia.

La arquidiócesis michoacana ocupa un vasto territorio en la porción centro oeste del país que cuenta con numerosos valles, sierras, lagos y ríos, de tal manera que la hacen fértil y de rico potencial. El clima en la mayor parte de esta extensión goza de temperaturas templadas y agradables; es poco frecuente que el termómetro llegue a los 30ºC.

En 1920, el número de habitantes en la arquidiócesis era de 1.045,155, sin contar los 102,756 que pasaron ese año a formar parte de la diócesis de Tacámbaro. La ciudad de Morelia, sede arzobispal, en ese mismo año tenía 40,042 habitantes.

Las ciudades principales que pertenecían a esta arquidiócesis eran: Acámbaro, Celaya, La Piedad, Moroleón, Pátzcuaro, Pénjamo, Puruándiro, Salamanca, Salvatierra, Santa Cruz.

El arzobispo Ruiz y Flores constataba que: «La lengua oficial y común es la española; no obstante sin embargo, tres o cuatro parroquias conservan aún las lenguas aborígenes de los indios, tarasco y otomí».[43] Por lo que, como en otras regiones del país en donde había una apreciable concentración indígena, a los obispos les planteaba proyectar el estudio de dichas lenguas para los sacerdotes que estaban al frente de tales parroquias.

2. 5. El arzobispado de Guadalajara

Guadalajara fue fundada como diócesis por Paulo III el 13 de julio de 1548 mediante la bula Super speculam militantis Ecclesiae[44] con el título de Compostelana por habérsele asignado como sede la ciudad de Compostela. Fue trasladada a su sede de Guadalajara, que fue siempre la efectiva, por Real Cédula el 10 de mayo de 1560. Pío IX la elevó a arquidiócesis mediante la bula Romana Ecclesia[45] el 6 de enero de 1863. En cuanto a la extensión de la arquidiócesis en el periodo que nos ocupa, no pudimos encontrar datos precisos en los archivos consultados porque no existen en el Archivo Secreto Vaticano, relaciones de visita ad Limina de 1900 a 1922. Sin embargo, en 1954 tenía una extensión de 52,000 km2, que es aproximadamente el territorio que conservó, hasta la erección de la diócesis de Autlán en 1961. El mismo problema nos encontramos para la población de la arquidiócesis, pero para 1909 encontramos lo siguiente: «En cuanto a la población de la arquidiócesis, por los informes de los señores párrocos, en la Capital hay 143, 779 (los datos oficiales de dos a cinco años antes acusan 110, 000) en cinco parroquias; y fuera, en 76 parroquias, 991,269 aproximativamente [sic]. Total: 1.135,048 habitantes.»[46]

Cabe destacar la importancia de la sede ya que desde antiguo Guadalajara figuró como un centro de cultura y economía, independiente de la capital. Desde los inicios del siglo XX ha sido la segunda ciudad del país en población. A su crecimiento ha contribuido, sin lugar a dudas, su ubicación, ya que se encuentra en la parte oeste de la cuenca del río Lerma-Santiago, y al norte del lago de Chapala y en la región en que el paso a la Sierra Madre Occidental es más accesible; es por esto un lugar de tránsito forzoso hacia la vertiente oeste. Por eso Guadalajara se convierte en un centro en el que confluyen abundantes caminos.[47]

 A lo largo de los primeros años del siglo XX, Jalisco incrementó su agricultura, comercio e industria, y en especial se desarrolló su capital, Guadalajara. Esto le permitió consolidar su independencia respecto al gran centro, la capital del país y esto se va a manifestar en todos los órdenes, aun en el de la formación de su clero, como veremos más adelante.

En general, domina un clima templado, moderado, con corta oscilación térmica y lluvias moderadas en verano y principios de otoño. Las principales ciudades en esa época, pertenecientes a la arquidiócesis de Guadalajara, eran, además de la ciudad episcopal: Zapotlán el Grande (Ciudad Guzmán), San Juan de los Lagos, Atotonilco, Lagos, Jalostotitlán, Totatiche.

2. 6. El arzobispado de Yucatán

Así presenta a su arquidiócesis el arzobispo Martín Tritschler[48] en su visita ad Limina del año de 1920.

Esta diócesis es una de las más antiguas de toda América. Fue primero erigida por León X mediante la bula Sacri Apostolatus con fecha del 24 de enero de 1518 [sic];[49] pero con esta bula se concedía la facultad apostólica al Rey Católico de erigirla no aquí, sino en Tlaxcala, que había ayudado a los conquistadores españoles, y se le encomendó fuera ejecutada; posteriormente Pío IV en el año de 1561[50] con otra bula de erección, cuyo ejemplar fue encontrado hace poco tiempo y publicado por el Archivo Sevillano. Fue erigida en grado de Metropolitana por n. s. Pío X mediante la bula dada el día 11 de noviembre de 1906, asignándole dos sufragáneas, o sea, las diócesis de Tabasco y Campeche.

En el año de 1895, fue la última desmembración que se hizo para erigir la diócesis de Campeche, cuyos confines son: al norte el Golfo de México, al oriente el Mar de las Antillas, al sur y al occidente la diócesis de Campeche. Ocupa la porción de la parte externa de la península de Yucatán y comprende todo el Estado civil del mismo nombre y además la menor parte del territorio nacional llamado «Quintana Roo». El clima es calidísimo, cuya región es intertropical, plana y con colinas que se elevan pocos metros sobre el nivel del mar. […].

Además de Mérida, que es la capital de la Diócesis y del Estado Civil, hay otras 6 ciudades, 18 pueblos, 150 rancherías, 1,380 grandes fundos rústicos (vulgarmente llamados haciendas) y 450 menores (vulgarmente llamados ranchos). El total de habitantes es de 350 mil. De estos, 70.000 habitantes están en las ciudades; el resto están en los pueblos, dado que no tienen sino 5, 6, 7 o a lo sumo 8 mil habitantes. La máxima parte la constituyen los católicos, están presentes pocos protestantes (calculo que no más de dos mil), algunos venidos de China y Corea, todos ellos infieles y muchos orientales, la mayoría católicos del rito maronita.[51]

A estos datos, sólo añadimos lo siguiente: La extensión de la arquidiócesis era de 52,000 km2. No existe ningún río importante, debido a la porosidad del terreno. Abundan los cenotes, que son ojos de agua dulce. Por no ser tierra volcánica, los recursos minerales son escasos. Su amplia costa de 350 km. posibilita un rico recurso pesquero. Las ciudades principales del arzobispado, además de Mérida, son: Valladolid, Tizimín, Tikul, Hunucmá, Progreso, Motul.

2. 7. El arzobispado de Durango

El arzobispo Francisco de Paula Mendoza y Herrera,[52] en abril de 1913 año que rinde su relación en visita ad Limina, nos presenta a su arquidiócesis de la siguiente manera:

La santidad de Pablo V erigió esta diócesis bajo el nombre de «Iglesia de la Nueva Vizcaya»[53] el 1 de septiembre de 1623. [sic][54] El 23 de junio de 1891 [la Santidad de nuestro señor] León XIII promovió esta diócesis de Durango a la categoría de Arquidiócesis, designando como sufragáneas las diócesis de Sonora, de Sinaloa, de Chihuahua y el Vicariato Apostólico de «Baja California». La arquidiócesis de Durango se encuentra entre los 22º 53' y 20» y 26º 27' 30» de latitud N., y entre los 3º 45' y 7º 47' de longitud O., tocando el Meridiano Mexicano […] El arzobispado está en parte de aquella región que es llamada «Meseta Mexi­­cana». Los grandes montes que son llamados «Sierra Madre» desde el Oriente hacia el Norte y por el Occidente hacia el sur lo dividen de Sinaloa. La región es en general fértil y fecunda al pie de los grandes montes de la Sierra Madre ya que es regada por los ríos. Al Este y al Norte se muestra árida y tiempo atrás era habitación de tribus salvajes. Sin embargo hay fertilísimos valles como el Nazas, Poanas y Güichapa. El clima es variado. Frío en la cima de los montes de la Sierra Madre. Cálido a los lados de dichos montes hacia el Oeste; moderado en la llanura. La ciudad de Durango se encuentra a 1,926 m. sobre el nivel del mar. De los habitantes del arzobispado, 400,000 usan la lengua española; seis o siete mil el mexicano, el tepehuán, el cora o el huichol […] Después de la ciudad de Durango, ciudades importantes son: Gómez Palacios, Lerdo, Mapimí, Santiago Papasquiaro y Sombrerete.[55]

Siendo la ciudad de Durango, sede arzobispal, especialmente aislada en la geografía mexicana, el arzobispo curiosamente tiene el cuidado de anotar que: «tiene comunicación ferroviaria con otras ciudades; es más, con toda la República Mexicana, con los estados Septentrionales de la Unión Americana y aún, a través del mar con Europa y todo el Mundo».[56]

La superficie de esta arquidiócesis era de 132,000 km2, también con una gran riqueza forestal, grandes áreas de pastizal de clima seco, base para la cría de ganado. En la Sierra Madre hay diversos yacimientos minerales: plomo, zinc, oro y plata; hierro, sílice, fosforita y caolín.

2. 8. El arzobispado de Linares

El arzobispo Francisco Plancarte y Navarrete[57] envió las noticias generales de su arquidiócesis, de una manera muy extensa y completa, al entonces delegado apostólico en México, Tommaso Boggiani, en agosto de 1913.

Su Santidad Pío VI erigió la Diócesis de Linares por la Bula Relata Semper, el 25 de diciembre de 1777 [sic].[58]

Límites: comprendía los Estados de Nuevo León, Tamaulipas, Coahuila y Texas; pero después fue quedando más reducida con la separación de Texas; y por la erección de los Obispados de Tamaulipas y Saltillo. Su Santidad León XIII elevó la Diócesis de Linares a Arquidiócesis el día 13 de agosto de 1891 [sic],[59] asignándole como sufragáneas las de San Luis Potosí, Tamaulipas y Coahuila. Los límites actuales de la Arquidiócesis de Linares son los mismos del estado de Nuevo León, a saber, al N. Coahuila y Estados Unidos; al S. San Luis Potosí y Tamaulipas; al E. Tamaulipas; y al O. Coahuila, S. Luis P. y Zacatecas.

Superficie y habitantes: tiene 64,838 kms2 y 365,150 habts.

Indios de raza pura casi no los hay; la generalidad de los habitantes son de raza mestiza.

Noticias generales acerca de los habitantes. La generalidad de los habitantes del Estado está bastante ilustrada; y relativa­mente a su población es N. León uno de los Estados en donde hay menos analfabetas. Hay 63 colegios o escuelas particulares (entre los que se cuentan los que sostiene o patrocina la Iglesia), y 311 escuelas de instrucción primaria que sostiene el Gobierno. A los primeros concurren más de 4,000 alumnos, y a los segundos más de 25,000. Las ocupaciones principales de los habitantes del Estado son la agricultura, la ganadería y la industria; no faltan algunas minas.

Naturaleza del suelo, fertilidad, productos: El suelo por lo general no es tan feraz como el de otros Estados, ni las lluvias tan abundantes. Sin embargo, con estas aguas y con las de rega­dío se levantan abundantes cosechas, y de ellas así como también de la ganadería se sostienen la mayor parte de los pueblos del Estado. Hay que advertir que en la parte Norte del Estado y en el Este y centro la propiedad es bastante repartida, pero al sur y por la sierra hay también muchas grandes haciendas. Varios ríos y arroyos fertilizan el Estado. Hay dos o tres pueblos cuyo principal ramo de vida es la minería. El Estado en general no es rico; lo que principalmente le da importancia es el comercio e industria de su capital.

Los ferrocarriles son los siguientes: Nacional Mexicano, de Méxi­co a Monterrey y a Laredo, de Monterrey a Matamoros, de Monterrey a Reata; Central, de Torreón a Monterrey, y a Tampico. Telégrafos: una red telefónica comunica la Capital con las principales poblaciones del Estado y con todos los pueblos cercanos a Monterrey. Todas las poblaciones están unidas por buenos caminos carreteros, y sólo en algunas poblaciones de la sierra hay alguna dificultad para llegar a ellos en coche.

Clima y salubridad: El clima del Estado es variado porque lo son las alturas de las diversas regiones del Estado. La parte del N. y E. es caliente: en esa parte se encuentra la capital. La parte sur atravesada por la Sierra Madre, es templada y en algunos puntos fría. En general el clima es templado, seco y sano. No hay paludismo, fiebres u otras enfermedades endémicas.

El estado general de la Iglesia en estas regiones no es próspero ni con mucho, antes hay bastante indiferencia religiosa entre la generalidad de la población y aun entre los que se tienen por católicos, principalmente entre los hombres, quienes viven por lo común muy alejados de las prácticas religiosas. Sin embargo, en la Capital y en algunas poblaciones foráneas se observa notable movimiento religioso principal­mente los domingos, la Semana Santa y algunas fiestas. La Iglesia es bastante pobre; sin embargo sostiene un culto relativamente espléndido con ayuda de las limosnas de los fieles y en particular de las Asociaciones piadosas. Durante la Visita Pastoral suele haber bastante movimiento religioso en las poblaciones foráneas.[60]

Sólo agregamos que la bula de elevación a arzobispado es la Illud in primis[61] del 23 de junio de 1891 y que el nombre del arzobispado fue hasta 1922 «Linares» o «Nuevo León de Linares» y a partir de entonces «Monterrey».

2. 9. Conclusión

Son estos los ocho arzobispados mexicanos que encabezan la Iglesia y que podemos apreciar en estas tablas comparativas:

Nombre

Fundación

Extensión km2

Puebla (Angelopoli)

1519/1525, [1903]

25,833

México (Mexican)

1530, [1546]

23,000

Antequera (Antequeren)

1535, [1891]

91,664

Michoacán (Morelien)

1536, [1863]

22,136

Guadalajara

1548, [1863]

52,000

Yucatán (Yucatanen)

1561, [1906]

52,000

Durango (Duranguen)

1620, [1891]

132,000

Linares (Monterreyen)

1777, [1891]

64,838

En cuanto a la población, aporto los datos encontrados en la diferente documentación por considerarlos seguros:

Nombre

1909

1913

1920

1930

Puebla

 

 

 

1.200.000

México

1.800,000

1.839,250

 

2.373,360

Antequera

 660,000

 

900,000

800,000

Michoacán

1.000,000

 

1.045,153

1.000,000

Guadalajara

1.135,048

 

 

 

Yucatán

312,000

 

350,000

 

Durango

370,294

400,000

 

 

Linares

327,937

365,150

 

 

Estos reportes de población, son muy irregulares debido a la guerra y las enfermedades como veremos más adelante, pero nos baste esta noticia del arzobispo de Durango en 1920 para comprender la difícil situación que se vivió: «Los habitantes de la arquidiócesis perecieron cerca de una cuarta parte a causa de la guerra y de las epidemias llamadas vulgarmente gripa y tifo».[62] De la población, poco podemos agregar debido a lo escaso de las noticias, pero se observa una concentración mayor en las arquidiócesis centrales y un crecimiento anómalo debido a las guerras y enfermedades, quizá exceptuando la arquidió­cesis de México.

Podemos también observar que las arquidiócesis, en general son muy extensas, haciéndose mayor la dilatación a medida que se alejan del centro. Por supuesto que la vastedad no corresponde a la población. Por ejemplo, la arquidiócesis de Durango es casi seis veces mayor que la de México o Michoa­cán; México, Michoacán y Puebla tienen prácticamente la misma extensión, y lo mismo es para Yucatán y Guadalajara.

Aquí cabe hacer una nota aclaratoria con respecto a la población católica de todo el país y para todo el periodo. Como observa el historiador jesuita José Bravo Ugarte:

Según las estadísticas oficiales, el número de católicos siguió el ritmo del crecimiento natural de la población:[63]

Años

1895

1900

1910

Población general

12.632,425

13.607,257

15.160,377

Católicos

12.517,518

13.519,655

15.033,076

% de la población g.

99.09

99.36

99.16

El alto porcentaje censal de los católicos expresa –aproxi­madamente sin duda– el de los bautizados en la Iglesia Católica; no tanto el de los fallecidos en el seno de ésta, y muchísimo menos el de los católicos prácticos que era muy inferior por desgracia.[64]

Ha sido tradición que la inmensa mayoría de los mexicanos declare profesar la fe católica, así que resultaría insignificante distinguir entre población total y católicos, aunque en la realidad una cosa sea estar bautizado y otra cosa vivir y actuar según la fe católica.

3. Las diócesis sufragáneas

3. 1. De Puebla o Angelópoli

Las diócesis sufragáneas de este arzobispado, eran: Huajuapan, Huejutla y Papantla.

3. 1. 1. La diócesis de Huajuapan de León

En el año de 1913, el primer obispo de esta diócesis, Rafael Amador y Hernández,[65] en su primera relación de la visita ad Limina, dejó consignado este completo cuadro con noticias generales sobre su obispado:

La anterior iglesia parroquial tenía el título de San Juan Bautista y tal título fue conservado cuando fue erecta en Catedral el año de 1902, el 25 de abril por el Rmo. Señor el Papa León XIII mediante la bula «Apostolica Sedes»[66] la cual fue ejecutada por el Rvmo. Arzobispo de México, al que se le comisionó para que lo hiciera personalmente o nombrara alguna otra dignidad eclesiástica como subdelegada; de ese modo, las facultades de dicho mandato arzobispal recayeron en el Rvmo. Sr. Francisco Plancarte y Navarrete, obispo de Cuernavaca que aplicó la ejecución de los mandatos de la antes citada bula el 12 de mayo del año del Señor de 1903. En la bula «Apostolica Sedes» se designaba que la diócesis a erigir se denominase «Mixtecas», tomando así el nombre con el que los aborígenes llamaban a la comarca; después, a decir verdad, la Sagrada Congregación Consistorial mediante el decreto «Litteris Apostolicis» expedido el 13 de noviembre de 1903,[67] fue sustituido su primitivo nombre, pasando a llamarse Huajuapan de León o Huajuapatamen; en el mencionado decreto «Litteris Apostolicis» a mí me fue delegado ejecutar tal mandato por el Rvmo. Arzobispo de México y se realizó el 28 de enero de 1904. Esta Diócesis goza de los privilegios que generalmente tienen las diócesis de la República Mexicana, con ese título especial se adquirió; es sufragánea del Arzobispo Angelopolitano y limita al Norte con la Arquidiócesis Angelopolitana, con Antequera al Sur y al Oriente y al Occidente con la diócesis de Chilapa.

La extensión de la diócesis es de 13,545 kilómetros cuadrados; pertenece en lo civil a dos Estados a Oaxaca y a Puebla; la temperatura del ambiente es variada, no obstante prevalece el calor y también el clima ardiente. La lengua de los moradores es el español, exceptuando en aquellos no pocos pueblos indígenas en los que se habla la lengua aborigen llamada «Mixteca».

El obispo de Huajuapan reside en la ciudad del mismo nombre, designada como cabeza de la diócesis por el Rvmo. Sr. Papa León XIII en la bula de erección; esta ciudad pertenece a Estado de Oaxaca.

(La diócesis) Consta de dos ciudades y doscientos pueblos, una con muchas más partes de lo que el vulgo llama «Ranche­rías». En esta diócesis todos los habitantes profesan la religión católica, si se exceptúan los poquísimos que en dos parroquias han abrazado las sectas protestantes.[68]

A este completo informe agregamos solamente que esta región llamada «Mixteca Alta» y «Mixteca Baja», es un terreno parcialmente montañoso de clima templado y cálido; posee yacimientos de plomo, cobre y carbón. En la zona hay una significativa presencia de grupos indígenas mixtecos.[69]

La población de la diócesis era de 175,041 en 1909.[70] Para el año de 1930 se reporta una población de 200,000.[71] En las dos relaciones de visita ad Limina de 1913 y 1920 de esta diócesis, que existen y consultamos, no se reportó el número de habitantes o por descuido o simplemente por ignorar el número.

3. 1. 2. La diócesis de Huejutla

Esta diócesis fue erigida por el papa Pío XI el 24 de noviembre de 1922[72] mediante la bula Inter negotia.[73] Se encuentra localizada en la región oriental del estado de Hidalgo. Tiene una superficie aproximada de 5,128 km2.

Debido a su reciente fundación, existen muy escasos testimonios documentales a consultar. Por ejemplo, el seminario de esta diócesis fue fundado en el año de 1926, inmediatamente disuelto y sólo reabierto de nuevo hasta el año de 1944.[74]

Hay una interesante noticia que nos revela la dura realidad de una diócesis recientemente creada: «Entre la diócesis mexicanas existentes, la mayor parte de ellas labora con escasez de sacerdotes ya que cada una de ellas carece de los elementos pecuniarios para establecer su proprio Seminario. Entre estas diócesis, sobresale la nuestra que es de recentísima creación, y que sería mejor hablar de ella como de «Lugar de Misión»».[75]

La diócesis de Huejutla se encuentra situada en el límite noreste del estado de Hidalgo, en el confín con el estado de Veracruz, en la zona llamada de las Huastecas; que es un lomerío de poca altura, perteneciente a la cuenca baja del río Pánuco. Tiene un clima de transición entre el tropical y el templado, con lluvias todo el año y con una temperatura media de 22ºC. Los grupos indígenas presentes son los huastecos y náhuas.[76]

3. 1. 3. La diócesis de Papantla

Esta diócesis fue erigida por el papa pío XI el 24 de noviembre de 1922[77] mediante la bula Orbis Catholici Regimen.[78] Ocupa un territorio compartido entre los estados de Veracruz y Puebla con una superficie territorial aproximada de 12,000 km2. Como sucede con la diócesis de Huejutla, el material archivístico de este periodo es casi inexistente.

La diócesis de Papantla tiene un clima tropical húmedo, con lluvias en verano, especialmente en la parte que toca al estado de Veracruz. Las lluvias son de tipo monzónico. En la parte de Puebla, que es una región muy montañosa, está la Sierra Madre Oriental con regiones inexploradas, el clima es húmedo y semicálido con temporada templada.

La diócesis tiene recursos naturales varios; bosques espesos de coníferas y encinos ocupan las partes altas; en las partes bajas se encuentran selvas. Existen los cultivos propios del clima tropical como café, caña de azúcar, vainilla, tabaco, abundancia de frutas y maderas preciosas. La población indígena es significativa y pertenece a los grupos nahua y totonaco.[79]

3. 1. 4. Conclusión

Lo primero que podemos concluir es que de esta provincia eclesiástica existen pocos datos archivístico del periodo estudiado que pueden revelar, además de que son tres diócesis sufragáneas muy recientes, la dificultad en la administración. También se da el caso de que todas estas diócesis se encuentran en territorios «compartidos» o sea, no corresponden los límites del estado civil a los de la diócesis; así el arzobispado Angelopolitano tiene parte de Puebla y parte de Tlaxcala; Huajuapan de León, parte de Oaxaca y parte de Puebla, Huejutla, parte de Hidalgo y parte de Veracruz y Papantla, parte de Puebla y parte de Veracruz. La demarcación de estas diócesis, al menos de las sufragáneas, parece que obedeció más a criterios de regiones naturales y étnicas que civiles.

 

Nombre

Fundación

Exten. km2

Puebla o Angelopoli

1519/1525 [1903]

25,833

Huajuapan de León (Huaiapanen)

1903

13,455

Huejutla

1922

5,128

Papantla

1922

12,000

Total

 

56,416

 

La población de la Provincia Eclesiástica de Puebla, según los escasos datos encontrados en los distintos archivos, es la siguiente:

 

Nombre

1909

1915

1920

1930

Puebla

 

 

 

1.200,000

Huajuapan

175,041

 

 

 200,000

Huejutla

 

 

 

 

Papantla

 

 

 

 

 

Un dato más a tener en cuenta para esta región, es la notable y variada concentración indígena, ya que encontramos diversos grupos como nahua, otomí, mixteco, huasteco, totonaca, maza­teco, popolaca, mazahua, mixe. Esto plantea una realidad cultural compleja, y un indudable atraso social y económico en un ámbito relativamente poco extenso.

3. 2. De México

Las diócesis que eran sufragáneas de la arquidiócesis de México en el periodo que nos ocupa, eran Chilapa, Cuernavaca, Tulancingo y Veracruz, veremos los datos generales de cada una de ellas:

3. 2. 1. Diócesis de Chilapa

Con la bula Universi dominici gregis, Pío VII erigía en 1816 la diócesis de Chilapa. Esta no llegó a ejecutarse debido a las luchas de independencia. Hubo que esperar 46 años más cuando Pío IX con la bula Grave nimis[80] erigió definitivamente la diócesis el 26 de enero de 1863.[81]

Todo lo que se diga del estado de Guerrero, se dice de la diócesis pues entonces coincidían. Localizado en el sur del país, tiene una superficie de 64,281 km2. Su territorio es de los más montañosos de la República ya que la Sierra Madre del Sur atraviesa la parte central del estado, lo que repercute en las características del clima, vegetación e hidrografía, así como en el patrón de asentamientos humanos y actividades económicas. Enclavado en una zona sísmica, se considera la tercera zona telúrica de América.

La compleja estructura orográfica hacía de Guerrero una de las zonas menos comunicadas de México.

La hidrografía guerrerense es otra fuente de dificultades para las comunicaciones. Centenares de ríos, arroyos y barrancas atraviesan el territorio; el río Balsas, uno de los más caudalosos del país, hace su curso de oriente a poniente y luego de norte a sur.

Guerrero es tierra de contrastes y esto se refleja en su clima que es muy variado: aunque en su mayor parte el clima es cálido debido a su posición geográfica, las porciones más elevadas de la Sierra Madre del Sur, Sierra de Campo Morado, el Valle de Chilpancingo y las Sierras de Malinatepec y Pajaritos son templadas y en algunas zonas el clima alcanza a ser frío. El régimen de lluvias es veraniego. En el extremo noroccidental del estado, en la región de Tierra Caliente, las condiciones del clima son las de tipo seco estepario. La humedad aumenta del litoral hacia las montañas; las zonas más lluviosas son la Sierra de Malinatepec y de Campo Morado, con más de 2,000 mm. de precipitación anual. La Sierra de Huitzuco es una de las zonas con menor número de días nublados del país. La costa de Guerrero se ve afectada por los ciclones tropicales de verano-otoño que, si bien son devastadores al entrar en tierra, aportan humedad para la agricultura temporalera.[82]

Los recursos de esta diócesis eran múltiples: minerales de zinc, oro plata, barita. Guerrero es uno de los estados con mayor riqueza forestal, recurso casi no aprovechado; posee grandes valles de tierras fértiles. Grandes posibilidades hidroeléctricas, no explotadas durante los años que estudiamos. Las principales ciudades de la diócesis eran, además de Chilapa, Iguala, Acapulco, Chilpancingo, Taxco y Teloloapan.

La geomorfología y el clima hicieron, desde el tiempo de la colonia, que Guerrero permaneciese casi despoblado.

La diócesis de Guerrero contaba con un elevado número de lenguas indígenas, sobre todo en la porción oriental. Los grupos ahí establecidos son los mixtecos, tlapanecos y nahuatlatos, predominando el monolinguismo. Los amuzgos son otro grupo indígena del estado.[83]

La población de la diócesis era de 500,000 en 1909[84] y de 600,000 en 1930.[85]

3. 2. 2. Diócesis de Cuernavaca

El año de 1920, el obispo de Cuernavaca, Manuel Fulcheri[86] hacía la siguiente relación de su diócesis

La diócesis fue erigida en el año de 1891[87] con el título de Cuernavacensis, y fue desmembrada de la Iglesia Arzobispal mexicana.

Se extiende por 7,052 Km2. En la circunscripción civil coincide con el Estado de Morelos. La temperatura del aire es moderada en la parte central de la diócesis; en la parte septentrional y meridional está sujeta a oscilaciones. La ciudad de Cuernavaca se encuentra a 18º de latitud Norte. Toda la gente del lugar habla la lengua española; existen también algunas lenguas indígenas.

El Ordinario reside en la ciudad de Cuernavaca. […].

Antes de los últimos sucesos,[88] el total de la población alcanzaba los 160,000 habitantes; ahora ha disminuido mucho. Se puede decir que todos son católicos, más o menos observantes.[89]

La bula de erección de la diócesis de Cuernavaca es de León XIII y se llama Illud imprimis.[90]

El relieve orográfico de Morelos está incluido en dos tipos fisiográficos: el Sistema Volcánico Transversal y el de la Sierra Madre del Sur; el primero, al norte y al este del estado. El segundo, se localiza desde el centro hasta el oeste y sureste. La mayor elevación del estado es el Popocatépetl con 5,452 mts. (que comparte con los estados de México y Puebla).

Morelos cuenta con un clima tropical húmedo con lluvias en verano, sobre todo en el centro. Al norte el clima pasa de cálido a semicálido, con una temperatura media anual de 18 a 22ºC; en las laderas de la sierra de Tepoztlán el clima es templado húmedo con lluvias en verano y una pequeña porción de la Sierra Nevada al noreste del estado con un clima polar de tundra con temperatura media anual de entre 2 y 5ºC.

Sus recursos naturales son: un relieve plano, apto para la agricultura, un clima con un mínimo de granizadas y heladas durante el año, y los suelos fértiles en la zona central.[91]

La población de la diócesis era de 160,115 en 1909[92] y de 133, 000 en 1930[93], ya explica arriba el obispo de la diócesis los motivos de esta baja en la población.

Las principales ciudades de la diócesis, además de Cuernavaca, eran: Tonacatepec, Yecapixtla, Tlaquiltenango, Tepoztlán.

3. 2. 3. La diócesis de Tulancingo

La diócesis fue erigida por Pío IX, el día 26 de enero del año 1863[94] mediante la bula In universa gregis Dominici causa[95] y se le dio como sede la ciudad de San Juan Bautista de Tulancingo. Se desmembró de la arquidiócesis mexicana, de la que era sufragánea. La diócesis comprendía bajo su jurisdicción la mayor parte del estado de Hidalgo, una parte del estado de Puebla: Huauchinango, y una parte del estado de Veracruz y otra del Estado de México. De tal manera que la diócesis tenía una superficie de 21,800 km2. El clima varía de cálido a gélido, según la posición sobre el nivel del mar[96]

El estado de Hidalgo, que abarca la mayor parte de la diócesis de Tulancingo pues tiene 20,813 km2, se localiza en el centro del país; queda comprendido entre la Sierra Madre Oriental y la altiplanicie meridional. Hay en este territorio tres zonas climáticas que son: seco estepario en el centro, donde la temperatura media anual es de 20ºC, con lluvias en verano, clima templado con lluvias en verano en el noreste y occidente, con una temperatura media anual de 19ºC y el clima de transición entre tropical y templado con lluvias todo el año, al noroeste de Hidalgo y cuya temperatura media es de 22ºC.

En cuanto a sus recursos naturales, hay abundancia de magueyes, utilizados en la fabricación de aguamiel; hay importantes recursos minerales metálicos y no metálicos, explotados desde la época prehispánica. Cuenta con varias lagunas aptas para la pesca, bosques explotables.

En la diócesis de Tulancingo, se localiza el Valle del Mezquital, que es una de las zonas más atrasadas del país. En él se concentra la mitad de la población indígena del estado, que comprenden los grupos nahua, otomí y tepehua.

Las principales ciudades de la diócesis, además de Tulancingo, eran: Pachuca, Real del Monte, Huauchinango, Huejutla, Chicontepec, Actopan, Ixmiquilpan y Apan.[97]

La población de esta diócesis era de 481,000 en 1909[98] y en 1914, en su visita ad Limina el obispo reporta: «Incolarum numerus septingentesimum millesumum forte superat».[99] Para 1930 el número declarado es de 550,000 habitantes.[100]

3. 2. 4. La diócesis de Veracruz

Los siguientes datos fueron aportados por el obispo de Veracruz, Joaquín Arcadio Pagaza[101] en su relación de visita ad Limina del 2 de marzo de 1914, que tiene un marcado estilo académico:

La diócesis veracruzana fue creada por el Beatísimo señor nuestro Gregorio XVI en el año de 1844 mediante la bula Quod olim Propheta,[102] pero esta no se ejecutó sino hasta el año de 1864 [sic],[103] debido a los tiempos difíciles. El Arzobispo mexicano se mostró favorable hacia el obispo de Veracruz.

La extensión de la diócesis es de norte a sur, cien kilómetros; de levante a poniente 59 de ancho. El gobierno civil lo ejerce un gobernador del Estado, que según la costumbre republicana es nombrado para un determinado tiempo. Los climas de esta diócesis se muestran variados y múltiples, desde el gélido hasta el calor tropical que produce fiebres e innumerables enfermedades. Las lenguas primitivas que tienen vigencia hasta hoy en estas costas son las siguientes: náhuatl, zapoteca, totonaca, huasteca, otomí, popolaca, temalpa y mixteca; sin embargo casi todos los varones entienden y hablan la lengua española que es en general de la que todos se sirven; y tanto es así que no pocas mujeres aborígenes no son ajenas a dicha lengua común. El obispo y los párrocos, que ignoran estas lenguas, [indígenas] cuando enseñan, para decir aquellas cosas necesarias para la salvación, jamás lo hacen mediante intérprete.

La residencia episcopal, por mandato del Sumo Pontífice Pío IX es la ciudad de Jalapa; porque al principio, se dio la potestad a este hombre de nombrar, ya sea en esta, o también en la ciudad de Orizaba o en la misma ciudad de Veracruz para establecer la sede episcopal. Esta ciudad de Jalapa es la capital del gobierno civil. […].

El número total de los habitantes de la diócesis, según aparece en el último censo [1910] es el siguiente: 749,690 habitantes numerados; las poblaciones principales son las ciudades de Jalapa, Orizaba y Veracruz; de entre los habitantes son católicos 743,478 y todos pertenecientes al rito romano.[104]

Podemos agregar algunos datos importantes para la comprensión de la misma diócesis: El sistema volcánico de Veracruz tiene, entre sus estructuras más antiguas, el Citlaltépetl o Pico de Orizaba, que es la mayor elevación del país. La plataforma continental de Veracruz es ancha, con yacimientos de rocas sedimentarias marinas que contienen grandes cantidades de petróleo y gas, que constituyen la llamada Faja de Oro Marina del Golfo. Por su clima húmedo y sus suelos fértiles, hay una agricultura ligada al cultivo del café y a la ganadería lechera. Es importante la producción de frutas tropicales como papaya, mango y plátano.[105]

Los datos de la población de la diócesis son muy variados; aquí presento los que encontré en los archivos: para 1909 de 800,000 habitantes,[106] para 1914, ya citados arriba, de 749,690 y para 1930, de 790,000.[107]

3. 2. 5. Conclusión

Podemos pues ver en estas tablas, cómo estuvo organizada la Provincia Eclesiástica de México:

 

Nombre

Fundación

Extensión km2

México (Mexican)

1530 [1546]

 23,000

Chilapa (Chilapen)

1863

 64,281

Cuernavaca (Cuernavacen)

1891

 7,052

Tulancingo (Tulancingen)

1863

 21,800

Veracruz (Vera Crucis)

1863

 5,900

Total

 

122,033

 

La población, según los datos encontrados en los distintos archivos, es la siguiente:

 

Nombre

1909

1913

1920

1930

México

 

1.839,250

 

2.373,360

Chilapa

500,000

 

 

600,000

Cuernavaca

160,115

 

160,000

133,000

Tulancingo

481,000

700,000

 

500,000

Veracruz

800,000

749,690

 

790,000

Total

 

 

 

4.396,360

 

Es importante hacer notar que la información mandada a las distintas congregaciones romanas por las arquidiócesis y diócesis mexicanas, no siempre está completa, como podremos ir observando a lo largo de esta investigación. Se presume que este defecto haya sido por las dificultades políticas, sociales y de revolución por los que atravesó la nación mexicana.

3. 3. De Antequera

Las diócesis sufragáneas de Antequera (Oaxaca) eran: Chiapas y Tehuantepec.

3. 3. 1. La diócesis de Chiapas

Este obispado fue erigido por el papa Paulo III el 19 de marzo de 1539[108] mediante la bula Inter multiplices[109] y se le dio como sede Ciudad Real de Chiapas hoy conocida como San Cristóbal de las Casas; tenía una extensión territorial de 73,887 km2, que corresponde a los límites del actual estado de Chiapas.

El relieve chiapaneco es variado y complejo; llanuras al norte, la meseta central o Altos de Chiapas; las Montañas del Oriente o Lacandonia; al noreste de los Altos y también la llamada Selva Lacandona debido a la vegetación exuberante que la cubre. Está también la depresión central, ubicada al noreste de la Sierra Madre de Chiapas y al sur de la Sierra Norte de Chiapas y de los Altos. El estado está en una área tectónicamente activa; su manifestación son los seísmos en los Altos y en la costa. Además tiene volcanes en actividad.

De acuerdo con su latitud, Chiapas debería ser tropical, pero hay diversidad de climas por la heterogeneidad del relieve. Todo el estado es húmedo en mayor o menor grado. Al norte hay clima tropical de lluvias monzónicas. Al sur, las condiciones son más húmedas por la altura, con clima tropical y lluvias todo el año. En las montañas de oriente hay un clima tropical semicálido con lluvias monzónicas. En los Altos el clima es subtropical templado de lluvias en verano, prolongán­dose a la depresión central de Chiapas. En la costa prevalece el clima tropical y en estas zonas, junto a las zonas costeras del vecino estado de Guerrero, son las áreas más cálidas de México, ya que su temperatura media anual es superior a los 28ºC. La zona más fría es la de los Altos; en San Cristóbal, la temperatura media anual es de 13ºC y presenta constantes nublados por invasión de masas húmedas provenientes del Golfo de México, de tal manera que sólo hay 50 días despejados al año en esa región.

No se puede hablar de Chiapas, sin hablar de sus etnias indígenas y de su constante desequilibrio social, con su alta tasa de mortalidad infantil y su perenne atraso. Los grupos indígenas principales son: tzeltal, tzotzil, chol, zoque, tojolabal.[110] Población que a lo largo de la historia ha permanecido analfabeta, en muchos casos monolingüe y sumida en una marginación perenne. Esta no integración a la vida nacional ha costado y seguirá costando al resto del país. «Su remota lejanía en la región suroccidental de la zona istmeña de Tehuantepec, así como su accidentada orografía y los antecedentes Etnológicos de las tribus primitivas que la pueblan en su gran mayoría, junto a la dureza y variabilidad del clima, han sido factores de retardo para la prosperidad de su rico suelo, que cuenta por otra parte con amplios elementos naturales»[111]

En verdad que los recursos naturales de Chiapas son espléndidos. Al norte, los yacimientos de petróleo y gas, más ricos del país, casi la mitad de los recursos hidráulicos de México (40%), suelos agrícolas de primer orden, cuantiosas riquezas forestales tanto tropicales como templadas, rica fauna, cascadas, cañones, bosques y ríos, lagunas etc.[112]

La población de la diócesis en 1909 era de 300,000 habitantes,[113] mientras que en el año de 1930 era de 400,000.[114]

Las principales ciudades de la diócesis eran, además de la ciudad episcopal de San Cristóbal, Tuxtla Gutiérrez, Tapachula, Tonalá, Comitán y Chiapa de Corzo.

3. 3. 2. La diócesis de Tehuantepec

Esta diócesis fue erigida por León XIII el 23 de junio de 1891[115] mediante la bula Ilud in primis,[116] dándole como sede la ciudad de Tehuantepec, en el estado de Oaxaca y ahí permaneció desde su fundación hasta agosto de 1919 en que se trasladó a la ciudad de San Andrés Tuxtla en el estado de Veracruz.[117]

Su obispo Ignacio Plascencia y Moreira,[118] en su relación para la visita ad Limina nos da los siguientes datos generales de la diócesis:

La Diócesis fue erigida hace 23 años, una parte segregada de la antigua Antequera, y de las parroquias vecinas del Estado de Veracruz; permanece sufragánea de la primera, ya que por el mismo decreto, en efecto, es declarada y elevada a Metrópoli.

A su jurisdicción se subordinan alrededor de 170,000 almas, distribuidas en seis ciudades y más o menos 150 pueblos; ocupan 38,000 km2 pertenecientes al Estado de Oaxaca.

No es igual la temperatura en la Diócesis porque tanto la región del Istmo como la del Golfo es caliente, algo insalubre donde hay humedad y sana donde es árida. Sin lugar a dudas la parte más sana está en la región montañosa, donde el aire es más templado y frío. En la Diócesis se hablan ocho diversas lenguas; pero principalmente los hombres, que son los que van al mercado ferial, hablan el español suficientemente, de las demás lenguas algo y las mujeres en general no usan el español.

La sede del Ordinario es la ciudad de Tehuantepec, de donde recibe el nombre el Istmo y que está unida por ferrocarril a las principales ciudades de la República. Las otras ciudades de importancia son: Juchitán, Acayucan, Minatitlán y en los dos Océanos los puertos de Salina Cruz y Coatzacoalcos.

Los habitantes profesan la religión católica a excepción de unos 300 adeptos de los protestantes y más unos 100 asiáticos infieles.[119]

En otro informe mandado a Roma en el año de 1931, se completa el dato de la extensión territorial de la diócesis, ya que en anterior mencionaban sólo los 38,000 km2 pertenecientes al estado de Oaxaca; en cambio en este nuevo informe, anota el obispo Jenaro Méndez y del Río:[120] «La diócesis de Tehuantepec tiene una extensión de sesenta mil kilómetros cuadrados, con una población de 350,000 almas en sus dos terceras partes indígenas.»[121]

Podemos completar la información de esta diócesis, diciendo que el Istmo de Tehuantepec es el más boreal de los estrechamientos ístmicos de América; la parte más estrecha de este es de 215 km. de ancho.

En general el clima es cálido y la precipitación pluvial escasa en la Sierra de Oaxaca pero en la zona ístmica es lluvioso superior a los 600 mm. Los yacimientos de petróleo en esta zona, son importantes.[122]

La población diocesana en 1909 era de 202,000 habitantes. Y se debe agregar también que Oaxaca es el estado de la República Mexicana que tiene mayor número de hablantes de lenguas indígenas y muchos con monolinguismo, lo que ha provocado el aislamiento de estas etnias. Los grupos más importantes son: zapoteco, mixteco, mixe y chinanteco. Podemos considerar que el alfabetismo de estos grupos indígenas en los años que nos ocupan, era casi inexistente.[123]

3. 3. 3. Conclusión

Nombre

Fundación

Extensión km2

Antequera (Antequeren)

1535 [1891]

91,664

Chiapas

1539

73,887

Tehuantepec (Tehuantepecen)

1891

60,000

Total

 

225,551

 

La población de esta provincia, según los datos encontrados en los distintos archivos, es la siguiente:

 

Nombre

1909

1915

1920

1930

Antequera

 600,000

 

900,000[124]

 800,000

Chiapas

 300,000

 

 

 400,000

Tehuan.

 202,000

170,000

 

 350,000

Total

1.102,000

 

 

1.550,000

 

Podemos apreciar que la provincia de Antequera era muy extensa; su extensión territorial correspondía casi a la mitad de España y también, su geografía especialmente montañosa y poco comunicada. Muy significativa la presencia indígena que en la pastoral y sobre todo en la reclutación vocacional al sacerdocio jugó un importante papel.

3. 4. De Michoacán

La provincia eclesiástica de Michoacán estaba formada por las siguientes diócesis sufragáneas: León, Querétaro, Tacámbaro y Zamora.

3. 4. 1. La diócesis de León

La diócesis de León fue erigida por Pío IX el 26 de enero de 1863[125] mediante la bula Gravissimum solicitudinis;[126] le corres­pondía casi todo el estado de Guanajuato y una pequeña parte del estado de Jalisco. En 1914 la diócesis de León tenía 29,000 km2 y 900,000 habitantes como declara su obispo Emeterio Valverde y Téllez[127] en su visita ad Limina.[128]

La temperatura del lugar, por lo general no es ni fría ni caliente sino suavemente templada y salubre. Su temperatura media anual es superior a los 18ºC.

Las principales ciudades de la diócesis, además de León que es la sede episcopal, son: Guanajuato, capital civil del estado, Irapuato, Silao, San Miguel Allende, Dolores Hidalgo, San Felipe y San Francisco del Rincón.

Sin embargo, el mismo obispo, en su relación de 1920, anota los siguientes datos: que la superficie total de la diócesis es de 14,000 km2 con una población de 534,368 habitantes. Que hay 9,000 indígenas que hablan otomí.[129]

La diócesis de León, presenta una topografía compleja y accidentada y las zonas más representativas son la Sierra de Pénjamo al occidente y la de los Agustinos al oriente. Al norte, la altiplanicie también es compleja. De noroeste a sureste cruza la Sierra de Guanajuato. El cerro del Cubilete, dentro de la misma sierra, se considera como el centro geográfico de la República Mexicana. Al noreste de la entidad está la Sierra Madre Oriental, y ahí su derivación en la Sierra Gorda.

En la región denominada el «Bajío», el clima y el rico substrato aluvial, hace las tierras especialmente aptas para el cultivo de granos y hortalizas. Su localización en el centro del país le facilita el mercado de todos sus productos. Cuenta también con importantes e históricos recursos minerales como son el oro, la plata, el zinc, el cobre y el plomo. Hay en el estado abundantes manantiales termales alcalinos y sulfurosos.[130]

3. 4. 2. La diócesis de Querétaro

Esta diócesis fue erigida por el papa Pío IX mediante la bula Deo Optimo Maximo Largiente[131] del 26 de enero de 1863.[132] Esta diócesis se formó de parroquias que antiguamente pertenecían a la arquidiócesis de México. La extensión de la diócesis era de 15,305 km2. Comprende todo el estado de Querétaro y una pequeña parte del estado de Guanajuato. Es de clima templado y frío, a excepción de Tolimán, Jalpan y Landa que son calientes y Amealco, Pinal de Amoles y Doctor que son helados.[133]

Los habitantes de la diócesis en 1909 eran 279,000,[134] en 1913, 279,414[135] y 225,500 en 1930.[136]

Las ciudades más importantes eran, además de la ciudad episcopal, Santiago de Querétaro, las de San Juan del Río, San José Iturbide, Cadereyta, Tolimán y Jalpan.

Querétaro está comprendido dentro de dos grandes provincias fisiográficas: la de la Sierra Madre Oriental y la Altiplanicie Mexicana. Al norte del estado se encuentra la Sierra Madre, con alturas superiores a los 2,500 metros. Debido a la erosión de las sierras, los materiales son arrastrados por vientos y corrientes depositándose en partes bajas, formando así los valles y llanuras de Querétaro, San Juan del Río, Tequisquiapan y Cadereyta, valles muy fértiles que representan el 31% de la superficie estatal.

Además de los valles, aptos para la agricultura, existen manantiales de aguas termales, hacia el sureste, pastizales que favorecen la ganadería y también importantes recursos minerales como mercurio, ópalo, mármol y otros.[137]

3. 4. 3. La diócesis de Tacámbaro.

Esta diócesis fue erigida por san Pío X el 26 de julio de 1913[138] mediante la bula Hodierni Sacrorum Antistites.[139] Fue seccionada de la arquidiócesis de Michoacán, y la ejecución efectiva de la bula, tuvo lugar hasta el año de 1920.

 Los siguientes datos fueron aportados por un visitador apostólico al seminario de Tacámbaro el año de 1954, válidos enteramente para el periodo que estudiamos:

Ocupa [la diócesis] una extensa zona de casi 30,000 km2 muy rica en productos tropicales, toda ella de clima extremadamente caluroso, excepción hecha de la Sede Episcopal (ciudad de la que toma el nombre la diócesis), que goza de un clima un poco más benigno.

Es sumamente difícil de administrar por falta de vías de comunicación adecuadas y por las enormes distancias que hay de un lugar a otro. Para dar una idea de estas distancias baste considerar que de la Sede Episcopal a la costa (límite sudoeste de la Diócesis), hay una distancia de más de 500 km., es decir, una distancia mayor que la que hay entre la Sede Episcopal y la Ciudad de México, Capital de la República (aproximadamente 440 km.).[140]

No se encontraron noticias fidedignas acerca de la población de esta diócesis, salvo la que tenía en el momento de su erección en el año de 1920 que era de 102,576 habitantes.

3. 4. 4. La diócesis de Zamora

Los siguientes datos generales sobre la diócesis de Zamora fueron escritos en el año de 1914, por el entonces obispo, José Othón Núñez y Zárate[141] para presentar su visita ad Limina:

La diócesis fue establecida por el Santísimo Papa Pío IX mediante la bula In celsissima[142] en el año del S.[eñor] de 1862, el 7 de febrero [sic].[143] Fue seccionada de la sede Arzobispal de Michoacán.

La extensión de la diócesis es de aproximadamente 33.000 km2: toda esta región se extiende a lo largo de lo que comprende el Estado Civil de Michoacán. Ahí mismo, el clima para todos esas partes casi siempre discurre desde ardiente hasta frío.

En general, la lengua para todos los habitantes es la Española, sin embargo, es verdad que también hay indígenas llamados Tarascos, situados en los bosques y montañas donde moran (comúnmente llamadas sierras), que hablan su propia lengua; hay también algunos pocos en la región marítima, de origen Mexicano; estos se sirven de su propia lengua.

La Sede Episcopal está en la ciudad de Zamora en el mismo Estado de Michoacán.

El total de pobladores censados es de 400,000. [En 1910]. Las poblaciones principales, además de la ciudad episcopal son: Uruapan (ciudad), Jiquilpan (ciudad), Sahuayo, Cotija, Coalcomán.

Todos los habitantes, excepto pocos, son católicos, pertenecientes al Rito Latino.[144]

Agregamos además que en 1909, los habitantes de la diócesis de Zamora eran 334,890.[145] Y en 1930 de 325,500.[146] La explicación a este fenómeno de disminución de población, que no ocurrió sólo en la diócesis de Zamora sino en todo el país, se debe a causa de la revolución, que tuvo varios efectos: aumento de la mortalidad, disminución de la natalidad y una gran movilidad de personas hacia el extranjero; además, el año de 1918 el mundo fue asolado por la gripe llamada influenza española en donde perecieron 22,000,000 de personas en todo el mundo; esto se reflejó claramente en el censo llevado a cabo en México en 1921 que arrojó un número menor al de 1910 en cerca de un millón de personas.[147]

La diócesis abarcaba la porción este, en una franja de norte a sur del estado de Michoacán; tiene abundancia de suelos fértiles y de agua, por lo que se facilita especialmente la parte norte; tiene también riquezas considerables en las especies vegetales maderables y yacimientos mineros de zinc, cobre, barita, plata y oro. Hay también riqueza pesquera en sus lagos, ríos y mares.[148]

3. 4. 5. Conclusión

A través de las siguientes tablas, podremos ver la organización que tenía la provincia eclesiástica de Michoacán.

 

Nombre

Fundación

Extensión km2

Michoacán (Morelien)

1536 [1863]

 22,136

León (Leonen)

1863

 29,000

Querétaro (Queretaren)

1863

 15,305

Tacámbaro (Tacambaren)

1913

 30,000

Zamora (Zamoren in Mexico)

1863

 33,000

Total

 

129,441

 

La población, según los datos encontrados en los distintos archivos, era la siguiente:

 

Nombre

1909

1913

1920

1930

Michoacán

1.000,000

 

645,000

1.000.000

León

 600,000

900,000

534,368

 500,000[149]

Querétaro

 279, 000

 

 

 225,500

Tacámbaro

 

 

102,756

 105,000

Zamora

 324,873

 

 

 325,000

Total

 

 

 

2.155,500

 

Aunque el número de pobladores de la diócesis de Tacámbaro en 1930 sea relativamente ficticio, el ponerlo nos permitirá establecer, aproximadamente, un valor en el crecimiento o decrecimiento de la población y también observar la concen­tración de ésta.

3. 5. De Guadalajara

Las sufragáneas de Guadalajara, eran las diócesis de Aguascalientes, Colima, Tepic y Zacatecas, ocupando la porción centro occidente del país.

3. 5. 1. La diócesis de Aguascalientes

De esta diócesis, su obispo Ignacio Valdespino y Díaz,[150] mandó a Roma en 1920 para su visita ad Limina la siguiente información:

La diócesis fue erigida por decreto de la S. C. Consistorial el 27 de agosto de 1899[151] y desmembrada del arzobispado de Guadalajara. Su título es: «De Aguascalientes». Carece de privilegios especiales. Tiene como metropolitana al arzobispado de Guadalajara. A causa de la contienda civil, ni en la diócesis, ni en ningún otro lugar de la Provincia se han celebrado conferencias episcopales.

El Ordinario tiene su residencia en la ciudad de Aguascalientes, en la calle llamada 1ª del Centenario Nº 11.

La diócesis consta de 10 parroquias, las cuales, 7 están en el Estado de Aguascalientes; dos en el Estado de Jalisco y la otra en el Estado de Zacatecas. El clima y la atmósfera son sanos. La lengua es la española.

La población total es de 118,483. Las principales poblaciones son: Aguascalientes, Calvillo, Rincón de Romos, Asientos, Ojuelos, Paso de Sotos y Villa García.[152]

Esta diócesis fue erigida por el papa León XIII mediante la bula Romani Pontifices.[153] Tenía una superficie de 11,200 km2. El estado de Aguascalientes sólo tiene una superficie de 5,589 km2, siendo uno de los más pequeños de la República mexicana; la diócesis, como arriba lo dice, toma territorio de Jalisco y Zacatecas.

La sede episcopal, es la ciudad de Aguascalientes, capital del estado del mismo nombre.

El relieve de Aguascalientes se puede dividir en tres partes: al este, la Altiplanicie Mexicana, al sur el Sistema Neovolcánico y al oeste, la Sierra Madre Occidental. En el centro de los dos sistemas montañosos se forma un valle con declive que va de norte a sur, que recibe el nombre de Valle de Aguascalientes y está localizado en el centro del estado.

Sus principales recursos naturales son las tierras fértiles y la abundancia de aguas tanto superficiales como subterráneas.[154]

La población de la diócesis era de 200,000 en 1909,[155] y de 190,000 en 1930.[156] Esta diferencia de población se explica por los mismos motivos mencionados anteriormente.

3. 5. 2. La diócesis de Colima

Esta diócesis fue erigida por León XIII el 11 de diciembre de 1881[157] mediante la bula Si principum.[158] Su territorio comprendía todo el estado de Colima y la región sudoriental de Jalisco: «Entre el estado de Colima y una parte del de Jalisco forman la diócesis, con 100,000 habitantes en los pueblos de Jalisco y 70,000 en el estado de Colima (total: 170,000).»[159]

Tenía la diócesis una extensión aproximada de 12,206 km2, mientras que el estado de Colima tiene 5,455 km2 incluyendo el archipiélago de las Revillagigedo.

Colima está surcado por la Sierra Madre del Sur, por la porción oeste del Sistema Volcánico Transversal y por una pequeña extensión de la planicie costera del Pacífico. En este estado se encuentra uno de los volcanes más activos del país, llamado el volcán de Fuego de Colima. El archipiélago de Revillagigedo, ubicado a 800 km. de las costas de Colima es de origen volcánico.

En esta entidad predomina el clima tropical con lluvias en verano en la llanura costera. En las colinas y sierras es templado con lluvias de verano y finalmente en las llanuras de Tecomán es seco estepario. Las temperaturas máxima y mínima son 32º y 18º; aquí se presenta poca oscilación térmica debido a que el sistema volcánico evita el efecto de las ondas polares. Colima sufre el efecto de los ciclones del Pacífico.

Posee la entidad agua abundante y suelos fértiles que permiten el desarrollo de la actividad agrícola; pastizales de sabana, posibilidades pesqueras, importantes yacimientos de hierro en Peña Colorada que son los más ricos del país y abundantes salinas.[160]

Las ciudades más importantes de la diócesis, además de la episcopal de Colima, eran: Manzanillo y Tecomán.

La población diocesana era de 160,000 en 1909[161] y de 200,000 en el año de 1930;[162] no disponemos de más datos.

3. 5. 3. La diócesis de Tepic

La diócesis Tepic fue erigida el 23 de junio de 1891[163] por el papa León XIII mediante la bula Illud imprimis[164] y se le dio como sede la ciudad de Tepic, capital del estado de Nayarit[165]. La superficie de esta diócesis era de 22,777 km2 en la región costera de Nayarit, ubicada en el litoral del Océano Pacífico. Por su territorio atraviesa la Sierra Madre Occidental al este, la llanura costera del Pacífico al noroeste y el Sistema Volcánico transversal al sur. Pertenecen a Nayarit las Islas Marías situadas al frente de la bahía de San Blas.

Hay tres tipos de clima: el 65% del estado, que incluye la llanura costera, tiene clima tropical con lluvias en verano; en el sur y sureste es templado con lluvias en verano y finalmente en las faldas de la Sierra Madre Occidental en el centro y este, el clima es seco estepario. Está sujeto a los ciclones tropicales del Pacífico, y a causa de la corriente fría de California, se forman neblinas muy densas, fundamentales en el cultivo del tabaco.

Posee extensos pastizales naturales, suelos apropiados y agua en abundancia para la agricultura, sobre todo en los valles de los ríos. Tiene condiciones óptimas para la pesca dada la cantidad de esteros y marismas, barras y bahías. Posee yacimientos minerales de oro y plata, cobre, plomo y zinc.

El porcentaje de grupos indígenas es muy bajo con respecto al total del país; están los grupos coras, huicholes y tepehuanos.

Las ciudades más importantes de la diócesis, además de Tepic eran: Tuxpan, Santiago Ixcuintla, Rosamorada y Compos­tela.[166]

La población de la diócesis en 1909 era de 145,422.[167] No se encontraron más datos acerca de la población.

3. 5. 4. La diócesis de Zacatecas

Así presentaba a su diócesis, en el año de 1915 el obispo Miguel María de la Mora: [168]

La diócesis de Zacatecas fue erigida por S. S. el Papa Pío IX, s. r., mediante la bula Ad Universam Agri Dominici,[169] dada en Roma el 7 de febrero del año del Señor de 1862 [sic];[170] esta iglesia episcopal, ubicada en la República Mexicana, pertenece a la provincia de Guadalajara.

La superficie territorial de la diócesis comprende cincuenta y nueve mil sesenta y ocho (59,068) kilómetros cuadrados y tiene como límites ESTABLECIDOS, a la arquidiócesis de Guadalajara, a la arquidiócesis de Durango y también a las diócesis de Saltillo, Aguascalientes y San Luis Potosí. PROBABLEMENTE tambien tiene en mínima parte a la arquidiócesis de Linares.

Casi toda la diócesis está en el Estado de Zacatecas; pero así como una no pequeña parte del Estado o de la provincia está bajo la jurisdicción del Ordinario de Durango, así también la diócesis Zacatecana comprende algunas partes de los Estados de Jalisco y San Luis Potosí.

El clima en la región central, oriental y septentrional es frío, en la región de las parroquias sur y occidental es templado; en las Misiones Nayaritas y en las otras parroquias, es caliente. Generalmente es sano. […].

Trescientos cincuenta y tres mil cien (353,100) aproximadamente hablando, es el total de habitantes de la diócesis.[171]

Agregamos que las ciudades principales de la diócesis eran, además de la ciudad de Zacatecas, sede episcopal, Jerez, Fresnillo, Villanueva, Colotlán, Tlaltenango, Mazapil, Concepción del Oro, Ojo Caliente, Villa del Refugio y Noria de Ángeles.

Los habitantes de la diócesis en 1909 eran de 400,000.[172] En 1920 de 353,000.[173] En 1930, el obispo reportaba 300,000 habitantes para su diócesis.[174] Los motivos de la disminución de la población ya se han explicado.

La extensión territorial del estado de Zacatecas es de 73,252 km2 y está ubicado en la porción centro norte del país. Contiene tres regiones geomórficas: la Mesa del Norte, la Mesa Central y la Sierra Madre Occidental. Las dos primeras integran la Altiplanicie Mexicana.

Destacan sobre todo sus recursos minerales de cobre, plomo, zinc, plata y oro localizados en la cadena septentrional de la Sierra de Zacatecas y en la Sierra de Mazapil en el noreste. Hay también grandes yacimientos de minerales no metálicos como bentonita, cuarzo, barita y fosforita. Los recursos hídricos de la entidad son reducidos.[175]

3. 5. 5. Conclusión

A través de las tablas siguientes, nos podremos hacer una idea de la organización que tenía la provincia eclesiástica de Guadalajara.

 

Nombre

Fundación

Extensión km2

Guadalajara

1548 [1863]

52,000

Aguascalientes

1899

11,200

Colima (Colimen)

1881

12,206

Tepic (Tepicen)

1891

22,777

Zacatecas (Zacatecen)

1863

59,068

Total

 

157,251

 

La población, según los datos encontrados en los distintos archivos, era la siguiente:

 

Nombre

1909

1915

1920

1930

Guadalajara

1.135,048

 

 

 

Aguascalientes

 200,000

 

118,483

190,000

Colima

160,000

170,000

 

200,000

Tepic

145,422

 

 

 

Zacatecas

400,000

353,100

353,000

300,000

Total

2.040,470

 

 

 

Podemos establecer que en el año de 1909 la provincia eclesiástica de Guadalajara, tenía una población aproximada de 2.040,470 habitantes. La concentración indígena en esta provincia era poco significativa.

3. 6. De Yucatán

Las diócesis sufragáneas del arzobispado de Yucatán, eran solamente dos: Campeche y Tabasco.

3. 6. 1. La diócesis de Campeche

En el año de 1914, el obispo de Campeche, Vicente Castellanos y Núñez,[176] exiliado de su diócesis por la revolución carrancista, se encontraba en el estado de Veracruz, y desde ahí mandó a la Congregación Consistorial un «informe» redactado en español, en lugar de la lengua latina oficial. De ahí entresacamos estos datos generales:

Preconizado, por la gracia de Dios y de la Santa Sede Apostólica, el 7 de Febrero de 1912, Obispo de la Diócesis de Campeche, tomé posesión de ella, conforme a las prescripciones del Pontifical Romano, el día 23 de Mayo del mismo año.

Encontré desde luego, bajo mi jurisdicción, a sólo doce Sacerdotes diocesanos y a tres extra diocesanos, habilitados todos para el ejercicio del Sagrado Ministerio.

Comprendiendo el Obispado todo el Estado de Campeche, y la mayor parte del territorio de Quintana Roo, es decir, una extensión de 102,000 kilómetros cuadrados, poblados aproxima­da­mente por 100,000 habitantes, dicho está que mal podían quince operarios atender a las 12 Parroquias, únicas que tiene la Diócesis, ubicadas en tan grande extensión de terreno.

De este número de habitantes, la mayor parte es de católicos, aunque por desgracia casi la totalidad de los varones sólo de nombre. Las mujeres son piadosas, y por medio de ellas, se ha podido fomentar extraordinariamente la frecuencia de los Santos Sacramentos, habiendo llegado a 30,000 el número de comuniones cada año, en la Diócesis.

De los 100,000 habitantes, unos 90,000 hablan la lengua castellana, y 10,000 el Maya. A la mitad de estos últimos atienden cuatro sacerdotes mayas, que de vez en cuando les van misionando.[177]

La bula de erección de la diócesis se llama Predecessorum nostrum[178] y es del 24 de marzo de 1895, otorgada por León XIII.

Posteriormente, en el año de 1921, el mismo obispo completó la información general de su obispado, aunque es interesante observar que cuando anotó la cifra de los habitantes de su diócesis, dio el mismo número que había dado siete años atrás.

En el año de 1895, el día 2 de diciembre, [sic][179] fue erigida la diócesis de Campeche o Campecorense. Es sufragánea del arzobispado metropolitano de Yucatán y tiene con ella un convenio escrito para las conferencias episcopales.

El lugar de residencia [del obispo] es la ciudad de Campeche […].

La extensión de la diócesis es de 102,000 km2 ya que además del Estado de Campeche, comprende la mayor parte del Territorio de Quintana Roo. Está situada en la República Mexicana y en ese mismo lugar el calor es fortísimo: generalmente la lengua española es admitida por todos, sin embargo es verdad que los indios tienen su propia lengua llamada «maya».

Los habitantes son cerca de 100,000. Las principales poblaciones son: Campeche, Isla del Carmen, Calkiní, Bécal, Hecelchakan, Champotón, Bolonchén – Ticul, Tenabo, Seybaplaya, Palizada y Payo Obispo (T. Quintana Roo). De nombre, en general se puede llamar a todos católicos.[180]

Agregamos los siguientes datos: El estado de Campeche está ubicado en la porción oriental de la República Mexicana y comprende parte de la península de Yucatán y de la llanura tabasqueña; tiene 51,833 km2. La parte del estado que está en la península de Yucatán, es plana, con inclinación hacia la costa, ocasionalmente ondulada, con elevaciones que no superan los 100 metros. La corrosión de la roca caliza ocasiona que las corrientes de agua formen cavernas que llegan a derrumbarse formando oquedades parcial o totalmente llenas de agua, llamadas cenotes, características de la morfología peninsular.

El clima es tropical con lluvias en verano, progresivamente más húmedo de norte a sur.

No existen yacimientos minerales; el verdadero recurso del estado consistirá en los yacimientos gigantes de petróleo y gas natural, localizados bajo el mar, pero estos no serán detectados sino hasta la década de 1970. En general, los suelos de Campeche no son aptos para la agricultura, aunque la vegetación natural es uno de sus recursos más valiosos, pues tiene casi 3 millones de hectáreas en selvas, con maderas preciosas de alto valor comercial. Tiene también grandes extensiones de sabana natural.

El grupo étnico maya, de notables antecedentes históricos, es el de mayor representación en la entidad.[181]

La parte de la diócesis de Campeche que estaba en el entonces Territorio de Quintana Roo, es el más oriental de México y forma parte de la península de Yucatán, por lo tanto su relieve dominante es también plano y la altitud media es menor de 10 metros. Su extensión de 50,212 km2. Predomina un régimen de verano con un clima intertropical de convergencia; su temperatura media anual oscila entre los 24º y los 26ºC. El paso constante de masas húmedas provenientes del Golfo de México y del Mar de las Antillas, reducen a 50 el número de días despejados al año sobre todo en el norte del Territorio. Esta zona de la República estuvo aislada del resto del país hasta la década de 1980 por lo que todos sus recursos naturales permanecerán intactos y estos son: la vegetación y el mar.[182]

La población de la diócesis era de 90,000 en el año de 1909.[183]

3. 6. 2. La diócesis de Tabasco

La diócesis de Tabasco fue fundada el 25 de mayo de 1880[184] por León XIII mediante la bula Cum iuxta apostolicum.[185] La superficie aproximada es de 25,337 km2.[186] Comprendía todo el estado de Tabasco y una pequeña parte de Chiapas.

La sede episcopal es la ciudad de San Juan Bautista de Villahermosa.

La totalidad de Tabasco se incluye dentro de la región geomórfica conocida como Planicie Costera Suroriental; cerca de tres cuartas partes de este territorio corresponden a depósitos aluviales recientes y en el sur del estado afloran rocas sedimentarias. El relieve es sumamente plano, de tal forma que más del 90% del territorio tiene apenas una altitud entre los 0 y los 200 metros sobre el nivel del mar. Las únicas elevaciones montañosas se encuentran en el sur y corresponden a la Sierra de Chiapas. El clima es cálido húmedo con abundantes lluvias en verano. La mayoría del territorio tabasqueño tiene una temperatura media anual entre los 26º y los 28ºC.

Los enormes caudales de sus ríos, la escasa pendiente de la llanura y las intensas precipitaciones que caracterizan el clima de la entidad son la causa de las inundaciones que aquejan todos los veranos a Tabasco. Se ha calculado que el 52% del territorio tabasqueño permanece inundado al menos 8 meses del año, que el 15% del terreno es zona pantanosa permanente y que hay más de 5 mil lagos.

Tabasco es pobre en recursos minerales. El basamento de rocas sedimentarias marinas se halla sepultado bajo gruesas capas de aluviones, de tal manera que ni siquiera se dispone de rocas para la construcción. Sus recursos principales, al igual que Campeche, son los hidrocarburos que vendrán a ser detectados a principios del año 1960. Tabasco es la reserva de agua dulce más importante de México. Hasta 1950, Tabasco permaneció aislado del resto del país y las vías fluviales del Grijalva y Usumacinta significaban las únicas posibilidades de comunicación para muchos sitios interiores del estado.[187]

Las poblaciones principales de esta diócesis, además de la sede en Villahermosa eran: Cárdenas, Comalcalco, Teapa, Hui­man­guillo, Paraíso y Frontera.

La población tabasqueña sufrió una dura crisis de mortalidad a causa de la «influenza española» a inicios de 1919. Además, Tabasco va a ser escenario de una de las persecuciones anticlericales más burdas y sangrientas: la de Tomás Garrido Cana­bal.[188] La persecución y la legislación harán que entre 1930 y 1936, en Tabasco desaparezca prácticamente la figura del sacerdote.[189]

Al igual que las diócesis de Papantla, Huejutla y Tamaulipas, la diócesis de Tabasco también será de las que menos huella documental dejarán en los archivos en este periodo de 1900-1940.

3. 6. 3. Conclusión

Los datos que saltan a la vista de esta provincia eclesiástica, son: la extensión, el rigor del clima, la mala comunicación y la escasez del clero. Podría verse también como una dificultad para el trabajo ministerial de los sacerdotes, la presencia de una lengua indígena muy extendida: el maya.

 

Nombre

Fundación

Ext. km2

Yucatán

1561 [1906]

 52,000

Campeche (Campecoren)

1895

102,000

Tabasco

1880

 25,337

Total

 

179,337

 

La población de la provincia eclesiástica de Yucatán, según los datos encontrados en los distintos archivos, era la siguiente:

Nombre

1909

1914

1920

1930

Yucatán

312,000

 

350,000

 

Campeche

 90,000

100,000

100,000

 

Tabasco

164,107[190]

 

 

 

Total

566,107

 

 

 

 

Esta provincia eclesiástica representaba el 8.96% del territorio nacional, con una topografía de terreno excepcionalmente plana que facilitaría la comunicación, sin embargo permaneció notablemente aislada del resto del país por diversos motivos como son la existencia de selvas, la abundancia de ríos y pantanos en Tabasco, las inmensas zonas prácticamente inexploradas y casi deshabitadas de gran parte del entonces Territorio de Quintana Roo, la extrema lejanía con respecto al centro de las poblaciones yucatecas, lo insalubre del clima y la escasez de yacimientos minerales; se mencionan estos posibles factores que mantuvieron la zona aislada. La comunicación terrestre se pudo hacer en 1956 cuando llegó la Carretera Panamericana; anteriormente la comunicación era sólo por mar a través de los puertos del Golfo y aproximadamente en 1945, también por aire.

3. 7. De Durango

Las diócesis sufragáneas de Durango eran: Chihuahua, Sinaloa y Sonora.

3. 7. 1. La diócesis de Chihuahua

Esta diócesis del norte del país, viene descrita en la relación de la vista ad Limina del año de 1914, por su obispo Nicolás Pérez–Gavilán y Echeverría, [191] de la siguiente manera:

Nuestro Sr. León XIII erigió esta diócesis el día 23 de junio de 1891,[192] designándola, por así decirlo, sufragánea del arzobispado duranguense. La diócesis de Chihuahua se encuentra entre los 21º 48’ y 31º 47’ de latitud Norte y entre los 41 04’ y 9º y 33’ de longitud Oriente, atendiendo al meridiano mexicano. Y cuyos límites al Norte son: E. U. A., al Oriente Coahuila, al Sur Durango, al Occidente Sonora y Sinaloa. El clima es agradable y sano, pero igualmente varía poco en las diversas estaciones, no obstante, es frío en las planicies y también es considerado variable en la cima de los montes. La ciudad de Chihuahua se encuentra a 1,451 m. sobre el nivel del mar.

Los habitantes de esta diócesis, en gran parte hablan español. A lo largo de la región que el vulgo llama «Tarahumara», en dicho lugar, se habla el peculiar idioma de la región. La población de la diócesis es más o menos de 400,000. La residencia episcopal está en la ciudad de Chihuahua. Existen vías de ferrocarril con las cuales se comunica a otras ciudades de la misma República. Después de la ciudad de Chihuahua, las principales ciudades son: Aldama, Ojinalga, Santa Cruz de Rosales, San Pablo Mesqui, Balleza, Allende, Galeana, Guarzapares, Guadalupe y Calvo, Temósachic, Uruáchic, Satevó, Jiménez, C. Camargo, Hidalgo del Parral. Toda la población es católica.[193]

Se erigió mediante la bula Illud imprimis[194] y «la diócesis de Chihuahua tiene los mismos límites que el Estado. Al norte, los Estados Unidos, al este, los Estados Unidos y Coahuila, al sur, Durango y Sinaloa y al oeste, Sonora. Según uno de los censos oficiales [de 1910] tiene 327,784 habitantes, pero su población ha ido en aumento, así que en la actualidad puede tener más.»[195] Por lo tanto la extensión territorial de esta diócesis era de 247,087 km2, siendo el estado más extenso del país y que representa un 13% del territorio nacional. Su territorio es no mucho menor que Italia.

No será inútil notar que de la ciudad de Chihuahua, sede episcopal a Ciudad Juárez, puesta en el confín norte de la diócesis, hay 366 km.; al confín sur de la diócesis 250 km.; de Chihuahua al confín oriental 230 km.; al confín occidental cerca de 230 km. Todas estas distancias están tomadas en línea recta, por lo que estas se convierten en inmensamente mayores cuando se hacen los viajes siguiendo la tortuosidad de las veredas y de los caminos, especialmente en la parte montañosa de la diócesis.[196]

El vasto espacio que ocupa este estado, está surcado por la Sierra Madre Occidental que es una prolongación de las Montañas Rocallosas de Estados Unidos, hacia el suroeste del estado y recibe varios nombres: Sierra Huachinera, Chureachic, Tarahumara, Santa Catalina, Cumbres del Gato. Al oeste y suroeste hay desniveles pronunciados, como el Cañón del Cobre con más de un kilómetro de profundidad. Al centro y al este hay amplias zonas planas con el nombre de llanos, del Chilicote, de los Cristianos, de los Gigantes, de los Caballos Mesteños. Al norte, la Altiplanicie Mexicana presenta condiciones de aridez extrema formando uno de los pocos desiertos arenosos del país, conocido como Médanos de Samalayuca.

Chihuahua se ubica en la zona de desiertos del mundo, por lo tanto, los climas que predominan son el seco estepario en el centro y vertiente oriental de la Sierra Madre Occidental y el seco desértico, que abarca la mayor extensión, en el norte, centro-este y este. Hacia el oeste y suroeste se presentan climas más húmedos a causa de la altitud de la sierra.

La Sierra Madre Occidental posee ricos yacimientos minerales de oro, plata, plomo, zinc, cobre. Abundan los bosques maderables de pino y encino.

La región con mayor población indígena corresponde al suroeste del estado. Chihuahua ha sido una de las entidades menos pobladas del país. Los principales grupos étnicos indígenas son los tarahumaras, tepehuanes y pimas. «Los indios que hay en la diócesis son unos 50 mil según cálculos, pues con certeza no se puede saber.»[197]

La población de la diócesis de Chihuahua en 1909 era de 327,784 habitantes;[198] en 1930 era de 479,000.[199]

3. 7. 2. La diócesis de Sinaloa

La Diócesis de Sinaloa fue erigida por Nuestro Señor el Papa León XIII, por el decreto dado el día 24 de mayo de 1883,[200] de nombre Auctor professionis catholicae.[201] El episcopado es sufragáneo de la Iglesia Metropolitana de Durango. La extensión completa de la diócesis tiene una superficie de 93.730 km² y está unida por doce distritos y 25 parroquias; los habitantes pertenecientes a la diócesis son 225.000. Localización civil; en la República Mexicana.

La región en donde está localizada la diócesis de Sinaloa es intensamente insalubre, la mayor parte cálida y fértil. La lengua que se habla en toda la diócesis es la lengua española.

El lugar de residencia del Ordinario es la ciudad comúnmente llamada Culiacán, Sinaloa, México.[202]

Así nos presentaba el obispo Francisco Uranga y Sáenz[203] los datos generales de su diócesis en el año de 1914, a los cuales podemos agregar que las poblaciones principales de la diócesis, además de la sede Culiacán, eran: Mazatlán, Mocorito, Badiraguato, Guasave, Bacubirito, Mochicahui, Casalá, Noria, Concordia, Esquinapa, Rosario, Fuerte, Chametla y Cacalotán.

Sinaloa está ubicado en la parte media del litoral noroccidental del país. Por su tierra atraviesa la Sierra Madre Occidental y la llanura costera del Pacífico. La Sierra Madre recibe distintos nombres a lo largo de su recorrido: Choix, San Vicente, Goicopira, Yecorato, Tasajera, Álamos; Durazno, San José de Gracia, Baragua, Bacubirito. En los límites con Durango está el imponente macizo conocido como el Espinazo del Diablo. La planicie costera se ubica entre la sierra y el litoral; en ella alternan amplios valles y cerros muy erosionados. Tiene varias bahías importantes como Agiabampo, Topolobampo, San Esteban, Navachiste, Ceuta, Mazatlán y Teacapan.

La diversidad de climas en el estado se debe a que el trópico de Cáncer cruza al norte del puerto de Mazatlán, a la diferencia de altitudes debidas a la sierra y al amplio litoral abierto a las corrientes frías del Golfo de California, de tal manera que se producen cinco distintos climas: seco desértico, seco estepario, templado con lluvias de verano, templado seco y el tropical con lluvias de verano.

Como recursos naturales cuenta con amplias zonas de terreno aluvial, apto para el desarrollo agrícola; los más amplios recursos hidráulicos del país; recursos pesqueros en mar y zonas de aguas estuarinas; pastizales naturales.[204]

Según los datos de que disponemos, la diócesis de Sinaloa tenía 256,000 habitantes el año de 1909[205] y 325,000 en 1921.[206]

3. 7. 3. La diócesis de Sonora

La diócesis de Sonora fue erigida por el papa Pío VI el 7 de mayo de 1779[207] mediante la bula Inmensae divinae.[208] Los siguientes datos, fueron enviados a la Congregación de Seminarios el año de 1954 a raíz de una visita apostólica hecha al seminario de Sonora y son válidos en relación al periodo que estudiamos.

Es una de las Diócesis más extensas de la República Mexicana, con una extensión de 180,000 km2., y una población de sólo 400,000 habitantes o sea, un poco más de 2 habitantes por km2.

La población está concentrada en relativamente pocos lugares de esa enorme extensión (pues hay parte desértica y otra muy grande de serranía casi deshabitada) y tiene diversas razas indígenas, entre las que son famosos los yaquis, que aun se conservan sin mezcla de sangre.

 El clima es muy variado en las diversas regiones de la Diócesis, predominando en las regiones costeñas un clima caluroso la mayor parte del año. En Hermosillo, Capital del Estado y Sede Episcopal, el calor es excesivo, especialmente en los meses de julio y agosto, al grado de que cada año se registran bastantes casos de muerte por insolación. El invierno es también, relativamente crudo.[209]

Por su extensión, Sonora es la segunda entidad del país, superada sólo por Chihuahua y ocupa un 9.4% del total de la superficie de la República.

El estado está dominado por dos unidades geomorfológicas: la Sierra Madre Occidental y la llanura costera del Golfo de California; la primera ocupa gran parte del norte, del centro y del este de la entidad y la segunda, se extiende a lo largo del litoral que tiene 880 km. de extensión. Al noroeste del estado está el desierto de Sonora o de Altar, con pequeñas sierras de menos de mil metros de altura. El estado cuenta con varias islas como son: Tiburón, Tortuga, Pelícano, Patos, Pitahaya y San Esteban.

La zona más seca del país se localiza al noroeste de Sonora, en el desierto. En las elevaciones de la Sierra Madre los climas son templados, con lluvias en verano. El resto presenta un clima seco estepario con temperatura media de 22ºC.

Como recursos naturales de la entidad, se pueden mencionar los manantiales de aguas termales y medicinales; múltiples valles de suelos fértiles, grandes recursos pesqueros y yacimientos minerales de grafito, cobre, molibdeno y tungsteno.

Los grupos indígenas más importantes de esta entidad son: yaqui, pápago, pima, ópata, jovi, seri, mayo y guasave.[210]

Las poblaciones más significativas de la diócesis, además de Hermosillo, ciudad episcopal y capital del estado, eran: Guaymas, Nogales, San Luis Río Colorado, Navojoa, Empalme, Agua Prieta y Caborca.

«Hay en la Diócesi [sic] de Sonora ochenta y dos mil seiscientos habitantes, en más de ciento noventa mil Kilómetros cuadrados»;[211] esto era el año de 1909 y en 1930 se reportaba una población de 360,000 habitantes.[212]

3. 7. 4. Conclusión

Salta a la vista la extensión territorial tan amplia de esta provincia, puesto que 652,817 km2 resultan el 32.6% del territorio total del país; además, es evidente que la población total para dicha cantidad de kilómetros era mínima puesto que en 1909 correspondían 1.59 habitantes por km2; aunque el crecimiento en estos 30 años sea ascendente, las vastas extensiones y las dificultades de caminos serán siempre un grave problema en estas diócesis norteñas. Si a esto agregamos los 143,786 km2 del Vicariato de Baja California se nos convierten en 796,603 km2 que son el 39.83% del territorio nacional y una superficie mayor que Francia o Alemania.

 

Nombre

Fundación

Exten. km2

Durango (Duranguen)

1620 [1891]

132,000

Chihuahua (Chihuahuen)

1891

247,087

Sinaloa (Sinaloen)

1833

 93,730

Sonora

1779

180,000

Total

 

652,817

 

La población de la provincia eclesiástica de Durango, según los datos encontrados en los distintos archivos, era la siguiente:

 

Nombre

1909

1915

1920

1930

Durango

372,294[213]

407,000

 

 

Chihuahua

327,784

400,000

 

 470,000

Sinaloa

256,000

 

325,000

 

Sonora

 82,600

 

 

 360,000

Total

1.038,678

 

 

 

            3. 8. De Linares

Las diócesis sufragáneas de la provincia de Linares eran: Saltillo, San Luis Potosí y Tamaulipas, situadas en el noreste del país.

3. 8. 1. La diócesis de Saltillo

Esta diócesis fue erigida el 23 de junio de 1891[214] por León XIII mediante la bula Illud imprimis.[215] Así nos dejó estas noticias generales de su vasta diócesis el obispo Jesús María Echavarría[216] en su relación para la visita ad Limina del año de 1914:

La diócesis de Saltillo tiene 165,099 km2 y toda ella está en Estado de Coahuila, perteneciente a la República Mexicana. Hay en ella varios climas, generalmente, cálido, templado y frío, pero habitualmente sano, de tal forma que aquí es muy raro que se conozcan las enfermedades endémicas o que haya epidemias. El suelo es generalmente fértil, si bien ocupa la mayor parte de la diócesis un gran desierto estéril y a causa de la carencia de agua, está inhabitado.

La residencia episcopal es la ciudad llamada Saltillo y las cartas y otros documentos enviados pueden dirigirse a: Ilmo. Señor Obispo de Saltillo. Saltillo, Coah. (República de México).

El número de habitantes de la diócesis es de trescientos sesenta y cinco mil (365,000). Las ciudades principales son: Saltillo, Torreón, Monclova y Piedras Negras.[217]

Completamos la información diciendo que el estado de Coahuila es cruzado por la Sierra Madre Oriental que alcanza su distancia más alejada de la costa del Golfo. La porción occidental corresponde a la altiplanicie septentrional; sus formas características son los bolsones, que son cuencas independientes, separadas entre sí por sierras de poca altura. El estado se encuentra situado en la zona de altas presiones subtropicales, faja de los grandes desiertos del mundo, y la presencia de la Sierra Madre impide el paso de las masas de aire húmedo provenientes del Golfo de México. A esto se debe el predominio del clima seco en la entidad.

Como recursos naturales cuenta con candelilla, raíz de zacatón, lechuguilla y palma de samandoca, vegetación xerófila característica del estado que permite la práctica de la explotación forestal de recursos no maderables; existen pastizales naturales, recursos minerales como carbón.

La población indígena, en cuanto a número, era poco significativa.[218]

En 1909, la población total de la diócesis era de 241,026,[219] mientras que en el año de 1930 era de 320,000 habitantes.[220]

3. 8. 2. La diócesis de San Luis Potosí

Esta diócesis fue erigida por el papa Pío IX el 31 de agosto de 1854[221] mediante la bula Deo Optimo Maximo Largiente.[222] Fue sufragánea de Linares, tenía una extensión aproximada de 63,000 km2 y ocupaba todo el estado de San Luis Potosí.[223]

El noroeste y el centro del estado pertenecen a la Altiplanicie Mexicana, que es una zona plana cruzada por algunas sierras. Entre las sierras se presentan algunos valles y mesetas como los de Santa María del Río y de San Luis al sur, el valle Salinas del Peñón Blanco y la meseta de La Herradura al oeste y el valle de Matehuala en el norte. Al norte se encuentra la zona plana alta de El Salado con condiciones de extrema aridez. Al este y sureste, la Sierra Madre Oriental cruza el estado de sureste a noreste. Entre las sierras hay grandes valles. Al noreste se encuentra la región aluvial reciente llamada Huasteca Potosina.

La mayor parte posee climas secos de tipo estepario. Las condiciones de aridez más agudas se localizan al norte del estado. La zona más lluviosa es la parte alta de la sierra. Las áreas más frías se presentan al oeste y las más cálidas hacia la Huasteca. Las heladas se presentan en todo el territorio exceptuando el este y el sureste.

Las poblaciones más importantes de la diócesis, además de la ciudad de San Luis Potosí, eran: Valles, Matehuala, Ébano, Río Verde y Tamazunchale. Hay población indígena de los grupos nahua y huasteco.

Entre sus recursos principales están los minerales como el plomo, zinc, cobre, fluorita y manganeso; en la Huasteca hay yacimientos de petróleo. Carece de suelos agrícolas, a excepción de la zona huasteca.[224]

La población de la diócesis era de 575, 590 en el año de 1909.[225]

3. 8. 3. La diócesis de Tamaulipas

Fue erigida el día 12 de marzo de 1870[226] por Pío IX mediante la bula Apostolicam in universa[227] y se le dio como sede a Ciudad Victoria, capital del estado de Tamaulipas.[228]

La diócesis de Tamaulipas tenía una extensión aproximada de 80,000 km2, correspondiendo a todo el estado del mismo nombre y a una pequeña porción del norte del estado de Veracruz.

Tamaulipas cuenta con dos unidades geomorfológicas: la Sierra Madre Oriental que se extiende en el suroeste y la llanura costera del Golfo. Hay entre la sierra varios valles como el de Padilla, Llera y Ciudad Victoria. En el norte se localizan también planicies. En el litoral hay albuferas y lagunas costeras como la Laguna Madre, Almagre, Morales y San Andrés. Al desembocar varios ríos en el litoral ocasionan la formación de ba­­­rras como las de Soto la Marina, Ostiones, el Tordo y Chavarría.

Los climas dominantes son: el seco estepario en un 50% del estado, con lluvias escasas todo el año; en el suroeste hay clima templado con lluvias en verano. El clima tropical con lluvias de verano se encuentra localizado en el sur, siendo esta la zona más lluviosa. Por último, a lo largo de toda la entidad hay manchones de clima templado con lluvias escasas todo el año. Tamaulipas se encuentra dentro de una zona ciclónica por lo que se ve afectada cada año de junio a octubre de ocasionales lluvias torrenciales que afectan agricultura y ganadería.

El estado cuenta con abundantes recursos hidrológicos y pesqueros, hay ricos yacimientos de petróleo y gas natural.

Las poblaciones más importantes de la diócesis, además de Ciudad Victoria, eran: Tampico, Matamoros, Reynosa, Nuevo Laredo y Ciudad Mante.

Existe una población indígena poco significativa, numéricamente hablando, de los siguientes grupos: nahua, huasteco y totonaca.[229]

La población de la diócesis tamaulipeca era de 238,000 habitantes en 1909[230]y de 267,609 para el año de 1930.[231]

3. 8. 4. Conclusión

Nombre

Fundación

Exten.km2

Linares (Monterreyen)

1777 [1891]

 64,838

Saltillo (Saltillen)

1891

165,099

San Luis Potosí (San Ludovici Potosiensis)

1854

 63,000

Tamaulipas (Tanaulipan)

1870

 80,000

Total

 

372,937

La población de la provincia eclesiástica de Linares, es la siguiente:

 

Nombre

1909

1915

1920

1930

Linares

327,937[232]

365,150

 

 

Saltillo

241,026

365,000

 

320,000

S. L. P.

575,590

 

 

 

Tams.

238,000

 

 

267,609

Total

1.144,553

 

 

 

 

Los kilómetros cuadrados de la extensión de esta provincia, correspondían a un 18.6% del territorio nacional. Se subraya la vastedad de las extensiones con zonas casi totalmente deshabitadas a causa principalmente de sierra o desiertos, lo aislado de algunos núcleos de población con respecto a la sede episcopal y la dificultad de los caminos por el relieve geográfico o simplemente porque no los hay.

3. 9. El Vicariato Apostólico de la Baja California

La Baja California, península del noroeste de México, comprendida entre el Océano Pacífico y el Golfo de California, está accidentada por la serranía sudcaliforniana, que la recorre longitudinalmente en dirección noroeste-sureste y a ambos lados de la cual se extiende, al este, la estrecha vertiente del Golfo de California y al oeste la llanura del Pacífico que ocupa las dos terceras partes de la península. La vertiente sudcaliforniana es una angosta franja de 1,200 km de longitud y de una anchura media de 5 km. en la que se suceden una serie de mesetas escalonadas que llegan hasta el mar en forma de abrupto acantilado. Por la parte occidental tiene una amplia llanura de costas bajas y arenosas. La agricultura y la pesca son las actividades económicas más significativas en el tiempo que estudiamos. Las ciudades principales eran: Tijuana, Mexicali, Ensenada, Tecate y La Paz.[233]

 

 

La Constitución Federal de 1824 determinó la división del territorio de las Californias en Alta California y Baja California. La capital de esta última fue Loreto hasta el año de 1829 porque un ciclón obligó al gobierno a trasladarse a la ciudad de La Paz.

En 1847 ocurrió la invasión de los ejércitos de Estados Unidos. Por el tratado de Guadalupe-Hidalgo,[234] en 1848, se establecía que la Baja California, con el nombre de Territorio, seguiría formando parte de la República Mexicana. En lo eclesiástico se creó el vicariato, desmembrado de la diócesis de Monterey,[235] que pertenecía ya a los Estados Unidos, y fue cedido al arzobispo de México para su administración, en el año de 1853. En ese mismo año William Walker,[236] con un grupo de forajidos mediante una invasión de la Baja California, se apoderó de La Paz y se declaró gobernante, pero en 1854 un grupo de voluntarios mexicanos lo vencieron y lo expulsaron del Territorio.[237]

En 1855 se nombró vicario apostólico al obispo titular de Anastasiópolis, Francisco Escalante y Moreno que gobernó hasta su muerte en 1872 aunque la erección canónica en vicariato, no se hizo hasta el 20 de enero de 1874. [238] En el transcurso de las guerras de reforma (1857) la victoria en el Territorio bajacaliforniano fue de los Liberales.

El vicariato dependió del arzobispado de México hasta 1879, año en el que Pío IX lo entregó para su administración al arzobispo de Guadalajara Pedro Loza y Pardavé.[239]

En 1884 el vicariato fue incorporado a la diócesis de Sonora. En 1888 el Territorio se dividió en dos distritos políticos, norte y sur, independientes políticamente. En 1917 nuevamente el arzobispo de Guadalajara Francisco Orozco y Jiménez[240] fue nombrado administrador apostólico para este vicariato y éste la gobernó mediante un vicario aposólico.

Benedicto XV, el año de 1921, volvió a establecer el vicariato y nombró obispo a Silvino Ramírez y Cueva[241] para que lo gobernara. Muerto monseñor Ramírez, se encargaron sucesivamente del gobierno pastoral ad tempus, los presbíteros Alejandro Ramírez y Narciso Aviña.[242]

El 12 de diciembre de 1939, Pío XII encomendó a los Misioneros del Espíritu Santo la atención de las misiones en el vicariato de la Baja California.[243] El 12 de enero de 1940 el padre Felipe Torres MSpS[244] tomó posesión de su cargo como administrador apostólico permanente de la Baja California, cargo que le había confiado el Papa Pío XII el 25 de septiembre de 1939.[245]

Debido a su escasa población no fue una sede eclesiástica significativa en lo relativo al tema de la formación del clero que nos ocupa, puesto que el seminario baja californiano se fundó en Ensenada el año de 1940 y se trasladó a Tijuana en 1946.[246]

Evolución del incremento de población en la Baja California.[247]

 

1900

 7,583

1910

 9,760

1921

 23,537

1930

 48,327

1940

 78,907

1950

226,965

 

Entre 1930 y 1940 63%

Entre 1940 y 1950 187%

En cuanto a la superficie territorial, los dos estados de la Baja California juntos, tienen un área de 143,786 km2 y como hemos dicho antes, especialmente en el tiempo que nos ocupa, es una de las zonas menos pobladas del país. Paradójicamente hoy son los de mayor proporción en el incremento de población y desarrollo.

4. Resumen de las arquidiócesis y diócesis mexicanas

4. 1. Por antigüedad

4. 1. 1. Las arquidiócesis:

NOMBRE

ERECCIÓN

PAPA

1. México

11 febrero 1546

Paulo III

2. Michoacán

26 enero 1863

Pío IX

3. Guadalajara

26 enero 1863

Pío IX

4. Linares

23 junio 1891

León XIII

5. Antequera

23 junio 1891

León XIII

6. Durango

23 junio 1891

León XIII

7. Puebla

9 agosto 1903

Pío X

8. Yucatán

11 noviembre 1906

Pío X

 

Son por tanto un arzobispado del siglo XVI, cinco del siglo XIX y dos del siglo XX.

4. 1. 2. Las diócesis

NOMBRE

ERECCIÓN

PAPA

1. Puebla-Tlaxcala

13 octubre 1525

Clemente VII

2. México

2 septiembre 1530

Clemente VII

3. Antequera (Oaxaca)

21 junio 1535

Paulo III

4. Michoacán

11 agosto de 1536

Paulo III

5. Chiapas

19 marzo 1539

Paulo III

6. Guadalajara

13 julio 1548

Paulo III

7. Yucatán

19 noviembre 1561

Pío IV

8. Durango

23 septiembre 1620

Paulo V

9. Linares (Monterrey)

15 diciembre 1777

Pío VI

10. Sonora

7 mayo 1779

Pío VI

11. San Luis Potosí

31 agosto 1854

Pío IX

12. Chilapa

26 enero 1863

Pío IX

13. León

26 enero 1863

Pío IX

14. Querétaro

26 enero 1863

Pío IX

15. Tulancingo

26 enero 1863

Pío IX

16. Zacatecas

26 enero 1863

Pío IX

17. Zamora

26 enero 1863

Pío IX

18. Veracruz

19 marzo 1863

Pío IX

19. Tamaulipas

12 marzo 1870

Pío IX

20. Tabasco

25 mayo 1880

León XIII

21. Colima

11 diciembre 1881

León XIII

22. Sinaloa

24 mayo 1883

León XIII

23. Cuernavaca

23 junio 1891

León XIII

24. Chihuahua

23 junio 1891

León XIII

25. Saltillo

23 junio 1891

León XIII

26. Tehuantepec

23 junio 1891

León XIII

27. Tepic

23 Junio 1891

León XIII

28. Campeche

24 marzo 1895

León XIII

29. Aguascalientes

27 agosto 1899

León XIII

30. Huajuapan de León

13 noviembre 1903

Pío X

31. Tacámbaro

26 julio 1913

Pío X

32. Huejutla

24 noviembre 1922

Pío XI

33. Papantla

24 noviembre 1922

Pío XI

 

Hay pues 7 diócesis del siglo XVI, una del siglo XVII, dos del siglo XVIII, diez y ocho del siglo XIX y cinco del siglo XX.

En cuanto a los papas que las erigieron: dos de Clemente VII, cuatro de Paulo III, una de Paulo IV, una de Paulo V, dos de Pío VI. Nueve de Pío IX, diez de León XIII, dos de Pío X y dos de Pío XI.

4. 2. Por extensión

Diócesis

Extensión en km2

Chihuahua

247,087

Sonora

180,000

Saltillo

165,099

Durango

132,000

Campeche

102,000

Sinaloa

 93,730

Antequera

 91,664

Tamaulipas

 80,000

Chiapas

 73,887

Linares

 64,838

Chilapa

 64,281

San Luis Potosí

 63,000

Tehuantepec

 60,000

Zacatecas

 59,068

Yucatán

 52,000

Guadalajara

 52,000

Zamora

 33,000

Tacámbaro

 30,000

León

 29,000

Puebla o Angelopoli

 25,833

Tabasco

 25,337

México

 23,000

Tepic

 22,777

Michoacán

 22,136

Tulancingo

 21,800

Querétaro

 15,305

Huajuapan de León

 13,455

Colima

 12,206

Papantla

 12,000

Aguascalientes

 11,200

Cuernavaca

 7,052

Veracruz

 5,900

Huejutla

 5,128

4. 3. Por población

La siguiente tabla está ordenada en sentido decreciente y tomando en cuenta el valor de población para 1909 y 1930, años en que más diócesis declararon el número de habitantes.

 

Diócesis

1909

1930

México

1.800,000

2.373,360

Guadalajara

1.135,048

 

Michoacán

1.000,000

1.000,000

Veracruz

 800,000

 790,000

Antequera

 600,000

 800,000

León

 600,000

 500,000

San Luis Potosí

 575,590

 

Chilapa

 500,000

 600,000

Tulancingo

 481,000

 500,000

Zacatecas

 400,000

 300,000

Durango

 372,294

 

Linares

 327,937

 

Chihuahua

 327,784

 470,000

Zamora

 324,873

 325,000

Yucatán

 312,000

 

Chiapas

 300,000

 400,000

Querétaro

 279, 000

 225,500

Sinaloa

 256,000

 

Saltillo

 241,026

 320,000

Tamaulipas

 238,000

 267,609

Tehuantepec

 202,000

 350,000

Aguascalientes

 200,000

 190,000

Huajuapan

 175,041

 200,000

Tabasco

 164,107

 

Cuernavaca

 160,115

 133,000

Colima

 160,000

 200,000

Tepic

 145,422

 

Campeche

 90,000

 

Sonora

 82,600

 360,000

Puebla

 

1.200,000

Huejutla

 

 

Papantla

 

 

Tacámbaro

 

 105,000

5. Un perfil de Iglesia

Hablando sólo de las características externas, la geografía física del país proporcionó a la Iglesia un escenario variadísimo que fue condicionando su modo de ser y estar en los lugares en donde ésta se extendió. Podemos observar que hacia el centro del país, con la formación de grandes núcleos urbanos, la Iglesia se pudo consolidar también como fuerza en lucha por la hegemonía en la formación de los valores morales y éticos den-tro de la sociedad, en competencia abierta con el gobierno civil. Ciudades como México, Guadalajara, Puebla, Morelia y aun quizá Mérida, ricas, bien comunicadas, contaron con grandes iglesias catedrales, abundantes escuelas sostenidas por la mitra, seminarios más o menos pujantes, generalmente clero suficiente, quizá con excepción de Mérida, pero a la vez, el tremendo contraste de la existencia de iglesias casi desprovistas de todo como Campeche, Tehuantepec, Chihuahua, Sonora, Tabasco, Tamaulipas. El primer elemento externo que se hace evidente es el de una iglesia de contrastes. Diócesis ricas y diócesis pobres. Otro elemento que se puede también resaltar es el centralismo mexicano heredado desde la colonia. Para hacer cierto tipo de trámites, para comprar ciertas cosas, para conocer las novedades, para saber las noticias últimas, aún para escapar a la refriega revolucionaria…, había que ir a la capital. Este fenómeno permanecerá hasta nuestros días porque sólo en la década de los años 70 algunas ciudades empezarán a despegar verdaderamente en un proceso de crecimiento e independencia del centro que todavía está en obra. Por otro lado fue notable el esfuerzo hecho por algunos centros, como por ejemplo, los tapatíos, los michoacanos o los poblanos, al lograr en cierto modo sustraerse a ese influjo centralista y crear en su propia ciudad un foco de cultura y de progreso independiente de la ciudad de México. Otro elemento es la gran extensión de las diócesis en general y de algunas en particular. ¿Que significó para el clero, por ejemplo, de Chihuahua o Saltillo o Sonora en 1915, con una revolución a cuestas, con la inseguridad de la vida en los caminos, con la lejanía en cada poblado atender a una población diseminada en largas distancias? Aquí se hace evidente el último elemento externo a resaltar; la insuficiencia del clero en casi todas la diócesis. La misma geografía condicionó con su carencia o abundancia la posibilidad de la creación o no de centros de instrucción eclesiástica. Por lo tanto, resumiendo, podemos contemplar en este periodo a una Iglesia de contrastes; pocas diócesis ricas o riquísimas y muchas más diócesis pobres. Una Iglesia fuertemente centralizada, poco comunicada entre sí, con el modelo, en este sentido, del gobierno civil. Y una Iglesia generalmente muy extensa, vasta en territorio y escasa de clero. A esto se le agrega el último elemento que matizará todo nuestro trabajo; una Iglesia en conflicto con el poder civil en un pulso que va a ser resuelto en varias etapas y en donde los moldes del Estado moderno irán desplazando a una Iglesia antigua, omnipresente y funcionando con unos moldes anticuados a punto de romperse.

 

 


Capítulo II

La situación político – religiosa
al final del Porfiriato (1900-1910)

1. El Porfiriato[248]

Con el nombre de Porfiriato se conoce en la historia de México el periodo que va de 1877 a 1911 porque es el general liberal Porfirio Díaz Mori quien domina como jefe indiscutible el panorama político del país. Porfirio Díaz nació en Oaxaca el 15 de septiembre de 1830, de modestos padres indígenas mixtecos[249] con alguna mezcla de sangre española. Quedó huérfano de padre muy joven y tuvo que trabajar casi desde niño. Heredó de sus padres una voluntad indomable para ejecutar cualquier empresa sin dejarla a medias. Pasó algún tiempo en el seminario de Oaxaca, hasta la edad de 22 años. Llegó a dominar aceptablemente el latín, pues a los 19 años era ya auxiliar de esta cátedra y faltando no mucho para ordenarse decidió abandonar el seminario para estudiar la carrera de abogado, frecuentando la Universidad de Oaxaca, de la que era rector Benito Juárez, aunque no llegó a concluir sus estudios.

El historiador Cosío Villegas presenta a Porfirio Díaz como un hombre de escasa ilustración, carente de ideas generales y sumamente inculto;[250] el caso es que, teniendo una formación, si se quiere deficiente, para el cargo que habría de ocupar, inexperiencia política y administrativa, de una ilustración general sólo aceptable y que además era torpe para hablar, aunque sabía expresarse vigorosamente por escrito, lo hacía con muchas faltas de ortografía. Este hombre llegó a ser el amo de México durante este largo periodo. A Díaz se le ha comparado con políticos y hombres notables de su tiempo, y se ha llegado a decir que era un «pigmeo» a su lado,[251] pero su tenacidad y su oportunidad le colocaron al frente del gobierno del país por 34 años, quitando sólo el periodo de 1880-1884 del general Manuel González,[252] hombre, tan hábilmente escogido por Díaz, para que después de cuatro años de gobierno, la nación entera suspirase por volver al régimen que le había dado paz y progreso. Porfirio Díaz llegó a tener tanto prestigio internacional, como no la había tenido antes otro gobernante mexicano; fue condecorado con los galardones más prestigiosos de Francia, Inglaterra, España, Bélgica, Prusia, Austria, Hungría, Holanda, Portugal, Suecia, Noruega, Dinamarca, Rusia, China, Japón, Persia. Supo labrarse una imagen casi imperial a la que la prensa nacional y extranjera dio amplia difusión. Su caso era citado como ejemplo de buen gobierno y de modelo a seguir.[253]

1. 1. Llegada al poder

Porfirio Díaz se había distinguido en la lucha contra la intervención francesa y contra el imperio de Maximiliano, peleando al lado de Benito Juárez. Cuando éste entra triunfante a la capital el 15 de julio de 1867, Díaz anuncia su retirada de la política y se vuelve a Oaxaca, su tierra natal, pero para presentarse tres meses después como candidato a la presidencia de la República, rivalizando con el mismo Juárez. Benito gana las elecciones y Porfirio regresa a su finca de La Noria. Posteriormente se presentó para el cargo de diputado federal, puesto que obtuvo y que desarrolló con mucha dificultad debido a su poca experiencia y falta de preparación. El fracaso sufrido en su entrada al mundo político, en lugar de desanimarlo lo acicateó para presentarse nuevamente y ahora como candidato a la presidencia de la República. En 1871 contendió contra Benito Juárez, y con-
tra Sebastián Lerdo de Tejada. Ninguno de los tres obtuvo la mayoría absoluta requerida por la Constitución y entonces el Congreso eligió a Juárez como presidente pero éste morirá seis meses después. El cauce normal habría sido esperar a que el Congreso convocara a nuevas elecciones y que Díaz se midiese en las urnas contra Lerdo, pero Díaz decidió no esperar más y se sublevó para conseguir el poder por la fuerza. Esto se gestó mediante el Plan de Tuxtepec[254] que fue proclamado por el comandante militar de Oaxaca a petición de Díaz, llamando a la lucha armada contra Lerdo y en favor de Díaz. Contemplaba este plan la no reelección, así como Juárez la contempló también. Lerdo, al no poder sofocar eficientemente la revuelta que se extendió por muchos frentes y por la presión política ejercida por el presidente del Tribunal Supremo, José María Iglesias
,[255] que según la ley era el sucesor a la presidencia, decidió renunciar y huir de México. Iglesias se opuso a cualquier acuerdo con Díaz y este marchó contra él derrotándolo completamente. En marzo de 1877 se convocaron nuevas elecciones. Díaz había llegado finalmente al poder.[256]

1. 2. La manera de gobernar

Mucho se ha hablado de la manera poco política de gobernar que tuvo Díaz; lo cierto es que en la famosa frase que a él se le atribuye de «poca política y mucha administración» o la no menos conocida de «mátalos en caliente»,[257] se atisba una forma de hacer política. Empezó capitalizando la experiencia reciente del pueblo mexicano: había sed de paz. El país había sufrido las cruentas guerras de Reforma o guerra de los tres años[258] iniciadas al aplicar las anticlericales leyes de Juárez en 1857, después la intervención francesa, el segundo imperio de Maximiliano de Habsburgo, y los levantamientos constantes aquí y allá. Ni el pueblo ni el gobierno habían podido hacer nada constructivo. Díaz lo sabía y lo usó en su favor. Comenzó centralizando el poder político, militar y económico. Debilitó el poder de los gobernadores entre los que había hombres fuertes que gobernaban los estados como señores feudales. Díaz los reemplazará por hombres de su confianza. A los destituidos, no los consideró como enemigos sino que les permitió conservar sus bienes y participar en la expansión económica, siempre y cuando no se rebelaran contra él.

Buscó erradicar a toda costa el bandolerismo y la delincuencia de tal forma que estableció la llamada Pax porfiriana o lo que es lo mismo, «paz con palo» y a cualquier precio. «Se limpiaron los caminos de bandoleros y la gente ‘bien’ vivió muy bien. Yo le oí decir a mi abuelo que en tiempos de don Porfirio se te podía olvidar en la calle una bolsa con monedas de oro y el que la encontraba, te la iba a regresar a tu casa. Claro, a los rateros les cortaban la mano o en algunos casos los colgaban ‘para escarmiento público’».[259] Esta dureza y rotundidad en combatir males endémicos del país dio confianza a muchos, especialmente a las clases pudientes, al alto clero y a los extranjeros.

Porfirio Díaz se mostró siempre y así lo hacía saber, como liberal y sostenedor de la Constitución de 1857.[260] Permanecieron las Leyes de Reforma, dispuestas por Juárez en 1859 que ordenaban la nacionalización de los bienes eclesiásticos, el cierre de los conventos religiosos, el matrimonio y el registro de nacimiento civil, la secularización de los cementerios y la supresión de muchas fiestas religiosas.[261] Este proceso de secularización en México debe mirarse en el amplio campo mundial. Italia, Portugal, España, Francia, caminaron también hacia una estructuración laica del poder. En México podría identificarse como una lucha del estado laico contra la herencia española y contra el catolicismo, a menudo identificados. Era una necesidad de «salir de la sacristía».

Sin embargo Díaz buscó no enemistarse con nadie y controlar todo. Llevó una política de actividad creciente y repartió ciertas cotas de poder a hombres de su confianza, tratando de mantenerlos enemistados entre ellos. Con los liberales se congració dejando intacta la Constitución de 1857, al menos en teoría, haciendo uso de ella cuando así convenía a sus intereses.[262] Con los militares buscó formar un cuerpo de policía a los que se les llamó Los Rurales acomodando así a todos los soldados desocupados y demás militares de grado. Con la Iglesia tuvo la política de hacer «como si no existiera» y dejarla organizar como mejor pudiera, pero cuidando que no pasara de ciertos límites. También «contribuyó mucho la manera positivista de concebir la vivencia de la fe: furiosos liberales, hasta jacobinos, en las cámaras, los juzgados, las escuelas, pero piadosos cristianos en la intimidad del hogar. Una cosa es el hombre público y otra la vida familiar, decían».[263] Con los extranjeros, abrió las puertas de la inversión y les garantizó jugosos intereses. Porfirio Díaz hizo saltar a México a un plano internacional pero también con su gobierno preparó una violenta crisis que desembocó en la revolución.

1. 3. La economía

La política económica de Díaz consistió básicamente en dar entrada al capital extranjero para generar el crecimiento de las comunicaciones, la industria casi inexistente, la agricultura semi atrofiada y un comercio con escasa movilidad. Se envió a Estados Unidos a Manuel de Zamacona[264] para promover las supuestas oportunidades ilimitadas que ofrecía el país a las inversiones extranjeras. Se otorgaron concesiones de todo tipo en condiciones extremadamente ventajosas para los inversionistas. Estas inversiones que se han calculado para el periodo de 1884 a 1900 fueron de más 1,200 millones de dólares y permitieron que la economía mexicana subiera y se desarrollara como no lo había hecho desde su independencia. Dos frentes de inversionistas llegaron al país; los norteamericanos y los europeos; entre estos últimos, principalmente Francia, Alemania e Inglaterra. Abrir las puertas a las inversiones europeas de alguna manera contrarrestaba la fuerte penetración estadounidense. Pero al principio no fue fácil. Hubo que limar en el campo diplomático muchas asperezas, especialmente con Francia y Gran Bretaña. Con Francia, no resultaba nada fácil debido a la intervención que Napoleón III había tenido en el país. Algunos sectores mexicanos presionaban para que se exigiera a Francia una alta indemnización como previo paso a un futuro acuerdo diplomático. La caída de Napoleón en 1870 y la proclamación de la República Francesa, creaba un clima más propicio para reanudar relaciones. No fue sino hasta 1880, cuando los franceses renunciaron a todas sus pretensiones sobre México, y que el gobierno mexicano dejó de pensar en que Francia tenía cuentas pendientes con el país, cuando se pudo hacer el intercambio de embajadores. El bocado era demasiado suculento como para renunciar a él y Francia entró a las inversiones. Con Gran Bretaña, los intentos diplomáticos se llevaron a cabo durante el gobierno de Manuel González en un camino largo y complicado. El presidente mexicano hubo de convencer a los británicos de invertir en el país a cambio del reconocimiento de una deuda de 15.400 millones de libras esterlinas que los gobiernos conservadores, supuestamente debían a Gran Bretaña.[265] Pronto hubo abundantes inversiones europeas en México. Díaz buscaba crear un contrapeso económico a los Estados Unidos, trayendo al país a otras potencias Europeas.

El desarrollo de la minería fue muy destacado; este creció a la par que la construcción del ferrocarril. En 1877 había sólo un tramo de ferrocarril de 460 km. y en 1910 toda una red ferroviaria con casi 20,000 km. de vías férreas. Antes se explotaban sólo metales preciosos; plata y oro: con la comunicación ferroviaria se hizo amortizable la producción de cobre, zinc, plomo y hierro.

La agricultura también creció de forma espectacular; se produjo de forma organizada henequén, café, tabaco, cochinilla, algodón, caucho.

La industria conoció un auge inusitado; se implantaron grandes fábricas textiles, de papel, cristal, cementos, aceite, cerveza, zapatos, tabaco y en 1902 se construyó una gran planta de acero en Monterrey, la primera de América Latina.[266] Además, la garantía que ofreció Díaz a todos los inversionistas extranjeros de mantener la paz a cualquier precio permitió un desarrollo estable de todas las iniciativas de producción.

Algunos estudiosos del régimen de Porfirio Díaz, como la historiadora Alicia Hernández, en su Breve historia contempo­ránea nos deja ver que el resultado económico de México en esos años no fue tan espectacular como se ha dicho ya que si comparamos el crecimiento económico de México con el de otros países, vemos lo siguiente:

Crecimiento económico de México en el contexto internacional, 1870-1913. (PIB per capita en dólares de 1990).[267]

País

1870

1900

1913

Crecimiento anual.

México

710

1,115

1,467

1.7

Argentina

1,311

2,756

3,797

2.5

Brasil

740

704

839

0.3

E. U. A.

2,457

4,096

5,307

1.8

Gran Bretaña

3,263

4,593

5,032

1.0

 

Cierto que a primera vista, como lo hace notar la autora, el crecimiento económico es modesto comparado por ejemplo con el de Argentina, sin embargo era una realidad que México pasó de ser una nación casi feudal a ser un país económicamente productivo y exportador; pero el coste no tardará en llegar.

La industria de la construcción fue otra gran fuente de prosperidad: túneles y puentes, sistemas de drenaje, puertos artificiales, trolebuses urbanos, tendidos de luz eléctrica, drenaje profundo en la ciudad de México, ferrovías e industrias.[268]

La administración de Díaz se organizó también de una manera diferente a la tradicional para obtener la renta pública; en lugar de aplicar impuestos más elevados a los ciudadanos, éstos procedían de lo cobrado a cada nueva empresa extranjera, el impuesto de aduana de la mercancía que entraba y salía y los impuestos que gravaban la extracción y compraventa de metales preciosos. Como todos estos movimientos dependían de la mayor o menor inversión extranjera, por todos los medios se trató de estabilizar el país para dar las garantías necesarias a esos inversionistas.

Como observan los historiadores San Juan y Velázquez, la historia oficial mexicana ha pretendido que el Porfiriato constituye una gran traición a las tradiciones liberales que buscaban un Estado democrático y nacionalista y que alcanzaran rango constitucional con Lerdo y Juárez. Según esto, el régimen porfirista que no instauró la democracia sino la dictadura y que suplantó el nacionalismo liberal por una entrega generosa de recursos a los inversionistas extranjeros, no fue continuidad sino ruptura.[269] Sin embargo en política económica, Díaz continuaba la tradición de los gobiernos liberales de Lerdo y de Juárez. Se sabe que, durante su gobierno, Juárez mandó representantes a Nueva York[270] para ofrecer concesiones económicas ventajosas a los vecinos del norte. Los liberales no podían subsistir sin ese apoyo de capital. No sólo en el aspecto económico Díaz es perfecto continuador de sus antecesores, sino también en la política agraria iniciada por la ley Lerdo que despojó de tierras a sus legítimos poseedores, las comunidades campesinas y acabó favoreciendo a grandes terratenientes, ya no clérigos sino burgueses laicos, políticos y comerciantes ricos.

En realidad, para los liberales era absolutamente indispensable la penetración extranjera, ya sea aportando capitales, «espíritu capitalista» o emigrantes, como condición insoslayable para que el país se sumara al «progreso», a una civilización que mostraba por entonces de una forma dominante la faz del capitalismo. Pero esta penetración económica debería respetar y aceptar la soberanía indiscutible de un gobierno nacional. En este sentido, el régimen de Díaz no se apartó un milímetro de la tradición liberal.[271]

Schlarman señala además que «Con las llamadas Leyes de Reforma […] vino el capitalismo exagerado, que, desde que echó sus tentáculos sobre los bienes de la Iglesia, los fue extendiendo hasta apoderarse de toda la tierra a expensas de los pueblos y los campesinos.»[272]

En la modernización de la economía nacional tuvo un papel protagónico José Yves Limantour, [273] ministro de Hacienda. Este personaje que tan bien cuadraba en el afrancesado ambiente porfirista, era uno de los mejores economistas del país y logró equilibrar el presupuesto, ayudando a construir una nación solvente que permitía conseguir los créditos extranjeros más ventajosos para México.

1. 4. La situación social

Este es uno de los puntos más complejos del capítulo del Porfiriato. La situación económica favorable y la paz impuesta no lograron transformar de raíz la pirámide social mexicana. Las aspiraciones de la clase dominante mexicana, cruzaron los mares; Francia dejó de ser un país europeo más para convertirse en el modelo y la inspiración de la clase acomodada y de la clase política. Se importaron los usos y costumbres franceses en la moda, las diversiones, las comidas, las lecturas. La piqueta se empeñó en derruir viejas, austeras e incómodas casonas a la española para dar paso a graciosos e iluminados palacetes afrance­sados, en un estilo que se llegó a llamar «porfiriano» y del cual quedaron muchos ejemplos en las principales ciudades del país.[274]

Los ricos viajaban a París y se consideraba necesario hablar francés. Pronto se importaron corrientes literarias, filosóficas, estéticas. El positivismo de Augusto Comte tendrá un papel importante en el régimen, especialmente en el renglón de la educación pública.

Tanto en la capital como en provincia se repetía el mismo esquema: «Mientras que el gobernador y la alta sociedad disfrutaban de una fastuosa vida social a la francesa, el grueso de la población vivía y moría en condiciones deplorables: los beneficios del progreso y de la cultura no se derramaban hacia las clases humildes, que seguían tan necesitadas como antes.»[275]

Durante el Porfiriato la clase alta formada por los grandes terratenientes o grandes comerciantes, explotadores mineros, alto clero propietario, sostenían su status mediante la tradicional acumulación de rentas; por supuesto que esta clase era de carácter exclusivamente minoritario.

A la burguesía del país, Díaz la contentó ofreciéndole puestos diplomáticos en el extranjero y a los hacendados dando facilidades para producir y ampliar sus cultivos. Al alto clero lo favoreció con su amistad y tolerancia.[276] Mantuvo también controlada a la oligarquía de cada región haciéndole saber que cualquier revuelta, sería en detrimento de la inversión extranjera y consecuentemente en el ingreso de bienes en la zona que regentaban.

Se formó también una clase media, mayor que la clase anterior, pero con peso específico poco significativo en la pirámide total de la sociedad; a este segmento de la sociedad se le achacan los cambios verdaderamente significativos ocurridos a partir de 1911. Este sector vivía principalmente de cargos públicos, dependientes, oficinistas, profesiones liberales, pequeños comerciantes, oficios especializados, militares de mediano rango. En la categoría de los militares y empleados estatales colocan los sociólogos al clero secular.[277] Las profesiones liberales, en general fueron ejercidas por personas de este sector medio: abogados, médicos, docentes, notarios; lo que no quiere decir que algún médico, abogado o maestro pudiera también pertenecer a la clase alta. Los mayordomos de hacienda o administradores, los capellanes de las mismas, los escribientes pertenecían también a la clase media. Pero la pirámide social siguió siendo escandalosamente ancha en la base, de tal manera que el derrame capilar de bienes y cultura no llegaban nunca a la parte inferior. A la clase ínfima pertenecieron todas las personas ocupadas en el sector de servicios, como el transporte de tracción animal, la venta ambulante, el servicio doméstico, esto en la ciudad, y en el campo, el peonaje acasillado.[278] En el campo mexicano especialmente estaba la presencia del indígena, al margen de cualquier circuito mercantil y con un régimen de autoconsumo; frecuentemente se empleaban como trabajadores agrícolas eventuales.

Como resultado del crecimiento industrial se formó una clase obrera que vino a sumarse al mal vivir de la clase campesina. Fueron propiamente los obreros de fábricas textiles, los jornaleros de talleres artesanales, los mineros, los trabajadores de la construcción; su fuerza de trabajo era su única propiedad. El periodista estadounidense John Kenneth Turner dejó un retrato de la clase trabajadora y campesina mexicana de aquel tiempo en su obra de denuncia llamada México bárbaro.[279]

Descubrí que el verdadero México es un país con una Constitución y leyes escritas tan justas en general y democráticas como las nuestras; pero donde ni la Constitución ni las leyes se cumplen. México es un país sin libertad política, sin libertad de palabra, sin prensa libre, sin elecciones libres, sin sistema judicial, sin partidos políticos, sin ninguna de nuestras queridas garantías individuales, sin libertad para conseguir la felicidad […]. Encontré que México es una tierra donde la gente es pobre porque no tiene derechos; donde el peonaje es común para las grandes masas y donde existe esclavitud efectiva para cientos de miles de hombres.[280]

En la anchísima base de esta desproporcionada pirámide, el grupo ubicado fuera de la actividad productiva, y que no tenía ningún tipo de posibilidades, contamos a los mendigos, los desempleados, los vagos y los imposibilitados para el trabajo por cualquier tipo de tara.

2. El régimen de Porfirio Díaz y la Iglesia

Como en toda dictadura la personalidad del dictador da color al régimen y el caso de don Porfirio, como todo mundo le llamaba, no fue la excepción. Díaz y sus colaboradores más estrechos eran masones, pero siempre con ese tinte tan especial en la historia de México en donde existía una división entre la vida pública y la vida privada. Buscando la unidad del país y el control de todas las fuerzas, Díaz se mostró también conciliador con la Iglesia. No quiso seguir con la política anticlerical de su antecesor Lerdo, pero como vimos, tampoco abolió las restricciones legales que acorralaban a la Iglesia, ni devolvió alguno de los bienes expropiados, ni buscó un arreglo oficial. Le bastó «no hacer caso» de las leyes con respecto a la Iglesia.

2. 1. Su matrimonio

Un influjo determinante en su política con respecto a la Iglesia fue su segunda mujer. El general Díaz estuvo casado en primeras nupcias con Delfina Ortega, fervorosa cristiana que murió en abril de 1880. Pronto conoció a Carmen, hija de Manuel Romero Rubio, político que había sido jefe del gabinete en tiempo de Lerdo de Tejada. Carmen era una muchacha de sólo 19 años, educada en un colegio de monjas en Estados Unidos, encantadora y delicada, que con el pretexto de dar clases de inglés al general, entró en contacto con él y al poco tiempo pasó de ser la maestra a ser la esposa. Porfirio pasaba de los cincuenta años. En 1881 contrajeron matrimonio y Carmelita, como le llamaba cariñosamente el pueblo, actuó en cierta manera como el poder en la sombra. Instruyó a su marido, no sólo en el inglés, sino en los modales cortesanos y las buenas maneras, en su forma de hablar, de vestir y de dirigirse a los demás; todas estas cosas fueron muy útiles a quien debía rozarse en los ámbitos diplomáticos y la alta sociedad y que sólo había tenido la oportu-nidad de moverse entre soldados.

Tal vez este matrimonio simbolizó una unión más profunda; la de la clase dominante tradicional, terrateniente, católica, educada y culta, con el triunfante partido liberal de cuño masónico. Las dos partes tendrán que aprender a convivir, pero el partido liberal, en último término era el que detentaba el poder y así lo haría saber a la clase alta, al clero y a quien quisiera intentar otro camino que el de las Leyes de Reforma.

Es verdad que Carmelita no tomó nunca parte en la política de forma activa, pero su opinión y sus preferencias encontraron cálida acogida en su marido. Dentro de las preferencias de Carmelita estaba la Iglesia, pues era una fervorosa y sincera católica.[281] Asistía a funciones religiosas en manera casi oficial, aunque su esposo, por ser masón, habitualmente no lo hiciera.[282] Pronto entablaron relaciones amistosas con lo más representativo de la jerarquía eclesiástica. Iban a Chapultepec, monseñor Próspero María Alarcón,[283] arzobispo de México, y el cultísimo monseñor Ignacio Montes de Oca, [284] monseñor Mora y del Río pero especiales lazos de amistad estrechó la pareja presidencial con el arzobispo de Antequera, monseñor Eulogio Gillow y Zavalza, quien fuera enviado por el propio general Díaz como representante oficial de México en la Exposición Internacional de Nueva Orleans en diciembre de 1884.

El mismo presidente Díaz, declaró en el censo de 1900 que, «en cuanto particular y jefe de familia, era católico, apostólico y romano.»[285]

2. 2. Florecimiento de la Iglesia

Aunque la legislación adversa prosiguió, la Iglesia mexicana pudo reorganizarse. Vimos en el capítulo anterior las sedes episcopales surgidas. En el periodo de Díaz se crearon once diócesis que fueron: Tabasco, Colima, Sinaloa, Cuernavaca, Chihuahua, Saltillo, Tehuantepec, Tepic, Campeche, Aguascalientes y Huajuapan de León. Fueron elevadas a sedes arzobispales, Linares, Antequera, Durango, Puebla y Yucatán.

De muchas maneras ocultas, pues estaba prohibido por la ley, la Iglesia volvió a rehacer su patrimonio. Fenómeno significativo que nos revela la capacidad que tuvo la Iglesia para sobreponerse a las expoliaciones sufridas. En menos de cincuenta años la Iglesia tuvo, otra vez, la capacidad de realizar dignamente su misión, pues pudo contar con instalaciones suficientes para ello. Las donaciones de los fieles nunca le faltaron. El gobierno no prestó atención a hecho tan evidente tal vez debido a las buenas relaciones existentes.

Al crecer la organización de la Iglesia se recuperaron varios espacios perdidos como el de la prensa, ya que se permitió la publicación de más de 20 diarios y revistas ligados al ámbito católico, se multiplicaron a lo largo y a lo ancho del territorio nacional los colegios sostenidos por la Iglesia en un claro signo de vitalidad.

2. 2. 1. La educación

En el centro de los ideales del régimen de don Porfirio estaba el «progreso» y la educación era el camino para llegar a él. Los liberales, camarilla a la cual pertenecía Díaz, tenían un concepto de libertad que se podría identificar con la capacidad de buscar el bienestar y la comodidad, de adquirir una vida de más categoría; era la visión burguesa y capitalista pura y dura que consiente en la competencia desaforada del mercado, la explotación de los recursos sin demasiado control, la liberalización de los mercados, la inversión del capital extranjero. Sin embargo, esa aspiración a la vida burguesa –pensaban– tendría que labrarse también mediante la preparación y la instrucción. Este ideal de «progreso» se buscó extender a las masas, aunque los resultados fueron muy limitados porque los ideales no correspondieron a las posibilidades reales del Estado porfirista. Sin embargo:

Las realizaciones educativas de este régimen son evidentes: en primer lugar una gigantesca construcción de teoría educativa; cuatro grandes congresos pedagógicos nacionales: los de 1882, 1889-1890, 1890-1891 y 1910; un magnífico diseño de la educación popular, de la educación integral, de la educación liberal, de la educación nacional, de la educación para el progreso, y cada uno de estos enfoques en sus más acusadas características: educación física, intelectual, moral y estética; educación laica, obligatoria y gratuita; educación para la salud, para el progreso.[286]

No nos vamos a detener aquí en ese «diseño de la educación popular» realizado en este tiempo por los ideólogos mexicanos del Positivismo, alumnos de Augusto Comte, basta con mencionar este fenómeno que se dio como algo paralelo a la educa-ción que la Iglesia intentaba. En cambio, bajo la protección decidida del gobierno, creció y floreció la escuela, oficialmente neutra, pero en la práctica, atea y aun sectaria, y la prensa liberal, de las que nacieron las generaciones directivas indiferentes y frías, tan difíciles de comprender y tan ambiguas en su manera de actuar.[287]

Toda esta obra educativa hecha por el Estado, permaneció casi siempre ligada a la ciudad; la capital mexicana como el gran centro de instrucción, luego, las capitales de los estados y poco más, quizá en las cabeceras municipales ricas, pero en el campo la educación pública fue muy escasa o no existió; fue ahí donde la Iglesia medianamente pudo hacer presencia en la escuela elemental.

A propósito de esto, hay en el Archivo Secreto Vaticano un valioso documento sobre las escuelas que la Iglesia sostenía. El censo fue iniciativa del delegado apostólico Giuseppe Ridolfi en 1909.[288] Dicho documento[289] nos permite ver como en un mapa, la educación sostenida por la Iglesia en las postrimerías de la dictadura del general Díaz. Este resumen nos aporta un panorama completo de lo que la Iglesia alcanzó durante el régimen de Porfirio Díaz en materia de educación elemental, campo que será más adelante lugar de batallas entre el Estado y la Iglesia. Guiándonos por esta información podemos hacer los siguientes comentarios: la Iglesia pudo organizar efectivamente muchas escuelas a lo largo de todo el país, lo que significó además de educar en la fe a la población infantil, asegurarse una futura cantera vocacional.

Es lamentable no contar con la información exacta de los arzobispados de México y de Puebla, sin embargo los datos citados nos ayudarán a darnos una idea de la educación y la Iglesia en el ocaso del Porfiriato.

Primero: Hay en México 39 seminarios diocesanos, de los cua-les 27 son seminarios mayores y 12 son seminarios auxiliares o menores. Las diócesis que no lo tienen son: Campeche, Tamaulipas, Tehuantepec, cuyos alumnos son mandados a otros semi-narios; estas tres diócesis están situadas en la vertiente del Golfo de México. Los alumnos registrados en los seminarios son: apro-ximadamente 3,325 lo que supone un 0.022% de la población total nacional de ese momento (15 millones de habitantes). Los seminarios con mayor número de alumnos en el ocaso del Porfiriato son: Guadalajara con 479 y Michoacán con 460 y los que tienen menor número son: Sonora con 10 y Tabasco con 6. El promedio de alumnos por seminario es de 85.25.

Segundo: podemos, simplemente por el número, apreciar el esfuerzo hecho por los obispos para recuperar el terreno de la educación, después de haber sido suprimidos los estableci-mientos educativos que dependían de la Iglesia; según la información citada, el número de escuelas sustentadas por la Iglesia eran de 1,917,[290] en las cuales se educaban 73,119 niños y 76,346 niñas y además 239 institutos con 9,776 chicos y 15,902 chicas, lo que suma un total general de 175,143 alumnos sin contar a los de los arzobispados de Puebla y México. Las diócesis con más colegios son: Guadalajara con 491 y Michoacán con 210; las diócesis con menos colegios son: Tamaulipas con 3 y Campeche y Tehuantepec con 5. En cuanto a los institutos, Guadalajara tiene 53 y León 32, mientras que Campeche, Huajuapan y Tehuantepec carecen de ellos.

Tercero: El mundo laico participa en la vida de la Iglesia, aquí y allá existen testimonios de este despertar: «Debo pues agregar, que en esta ciudad, a preferencia de cualquier otra, existe un grupo de distinguidos señores, casi todos ellos Abogados o Ingenieros, los cuales, con franqueza y generosidad se dedican a la propaganda católica.»[291]

Cuarto: El régimen de Porfirio Díaz acometió con profundidad el trabajo de la educación del pueblo y sin duda puso muchos esfuerzos en ello; el resultado, sin embargo no fue el que se esperaba y grandes masas de población quedaron desatendidas. La política tolerante con respecto a la Iglesia permi-tió la apertura del esfuerzo educativo en la escuela católica privada lo que prestó ciertos avances como hemos visto pero también fraguó en el seno de la misma sociedad dos ideales distintos que no tardarían en encontrarse violentamente;[292] el que proclamaba la escuela pública o sea «progreso» teñido de positivismo y de una visión laica de la vida, triunfo de la libertad encaminada a la búsqueda del bienestar, de la adquisición de la cultura como goce intelectual, o sea de la aspiración a una vida burguesa, que en muchos momentos se va a mostrar individualista y hostil a la fe;[293] y el que proclamaba la Iglesia Católica, en una visión jerarquizada de la sociedad, estática quizá, pero con los valores cristianos como substrato y el ideal de la búsqueda del bien común y la moralidad. El amor fraterno y la práctica de la virtud se anuncian como valores fundamentales para la convivencia.

Quinto: Quizá para mejor comprensión del balance educativo de este periodo, convenga otra vez echar mano de los números y comparar: población en edad escolar en 1909-1910 = 3.765,802 niños de ambos sexos; alumnos inscritos en toda clase de escuelas (públicas y privadas) = 901,003. Población no atendida en ningún tipo de escuelas = 2.864,799. Total de escuelas públicas = 9,910. Total de escuelas particulares privadas = 2,608. Alumnos inscritos en planteles públicos = 733,247 niños de ambos sexos. Alumnos en colegios privados = 167,757 niños de ambos sexos.[294] El esfuerzo había sido enorme, pero insuficiente.

Por último, parte de este florecimiento eclesiástico, en el campo educativo, lo podemos corroborar en el crecimiento al menos de número de los sacerdotes en la República; la evolución fue la siguiente:

 

3,576 en 1895

4,015 en 1900

4,533 en 1910[295]

Este crecimiento ayudó a sostener el culto, la administración de sacramentos y las obras educativas y sociales que se iban creando en todo el país. La queja constante de los obispos a la Santa Sede será especialmente debida a la escasez de sacerdotes, ya que el número de católicos irá también creciendo y las demandas se harán cada vez más acuciantes. El crecimiento del clero no siempre correspondió a una distribución equitativa del mismo.

Otro rubro importante durante este periodo fue la educación elemental: En el año de 1878 se registraron 9,200 escuelas primarias, 12,010 en 1900, 12,310 en 1907 y 12,510 en 1910. El incremento del alumnado evolucionó de la siguiente manera: en 1878 había 227,000 alumnos, en 1907, 821,000 y en 1910 eran 901,000. El 14% de la población estaba alfabetizada en 1895 y el 19.7% en 1910. Aunque el crecimiento era impresionante, no dejaba de ser todavía pequeño, pues aunque el Estado y la Iglesia comprendieron que la transformación de la sociedad se podía hacer sólo desde la educación, la tarea sobrepasó a las posibilidades reales para dar continuidad en la educación secundaria, tecnológica y superior.[296] Conviene recordar también que a partir de 1857, con las leyes emanadas de la Constitución, la Iglesia pudo hacer un papel sólo secundario y como de «permiso.» Por este motivo el país inició a nivel masivo una laicización de la educación, que entraría lentamente, pero de forma imparable; este proceso tuvo sus consecuencias en la sociedad.

2. 2. 2. La acción social de la Iglesia

La realidad social era terrible; y terrible parece ser el mejor calificativo para este periodo de la historia de México, lleno de sombras en las desigualdades existentes entre los distintos estratos que componían la sociedad. Pero tampoco ha de creerse que fue el fruto de un solo régimen; más bien, en este tiempo se agudizaron algunos elementos heredados desde la colonia y quizá lo que resultó grave, fue la incapacidad para resolver las desigualdades sociales en un clima de estabilidad. Se solucionaron sólo aparentemente con el derramamiento de sangre que trajo la revolución.

En este ámbito social, como en los otros, la Iglesia también estuvo «atada de manos» para realizar su labor. El pensamiento social expresado en la Rerum Novarum de León XIII[297] en 1891, y sobre todo la desequilibrada situación que vivía el país y que se iba agudizando a medida que envejecía el caudillo, fue tomando poco a poco cuerpo en la conciencia de los católicos, laicos y clérigos. Por iniciativa de estos últimos, se iniciaron una serie de «congresos católicos» para reflexionar sobre la problemática social vivida en el país (análisis de la realidad, diríamos hoy) «teniendo por objeto reunir a todos los católicos del país en una acción común y acorde para la protección y la defensa de los intereses sociales y religiosos, ayuda e impulso de las obras católicas»[298] y sobre todo, para aportar soluciones prácticas que ayudaran a los obreros, empleados domésticos, indígenas, menesterosos, según las indicaciones de la mencionada encíclica.

Los congresos fueron: en Puebla el año de 1903, en Morelia en 1904, en Guadalajara en 1906 y en Oaxaca en 1909. Los temas abordados versaban sobre la condición de los obreros, la situación de los campesinos, los salarios familiares, las jornadas de trabajo, el fomento de la pequeña propiedad entre los indígenas.

Mucha resonancia tuvieron tambien las llamadas Semanas Sociales, celebradas, la primera en Puebla en 1908, la segunda en León en 1909, la tercera en la capital en 1910 y la cuarta en Zacatecas, en 1912; en ellas se trataron temas concernientes al mejoramiento de los indígenas, la desvinculación de los bienes agrícolas de la usura entre los agricultores, del reparto de tierras y del «Bien de Familia».

El desarrollo de los Congresos agrícolas, complementó de alguna manera la dinámica de las Semanas Sociales; tuvieron como fin exclusivo «deliberar los medios prácticos de procurar el mejoramiento moral y material de los trabajadores del campo»;[299] en ellos, la presencia del entonces obispo de Tulancingo, monseñor José Mora y del Río, después arzobispo de México, fue determinante ya que era el impulsor de esta modalidad que buscaba también solucionar la cuestión socio-económica del campesino. Pidieron a los hacendados la abolición del peonaje y la instrucción y escolarización de los campesinos. Por otro lado, se conminaba a los campesinos a aceptar el orden establecido por Dios y a no sublevarse contra sus superiores. Los Congresos tuvieron un carácter eminente-mente práctico. El último de Zamora, llevado a cabo del 4 al 8 de septiembre de 1906, conforme a la Rerum Novarum, fue el primero en proponer un salario familiar, la construcción de habitaciones para los pobres y la planificación de un ahorro para los peones.

Se fundó también la Unión Católica Obrera[300] que pretendió aglutinar a varios círculos de trabajadores que ya de hecho estaban actuando por su cuenta. Se buscó tender puentes de ayuda mutua entre los mismos obreros, fomentar el estudio, dar solución a la cuestión obrera, fomentar la piedad. Tuvieron su propio periódico llamado El grano de mostaza. En 1911, en vísperas de la caída de Díaz, contaba con 12,320 socios repartidos en 46 círculos. Fundaron escuelas para obreros y sociedades mutualistas.[301]

Todos estos intentos de transformación social hechos por la Iglesia, muy válidos, valientes en muchos casos, no fueron sino un chorro de agua en un desierto. Ocurrió algo parecido al tema de la educación; las grandes masas también quedaron fuera de este proceso social y además estas iniciativas, no fueron acogidas en el mundo oficial del Estado. Tal parece que la Iglesia, en forma paralela a ciertos postulados de la revolución de 1910, buscaba, a su modo, a través de estas reivindicaciones y aspiraciones sociales a la construcción de un mundo más justo; sin embargo, eran posiciones discrepantes con las del Estado; parece que se fueron gestando dos órdenes, dos ideas distintas aunque con aspiraciones comunes pero que estaban destinadas a chocar violentamente.

2. 2. 3. Los protestantes

El crecimiento de las inversiones extranjeras, especialmente las de los estadounidenses, trajo consigo el problema de la inmigración con la consiguiente penetración de misioneros protes-tantes en tierras mexicanas, cosa hasta el momento casi desco-nocida, pues aunque en tiempos de Lerdo y Juárez esta «aper-tura» se llevó a cabo sólo por intereses políticos, por los deseos de los liberales de romper la hegemonía de la Iglesia Católica, nunca fue bien vista por el pueblo y no pasó de ser algo remoto y exótico; sin embargo, ahora los misioneros penetraron a los pueblos norteños del interior de Chihuahua, sobre todo, y lograron tener un ascendiente significativo entre los indígenas. Esto, ofreció también un motivo más al ya tradicional «antiamericanismo» nacional. Para los católicos, el «gringo» se presen-taba como el proselitista que atentaba contra la unidad nacional sembrando la división en el seno de los pueblos y de las familias; esta visión se hizo evidente en los escritos de los obispos, pues desarrollaron una tendencia a defender la fe con tinte nacionalista. El gobierno de don Porfirio, por su parte, toleró a los misioneros protestantes que tenían su base en los Estados Unidos y algunas veces se les prestó apoyo directo.

Quizá también la penetración empezó a tener éxito ante el cambio de táctica de los misioneros protestantes. En tiempos de Juárez, se habían contentado con repartir Biblias y panfletos proselitistas que llegaban sólo a los adultos que sabían leer y escribir; ahora, en el tiempo de Díaz, los esfuerzos se canalizaron hacia los niños y los jóvenes; así lo constata el informe de monseñor Samper[302] que más tarde expondremos ampliamente:

En varias poblaciones de indios, han abierto escuelas gratuitas, primarias y secundarias con todo el aparato de la pedagogía moderna y desgraciadamente, son muchos los muchachos y los jovencitos de ambos sexos que las frecuentan.

Dos son principalmente las instituciones protestantes, que mayor daño han ocasionado a las filas católicas. Es la primera una especie de seminario, en el cual recogen jóvenes pobres, oriundos por lo general de pueblos indios. En ese lugar los educan con la instrucción superior y les adiestran sobre todo en el arte de seducir. Cuando los juzgan hábiles, les dan el título de ministros con un buen estipendio, les envían a los pueblos con la finalidad de que ellos perviertan a sus hermanos. De esta manera los indios, antes tan hostiles a cualquier educación anticatólica, se convierten en fanáticos protestantes, y es tal la propaganda, que en algunos pueblos es ya protestante la mayor parte de los habitantes. Las otras instituciones son los colegios gratuitos para muchachas de la clase social media, huérfanas y abandonadas, que ellos alimentan e instruyen con solicitud. El fin que se proponen es bien claro: pervertir radicalmente a las futuras madres para conseguir así que en la llamada clase media, tan influyente sobre las otras dos, se formen con el tiempo familias sólidamente protestantes. De estos colegios hay en todas las ciudades principales, como México, Puebla, San Luis Potosí.[303]

 

Este intento de expansión sorprendió al clero y a los obispos; a todo este proceso se le calificó de «invasión nociva», «perversión de la juventud», pero este fenómeno también era un fruto del «progreso» que traía consigo el sistema económico vigente con el régimen del general Díaz. Dentro de la Iglesia, quienes observaban el avance de los protestantes y buscaban soluciones, no veían otra alternativa que organizar a nivel episcopal una acción común; pero tampoco se encontró la manera de poder realizarla sin tener un representante residente de la Santa Sede, ya que en 1902, monseñor Samper era sólo un visitador que estaba de paso. Esto será un motivo para acelerar los trámites para tener, si no al nuncio oficial que las leyes no permitían, por lo menos al delegado apostólico oficioso que coordinara las actividades episcopales en estos frentes de penetración protestante que atentaban contra la unidad religiosa nacional.

Y el visitador Samper en su informe a Roma, aseguraba que: «la opinión de la mayor parte de estos Prelados con los que tuve el honor de hablar, que esta unidad deseada en la acción del Episcopado no se pueda obtener sin un representante de la Santa Sede ahí residente.»[304]

Más adelante, en 1908 monseñor Ridolfi en el informe que hemos mencionado antes, solicitó de los obispos un informe también sobre la acción de los protestantes en el país. Debido a la preocupación creciente del fenómeno que resultaba, aun en lo poco significativo de las cifras, inquietante por lo desconocido y por lo arriesgado para la unidad de los católicos. De ese análisis resultó lo siguiente:

Diócesis[305]

Colegios y escuelas protestantes

Total
alumnos

Iglesias o casa para culto

Aguascalientes

 2